Juan Falú: militancia, zamba y recuerdos

A sala llena, el director musical del reconocido ciclo "Guitarras del Mundo" brindó un espectáculo memorable. Jóvenes, en su mayor parte, colmaron el auditorio Bustriazo Ortiz del Centro Municipal de Cultura. "Si no estás dentro de los taquilleros, perdés los privilegios", opinó.
Caminar pausado, lentes anchos, pelo canoso revuelto y con la guitarra criolla enfundada al hombro, Juan Falú entró al Centro Municipal de Cultura de Santa Rosa y saludó a los sonidistas y a tres empleadas que lo miraron con admiración. Hablar manso, y con ansias de probar sonido, uno de los grandes guitarristas y compositores de la música argentina actual, predispone su tiempo para una entrevista. El reloj marcó las 20.30 de un domingo caluroso en la capital pampeana. "Soy un hombre de zamba, de vidala y chacarera, conozco bien La Pampa y tengo grandes amigos en estas tierras", definió.
Falú nació el 10 de octubre de 1948 en Tucumán y su identidad siempre estuvo ligada al folclore argentino. Sobrino de Eduardo Falú, uno de los pilares de la música folclórica nacional, Juan optó además por el compromiso. Durante sus años de juventud, en las décadas del 60 y 70, fue un ferviente militante de la izquierda peronista, en el peronismo de base tucumano, y uno de los fundadores de la Unión Nacional de Estudiantes. También formó parte de las filas de las Fuerzas Armadas Peronistas. Su hermano "Lucho" es uno de los desaparecidos de la última dictadura militar.
Pero sus ideales continúan intactos, y se distinguen en su opinión. "Estamos pasando un muy buen momento a nivel cultural en el país, tenemos una ministra como Teresa Parodi, de indudable trayectoria y compromiso social y político", dijo. Y amplió: "Teresa es una persona que militó y que tuvo un pensamiento político y tiene muchas ganas de hacer cosas, muchas las está haciendo y le tenemos que desear el mayor de los éxitos en su pequeña e intensa gestión".
El compositor opinó que el proceso cultural que vive Argentina en la actualidad es "muy positivo" y hasta recibió ofertas para presentar propuestas. "Mi idea es apuntar a la participación y apoyar a los artistas cabales que no tienen reconocimiento y que lo merecen desde hace mucho tiempo", afirmó.

Amigos de esta tierra.
Falú es un artista que frecuentó en varias oportunidades esta provincia. Definió que si bien su música está más vinculada con el norte argentino (por sus ritmos, melodías y letras) siempre tiene un pasaje pampeano entre sus composiciones. "Cuando vengo a La Pampa siempre aparece algún amigo de esta tierra", recordó.
El estilo del músico está fundamentado en las melodías lentas, repletas de sentimiento y virtuosismo que digita sobre las seis cuerdas. Hoy, es considerado uno de los grandes guitarristas de la actualidad, y es director del ciclo musical "Guitarras del Mundo", un encuentro que reúne a músicos conocidos de todo el planeta.
Falú recorre todo el país presentando su repertorio. Pero no solo se gana la vida arriba de los escenarios. También es docente del Conservatorio "Manuel de Falla" de Capital Federal donde dicta clases de la cátedra Ritmos y formas del folclore y la música ciudadana.
"Si no estás dentro de los taquilleros, perdés privilegios, y ese es un concepto que tenemos que revisar", definió el entrevistado al responder sobre las características de los festivales folclóricos nacionales que se organizan sobre todo durante el verano. Y comparó: "En algún momento, los festivales contemplaban distintas expresiones artísticas y los pilares como Atahualpa Yupanqui, Eduardo Falú y Zulma Paz tenían su lugar, hoy mucho no pasa".

Marginados.
El año pasado, Falú estuvo en el ojo de la opinión pública cuando se presentó, junto a Liliana Herrero, en el escenario de Cosquín en un homenaje a su tío Eduardo. Tras la presentación, Juan Falú criticó que no pudieron probar los instrumentos antes de tocar, que el sonido fue de mala calidad y que tocaron a altas horas de la madrugada. "Salí por todos los medios", ironizó. Y resumió: "Sin embargo fue una polémica de mucha participación, porque se pusieron en el tapete varias cuestiones, este año me desvinculé de la edición del Cosquín".
El docente afirmó que le merece todo su respeto el festival cordobés debido a que significa un eje de la cultura nacional y un enclave donde se exponen las distintas expresiones. "De todas maneras, me parece que este festival y los demás folclóricos que se realizan en el país deberían ser más horizontales y no depender de un taquillero que acapara la prueba de sonido, el tiempo de ocupación en el escenario, la expectativa del público, es decir que se tienen en cuenta a tres artistas y los otros treinta, de un gran nivel, quedan marginados", argumentó.

A sala llena.
Falú además se vio envuelto en otra polémica cuando este año le envió una carta abierta a Diego Boris, el titular del Instituto Nacional de la Música, manifestándose en contra de la propuesta del natalicio de Luis Alberto Spinetta como el Día Nacional del Músico.
"En un país que contó con Gardel o Chazarreta, hasta el glorioso Horacio Salgán, pasando por Atahualpa Yupanqui, Ariel Ramírez, Eduardo Falú, Astor Piazzolla, Ramón Navarro, Ramón Ayala, María Elena Walsh o Gustavo Leguizamón, músicos, creadores y hacedores que calaron profundo en el alma colectiva nacional, resulta hasta increíble que se proponga compulsivamente a un representante del rock para tamaña representatividad simbólica", expresó Falú en la carta al aclarar que nunca estuvo en contra de la obra del líder de Almendra y Pescado Rabioso.
Pasadas las 21 y el auditorio Bustriazo Ortiz se colmó de público, sobre todo de jóvenes. No hubo una sola silla vacía en una sala dispuesta a escuchar al compositor. Y no defraudó: Falú brindó un recital de una hora y media, cargado de sentimientos y de recuerdos a los grandes de la música nacional y latinoamericana.

"De Paulino rescato todo".
Juan Falú mantuvo una gran amistad con artistas que conformaron el cancionero pampeano y que hoy son admirados por las nuevas generaciones que viven en esta provincia. Uno de ellos es Paulino Ortellado. "De Paulino rescato todo, su personalidad, su nobleza y su condición de guitarrista, representó un modo pampeano de tocar la guitarra, y amaba y respetaba mucho al instrumento que tocaba", definió. Y amplió: "Cuando se transmite eso, ese vinculo emocional entre el músico y el instrumento, se desarrolla un significado clave en el arte". Afirmó que además compuso con artistas como Roberto Yacomuzzi y que le escribió una milonga a "un amigo con quien nos veíamos en reuniones de guitarreadas como el ‘Tucho’ Rodríguez. "Las músicas pampeanas siempre me gratifican y siempre me van a gratificar como así también me movilizarán porque más allá de mostrarlas en algún escenario hay un plus emocional y afectivo que me gusta cultivar con las raíces de esta provincia", completó.

Con Gavazza y Alvarado.
El recital de Juan Falú duró una hora y media con entrada libre y gratuita. Fue auspiciado por el programa "Café Cultura" del Ministerio de Cultura de la Nación y organizado por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Santa Rosa. La introducción al espectáculo fue brindada por la artista pampeana Hilda Alvarado y, entre cada pieza, siempre estuvo presente el homenaje a los grandes de nuestra música como por ejemplo Atahualpa Yupanqui, Ariel Ramírez Eduardo Falú y Raúl Carnota. Otra de las artistas locales que participó fue Guillermina Gavazza.