Fondo Editorial Pampeano a Cultura

El sello de la Provincia dejó hace unas semanas la órbita de la Subsecretaría de Medios. Angel Aimetta confirmó el traspaso de la dependencia a su área, previa modificación de la ley que regula su funcionamiento.
Entre los cambios de gestión y los posibles nombres que han alimentado las expectativas en torno a los escritorios más grandes del gobierno provincial, el Fondo Editorial Pampeano (FEP) se quedó sin conducción desde el año pasado. El sello depende de la Subsecretaría de Medios, uno de los organismos para los que la administración Jorge aún no ha designado titular. En las últimas semanas, se concretó su traspaso al área de Cultura.
El FEP fue creado por la Ley Provincial 804, a mediados de la década del ’80. Esta norma exige la publicación de al menos cuatro títulos de forma anual, que son seleccionados a través de una convocatoria de recepción de obras que se realiza de manera permanente. Cada 30 de diciembre se cierra el ingreso de trabajos para el año próximo y el material que ha llegado hasta esa fecha se reúne y se presenta ante una Comisión Honoraria, con representantes de diversas instituciones locales, que eligen las propuestas que se publicarán.

Pendiente.
En 2007, fueron editados cuatro volúmenes, pero no fueron presentados de manera oficial, como se había hecho en oportunidades anteriores. Dentro de la categoría ensayo, “Los pueblos de La Pampa. Apuntes sobre su nacimiento, su historia” es uno de ellos y pertenece a José Higinio Alvarez. Los tres restantes son los textos ficcionales “Desde los signos del sueño” de la escritora recientemente fallecida Aurestela Mini, “Cremor Tártaro (El pasado siempre vuelve)” de Margarita Bastián y “El tesoro de las lágrimas” de Diana Claudia Bustos.
Las obras integraron la partida de títulos que la Provincia expuso en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires. Estaba prevista, para las próximas semanas, su presentación en Santa Rosa, General Pico y otras localidades del interior, explicó Angel Cirilo Aimetta, subsecretario de Cultura, funcionario que puso su renuncia a disposición del gobernador este lunes al medio día, ante la partida del ministro de Educación Juan Víctor Bensusan (ver aparte).

El traspaso.
“El FEP siempre debió estar en Cultura porque pertenece al campo de las Letras y, al poco tiempo de empezar, pedí su traspaso a nuestra área”, dijo el subsecretario en una comunicación telefónica con LA ARENA. Aimetta relató que, hace aproximadamente un mes y medio, el sello fue transferido a su repartición, pero que aún resta realizar los ajustes correspondientes al funcionamiento de esta dependencia bajo la nueva órbita.
La solicitud de la Subsecretaría tuvo un despacho favorable de la Secretaría General de la Gobernación y recibió el asesoramiento legal correspondiente para que se concrete el traslado. “No se trata solamente de cambiar su encuadre legal, que implica el traslado desde Medios a Cultura, sino de mejorar los aspectos de ley que se ocupan de su dinámica”, detalló.
Aimetta dijo que la norma que regula la actividad del sello “tiene y debe ser modificada”, no en cuanto a sus aspectos sustanciales, como su eje fundacional de difundir la producción literaria pampeana, sino en todas aquellas cuestiones vinculadas a la distribución de los títulos. “Lo que debe transformarse es la instancia de la ‘post edición’, la forma de circulación de las obras: no alcanza con darle una gran cantidad de ejemplares a los autores y destinar otros tantos a algunas bibliotecas o dependencias”.
Uno de los puntos sobre los que recaerán los cambios, de modificarse la ley, es el Departamento de Arte Propio de la Subsecretaría. “Debe ser jerarquizado y atender en lugares y horarios que resulten accesibles para los lectores”.
Actualmente, el área funciona en el Centro Regional de Educación Artística (Crear), en la Casa Museo Olga Orozco de Toay, en el Centro Cultural Maracó de General Pico y en la Casa de La Pampa en Buenos Aires. “Debe trabajar como una verdadera ‘boca de expendio’ de la producción literaria de nuestra provincia, con espacios adecuados y dotación de personal”, dijo Aimetta.