Encuentro de Ñuke Co

En una noche cargada de emoción se llevo a cabo el pasado viernes el sexto Encuentro del ciclo Ñuke Co-Madre Agua en Casa de La Pampa, con la participación del Coro Estable de la Provincia y la presentación del libro “Viaje por el Salado”, de José Luis Navarro. El evento contó con la presencia de la subsecretaria de Cultura, Analía Cavallero, y el director de la representación oficial en Buenos Aires, Pablo Rubio.
La funcionaria pampeana destacó el trabajo conjunto que lleva a cabo la Subsecretaría de Cultura y la delegación provincial. “Es absolutamente valioso el trabajo que venimos realizando en la Casa de La Pampa desde el año pasado, con una planificación anual sostenida, con objetivos comunes. Brindando la posibilidad d que nuestros artistas visuales, músicos y escritores tengan en Buenos Aires un lugar donde mostrar aquello que hacen y que tan bien es recibido, porque acá nos sentimos como en nuestra casa”, señaló Cavallero.
Por su parte, Pablo Rubio aseguró que “es fundamental seguir consolidando a la Casa de La Pampa como un espacio que permita ampliar la circulación, promoción y difusión del patrimonio cultural pampeano en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires”.
El ciclo cultural Ñuke Co-Madre Agua nació en el año 2013 con el objetivo de reivindicar los derechos de La Pampa sobre sus recursos naturales y difundir la problemática del Río Atuel en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Voces pampeanas.
La presentación de “Viaje por el Salado” estuvo a cargo de Marcelo Cordero, de la Editorial Voces, y del propio Navarro quien relató anécdotas de la travesía que en 1983 realizó junto a dos amigos por las aguas del Salado. Dieciséis días tardaron Navarro, José Toselli y Daniel Dubié en recorrer en bote los 700 kilómetros que separan a la localidad de Santa Isabel del río Colorado. Aquella aventura adolescente se convirtió en un “viaje iniciático” cargado de emociones, paisajes, historias y personas únicos.
“Es realmente una pena profunda ver cómo está hoy el río. Nosotros navegamos el Salado con 50 metros cúbicos de agua por segundo y hoy tiene apenas 0.5. Eso lo único que produce es dolor. Y la poca agua que corre lo hace cuando el río ingresa a La Pampa, pasados unos 20 kilómetros, ya no queda nada, solo puentes donde pasa el aire, como dice Morisoli”, expresó Navarro. La música y el color llegaron de la mano del Coro Estable de La Pampa, de la Subsecretaría de Cultura.