El Balde presentó su proyecto artístico

El fin de semana pasado,”El balde” presentó su “Conjuro (sónico)”, un proyecto de improvisación musical que mezcla la composición y estilo de cada uno de sus integrantes en el momento que es exhibido en público.
La presentación de “El balde carbónico de la misericordia” se concretó en la Asociación Pampeana de Escritores. De sugerente nombre y raros peinados nuevos, el grupo de peculiares sonidos invitó a los presentes a adentrarse a una caja de música que por momentos rozó el género progresista.
Los integrantes de “El balde” son Néstor Tempesta (percusión), Javier Maluendres (bajo y guitarra eléctrica), Mario Ayala (guitarra electroacústica procesada) y Fabián Racca (guitarra eléctrica, voz y almendrófono).
Los integrantes de (como ellos lo denominan) “carbono proyecto”, se juntan periódicamente a ensayar en las tierras toayenses, pero en cada oportunidad el resultado es diferente. Se basan en la improvisación musical, en donde cada uno toca su instrumento a su sentir en ese momento determinado, dando rienda suelta a la capacidad de crear música irrepetible.
Por momentos, esta nueva música casi étnica de improvisaciones poéticas, presentó a sus artistas ensimismados en sus mundos. Diferenciándose de los clásicos espectáculos, no miraban hacia al frente, donde estaban sentados sus oyentes, sino que sus ojos se posaban en algún lugar lejano, concentrados en generar una conexión sonora con el producto de los otros integrantes.
Pero no faltó ocasión para que alguno de ellos tomara el micrófono y expresara frases como “tengamos decisión propia”, “el presente es el disparador del futuro”, “faltan las palabras, ¿y las palabras dónde están?”.
La luz tenue y el aroma a sahumerio fue marcando el espectáculo de ritmos cambiantes, hasta que finalmente “El balde” se presentó a sí mismo en palabras. “Somos el carbono proyecto y hacemos una práctica musical de improvisación de forma libre. A veces le resulta chocante a algunas personas. Cada vez que tocamos, logrado o no, lo hacemos por primera y única vez.”
También se comentó que encuentran su raíz en el tango, en la música contemporánea, entre otros géneros musicales. Y por si todavía quedaba algún confundido, se enfatizó fervientemente que no se trataba de una banda de rock. “Siempre hacemos lo mismo, vivir en libertad desde la música” expresaron.
La intervención sonora terminó cuando el bajista haciendo uso de la democracia y la libertad que esa música improvisada le permitía, preguntó a los demás si ya era el momento para dejar los instrumentos, por lo menos por un breve intervalo.
“El balde” se presenta como una propuesta artística novedosa, de músicos no acartonados que crean con los sonidos poesías. Es un proyecto que se caracteriza por su experimentación en esta época de pop y música ligera.