Comienza el ciclo Cumbiamba

SONORA MARTA LA REINA Y SON DE ACA LE PONEN RITMO A LA NOCHE

La orquesta cumbiera Sonora Marta la Reina llegará esta noche desde Buenos Aires para presentarse por primera vez en Santa Rosa, en lo que será la inauguración del ciclo “Cumbiamba”, organizado por Magna Jazz producciones. El encuentro además contará la presencia del grupo local Son de Acá. Será a partir de la medianoche en Jockey Disco, ubicado en 9 de Julio 234.
En la misma noche convivirán salsa, merengue, vallenatos y cumbias latinoamericanas, con la musicalización del DJ Rigoberto, que ha seleccionado canciones de todo el continente para animar la noche.
Abrirán la velada los músicos pampeanos de Son de Acá, que con su formación renovada navegarán en un repertorio de sones, merengues, cha cha chas, boleros y mambos.
Por su parte, Sonora Marta la Reina está integrada por 14 músicos; 8 vientos, percusión con tambora, guacharaca, güiro, alegre, y se suma el acordeón vallenato, contrabajo y voces. Interpretan cumbia, chamamé, vallenato, guaraña, merengue y otros ritmos.

Sonora.
Su propuesta se sostiene en considerar a la cumbia como la emperatriz musical de América toda, la que dio inicio a su viaje conquistador desde Colombia hacia el resto del continente hace más de 70 años, para reinar desde México a Perú, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Chile y Argentina.
La orquesta también interpreta música de algunas de las grandes orquestas de los 50 y 60 como la de Lucho Bermúdez hasta el gran Tony Camargo con la orquesta de Benny Moore en México.
Unos de los creadores de Sonora Marta la Reina, Juan Pablo de Mendonça (voz y acordeón), habló con LA ARENA y aseguró que esperan con ansias venir a La Pampa. “Tenemos mucha intriga de ir y ver qué pasa, si les gusta”, expresó el cantante.

Folclore de América.
El músico opinó que para ellos la cumbia es el folclore que une a toda América, desde México hasta Argentina y de este a oeste del continente. “Consideramos que la cumbia es el folclore de toda América, después de haber estado viajando lo pude comprobar. Cuando la gente hace una fiesta y quiere que la familia toda baile, generalmente se pone cumbia. Es una cosa que une y hermana, entonces empezamos tomando los arreglos de las orquestas antiguas pero le agregamos el acordeón del vallenato y más de cumbia folclórica de tambores y en base a eso fuimos construyendo lo que es el sonido de Sonora Marta la Reina”, contó.
Sonora es como se le llamaba a las agrupaciones como esta. “Se les decía así porque sonaban fuerte. Nosotros por ejemplo usamos sonido y todo eso pero en realidad es una agrupación que suena acústica, no hay instrumentos eléctricos, entonces si no hubiese amplificación la orquesta suena igual. Si se corta la luz, la Sonora sigue sonando”, explicó Juan Pablo.
El resto del nombre salió de una canción colombiana llamada Cumbia sobre el mar. “La tocaban también Los Palmeras, y en una parte dice ‘era ella la reina que mi mente soñaba’ y acá le empezaron a decir ‘era Marta la reina’. Así fue que quedó el nombre ‘Sonora Marta la Reina'”.
La Sonora tiene dos discos editados, el primero llamado “Cumbia Sabrosa” y el segundo “El viaje de la Cumbia”. “Estamos armando el disco nuevo, nos estamos tomando nuestro tiempo. Estamos componiendo, y la idea es grabarlo antes de fin de año. Somos muchos y hacemos muchas otras cosas entonces cuesta a veces juntar la energía, pero también estuvimos tocando mucho”, adelantó el músico.

“Un género ninguneado”
Más allá de ser un género que traspasa fronteras y atraviesa culturas y clases sociales, la cumbia continúa siendo “ninguneada” o “bastardeada”. “Es un género ninguneado todavía, no se considera folclore, no hay festivales de cumbia y es la música que baila toda la gente”, aseguró Juan Pablo. “Es un fenómeno difícil de explicar. Una vez que le gusta a la gente humilde, a la gente trabajadora, deja de ser cool, es la historia de la cumbia. En muchos lugares arrancó en las clases altas. En Argentina por ejemplo, Los Wawancó cuando salieron eran una banda súper cool pero rápidamente le gustó a todo el mundo”. Lo mismo sucede con el chamamé. “También sufre lo mismo, ahora está bastante más legitimado, pero le decían que era la música de las mucamas, de los negros”.
Por su parte, la Sonora continúa intentando enaltecer a la cumbia. “Es una lucha que vale la pena, hacer música buena y que sea cumbiera”. El cantante comentó que hay muchas bandas de cumbia que la gente no conoce. “Se mide a la cumbia por lo que sale en la tele o por los grupos que se hicieron conocidos en la televisión y no son los grupos que en la realidad han sido tan importantes para la gente”.