La problemática del Atuel sale a escena

EL GRUPO DE TEATRO COMUNITARIO DE GENERAL PICO PRESENTA UNA OBRA

El Grupo de Teatro Comunitario de General Pico, que pertenece a la Cooperativa Cultural “La Comunitaria”, estrenará mañana en el salón de actos del Escuela Normal de esta ciudad, la obra de teatro “Atuel, sed que crece”. La función comenzará a partir de las 21 y habrá cerca de 30 actores en escena.
Desde el grupo teatral local indicaron que la producción de la obra incluyó un trabajo de campo, que implicó viajar a Santa Isabel donde se entrevistaron con vecinos del lugar, escucharon sus historias y construyeron de manera colectiva las escenas que representarán mañana a la noche. El grupo sueña con poder representar la obra en la localidad el oeste pampeano con la participación de vecinos de distintos puntos de la provincia.
“Es una obra de construcción colectiva entre el Grupo de Teatro Comunitario de General Pico y los pobladores de Santa Isabel, que no van a actuar en la obra por una cuestión de distancia. Se comenzó con un trabajo de campo en esa localidad, donde trabajamos con los vecinos que nos contaban sus historias, sus sentimientos y también charlamos con aquellos que migraron a Pico y Santa Rosa por la falta de recursos y falta de trabajo”, dijo Exequiel Rodríguez, integrante del grupo local.

Nuevas escenas.
La producción de la obra que plantea la importante problemática provincial, llevó una producción de más de un año y medio, y ya tuvo presentaciones parciales en distintos momentos. Cabe recordar que el mes anterior, en el mismo salón de la Escuela Normal se realizó un preestreno. Tras dicha presentación se sumaron nuevos actores, como el caso de Bibiana Palacios, y se le agregaron nuevas escenas.
“Hace un mes hicimos un preestreno de la obra, que es la gran base de la obra que vamos a presentar mañana, pero le agregamos dos escenas más que tienen que ver con esta idea de romper con la rivalidad entre mendocinos y pampeanos. Intenta mostrar todo lo que recolectamos durante todo este tiempo, para que la gente lo reciba a través de distintos sentidos. En las obras de teatro comunitario, los vecinos siempre pueden pasar a ser parte de la actuación”, dijo Rodríguez.
Agregó que de esta manera se busca responder a una de las lógicas del teatro comunitario, que “busca incluir” y construir el sentido de la historia de manera colectiva.

Recopilación de historias.
El joven integrante del grupo teatral local dijo que la construcción de la obra fue “un proceso muy lento y difícil”, de aprendizaje continuo, y destacó que es “una de las mejores producciones” que han logrado, desde el punto de vista actoral y escenográfico. En los tres años que hace que funciona el grupo en esta ciudad, también produjeron la obra “El baile del Molino”, que cuenta la historia de uno de los barrios más antiguos y populosos de General Pico.
Además explicó que “el sueño” que tienen es que este trabajo teatral, “sea de los pampeanos, que se pueda presentar en algún momento en Santa Isabel y si es sobre la cauce del río mucho mejor, y que pueda ser actuada por vecinos de distintas poblaciones pampeanas”. El segundo objetivo es que la obra se pueda conocer en toda la provincia.
Rodríguez contó que se eligió trabajar sobre la cuestión hídrica de La Pampa, porque “es un reclamo pampeano” y explicó que a través de la Red Nacional de Teatro Comunitario de la que forma parte el grupo piquense, se podrá presentar en diferentes ámbitos provinciales, nacionales e internacionales. El año anterior el grupo de esta ciudad presentó en Bolivia su obra “Se cayó el sistema”.
El grupo piquense busca construir de manera colectiva las obras teatrales, y con este objeto concretó un viaje a Santa Isabel donde se recopilaron distintas historias y vivencias.
“Lo que sucedió en los encuentros de Santa Isabel fue hermoso, por la gente que se acercó a contarnos sus historias y representándolas a través de una escena. Fue algo muy emocionante como la mayoría de las construcciones, porque nos vuelve sujetos activos ante la realidad. Esa lógica busca eso, que podamos lograr ser sujetos que participemos, que podamos plantear nuestras historias, nuestros sentimientos, nuestra voz, la voz de los vecinos”, finalizó.