Cierra el Social Barclub

En las últimas horas, el dueño del local cultural y gastronómico El Social Barclub, Ariel “Tano” Malizia, confirmó que a fines de octubre cerrará sus puertas definitivamente. De esta manera, el lugar que abrió en el año 2012 con una propuesta de bar concert diferente a todo lo que había en la ciudad de Santa Rosa, se sumará a la gran cantidad de comercios y locales que se ven en la obligación de cerrar, como consecuencia de la crisis económica generalizada.
Malizia confirmó la decisión con una gran tristeza, y aseguró que hace más de seis meses que “banca” los gastos del bar con la ganancia de su trabajo particular como ingeniero de sonido.
Esta noticia golpea una vez más al ambiente cultural de nuestra ciudad y a la sociedad en general, ya que generará que más personas se queden sin trabajo y se sumen a la gran cantidad de desocupados. Y por otra parte, el cierre del Social implicará un espacio cultural menos en Santa Rosa, que de por sí cuenta con muy pocos.
El Social Barclub se suma a la gran cantidad de locales que cerraron en los últimos dos años y que mes a mes dejan a cientos de personas en la calle. El Centro Empleados de Comercio reveló hace dos meses que en el período que va desde el 1 de enero de 2016 a junio de 2018, la pérdida de puestos de trabajo en el sector -durante el gobierno macrista- llegó a registrar 420 empleos menos en lo que es Santa Rosa-Toay.
De todos modos, no hace falta conocer datos oficiales sobre cierre de locales y comercios, basta con salir a caminar por el centro de la ciudad y ver la cantidad de vidrieras vacías, con carteles de alquiler o venta, y de locales anunciando “liquidación total por cierre”.

Un escenario menos.
El Social Barclub, ubicado en calle Alvear 42, frente al espacio verde de la estación del Ferrocarril, abrió sus puertas en el año 2012 con una propuesta que hacía falta. Un bar donde los artistas, sobre todo los músicos, tenían la posibilidad de tocar sobre un escenario amplio, y con excelente calidad de sonido e iluminación gracias a una gran inversión de equipos y acustización. Y donde el público podía ocupar una mesa o quedarse de pie, tomar un trago, comer algo y disfrutar de shows de calidad y de una gran variedad de estilos.
Por el escenario de El Social pasaron artistas de la talla de Luis Salinas, el Grupo de Jazz Santa Rosa, Catalinatom, Lucas Heredia, Ramiro González, además de peñas folclóricas, muestras fotográficas, encuentros de tango, conferencias, charlas, clínicas, homenajes a artistas como Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati, fiestas electrónicas, DJ’s, cumbia, cuarteto y decenas de espectáculos de artistas locales.
El cierre de este espacio dejará un vacío. Artistas y productores culturales tendrán un escenario menos donde trabajar, en una ciudad que no cuenta con la cantidad necesaria de salas para conciertos. Las opciones ahora serán pocas: presentaciones en bares no adecuados acústica ni espacialmente, salas de gran capacidad que a la hora de ofrecer propuestas chicas no funcionan, y alguna que otra sala pequeña que en general no cuenta con equipos de sonido necesarios e implican sumar un gasto más al total de la producción.