Falleció Pedro Di Nardo

"Fue el formador de una extensa nómina de actores que hoy están en los escenarios locales", dijo Fernando Baretto, director y dramaturgo, al recordar la figura de Pedro Di Nardo, quien falleció el martes por la noche en nuestra ciudad, a raíz de un problema de salud, a los 68 años. La noticia, tan triste para el teatro local y la cultura, conmovió a muchos de quienes compartieron distintos proyectos con este entusiasta docente desde la década del ’60.

Un trabajador.
Liliana González, quien lo conoció cuando estaba al frente del "Taller de formación actoral" de la municipalidad en los ’80, tiene presente esas extensas clases, que terminaban en "una comida o en una discusión filosófica apasionante, imposible de dejar". Le molestaba muchísimo, cuando alguien faltaba a un ensayo. Además, consideraba que el actor era un trabajador, apunta Edith Gazzaniga, quien hizo sus primeras armas en este espacio artístico de la comuna, que comenzó a funcionar con la apertura democrática.
"Sus clases se iniciaban con el relato de una anécdota propia o del teatro y, en ellas, era posible advertir su enorme caudal de lecturas, una actitud de investigación que él promovía entre sus alumnos", añade la actriz. La experiencia al frente de este grupo se prolongó por dos años, hasta que Di Nardo formó su propio taller en su casa. "Salíamos a los pueblos en giras y nos costeábamos todos los gastos", señala González.
Desde este lugar, siguieron distintas experiencias como director, colaborador de distintas obras teatrales y docente. A fines de los ’80, sus monólogos y demás producciones animaron los encuentros de Coarte. Una de las más recientes piezas, dos años atrás, fue "Sábado y milonga en el Club Argentino", con textos de Juan Carlos "Pinky" Pumilla.
Su contacto con Baretto, hace tres años, lo llevó a coordinar otros espacios de formación en la sala "De la Gorra", que se encuentra en la sede de la Asociación de Trabajadores del Estado sobre la calle Quintana. Allí, tenía su fábrica de sellos, una actividad que lo acompañó durante toda la vida, y que el director prestaba para clases, ensayos y funciones de "Actores Agrupados", que conduce el joven autor.

Un semillero.
Había tenido una amplia participación en la compañía "Teatro estable de Santa Rosa", que hacia 1969 reunió a los actores de diferentes elencos locales de nuestra ciudad que se encontraban sin actividad. Nicolás Medina, un director de Buenos Aires, estaba al frente. Di Nardo venía del grupo "H", que conducía Amílcar Evangelista.
En "Teatro estable", confluyeron numerosos nombres de la historia del teatro pampeano, entre ellos, Guillermo Gazia, Aldo Umazano y Alfredo Olivio, el artista plástico fallecido el año pasado a quien lo unió una extensa amistad. La vida del grupo se prolongó hasta los primeros años de la década del ’80.
"La nona", en 1978, fue una de las obras más recordadas de aquella etapa. La compañía, que nucleaba a unos 30 actores, había anotado en todos esos años un amplio espectro de iniciativas, desde espectáculos infantiles, hasta monólogos. "Fueron tiempos de mucho trabajo y compromiso con lo que se hacía, sobre la base de un grupo muy homogéneo: se iba más al teatro y la constancia había formado una continuidad de presentaciones y una corriente de público", explicó Nilda Valcarcel, integrante del elenco desde sus comienzos.