Inicio Culturales Llega "La máquina del tiempo"

Llega «La máquina del tiempo»

CUATRO ALUMNAS RECIBIRAN SUS DIPLOMAS DE PROFESORAS

La Escuela de Danzas de Andrea Santamarina presentará su espectáculo de cierre del año en el Teatro Español, con dos funciones el jueves y sábado a las 21.30 horas. El show se llama «La máquina del tiempo» y cada día será realizado por diferentes alumnos, a excepción del grupo de avanzados que participará en ambas funciones. En esta oportunidad participarán 130 alumnos de la escuela.
«La máquina del tiempo» es una obra donde se viaja en el tiempo recorriendo diferentes lugares a través de la danza. Cuenta con la creación de Andrea Santamarina, coreografía de Andrea Santamarina y María Belén López Fumagalli, voz en off de Stella Maros Pedraza y vestuario de Yocelyne Dance.
Se verán danzas clásicas, españolas (regional y estilizado), regionales (italiana y alemana ) y neoclásico.
Además, este año se recibieron cuatro alumnas, que obtendrán sus reconocimientos en las funciones del festival. Ellas son Luciana Reinhard, que se recibió «Profesora Superior de Danza Española»; Candela Human González de «Profesora Superior de Danza Española», Lucía Cangas de «Profesora Superior de Danza Clásica» y Alina de los Santos recibirá su diploma de «Profesora Superior de Danza Española».

Cambio de rol.
En entrevista con LA ARENA, las alumnas, ahora profesoras de entre 16 y 18 años, contaron que no fue un camino fácil pero que tanto esfuerzo, trabajo y constancia dio buenos resultados. Ahora tres de ellas tomarán otros rumbos porque se mudarán a Córdoba y General Pico para estudiar carreras universitarias; a excepción de Lucía, que aún es chica e irá por su segundo título en danzas.
«No todas las alumnas llegan a recibirse porque es una carrera larga, es complicada y creo que lo que más cuesta es pasar al rol de enseñar», opinó su profesora Andrea Santamarina. «Tener que desmembrar un movimiento para poder enseñarlo y entender que no todos los cuerpos son iguales, las sensaciones de los niños no son iguales y poder como maestras ayudar y darle las herramientas al alumno», explicó.
Las cuatro chicas, Luciana, Lucía, Alina y Candela, tuvieron que hacer prácticas y luego dar una clase frente a un jurado para poder recibir su título de profesoras. «Las clases ya las dieron, ya se recibieron. Las cuatro dieron muy buenas clases, tienen las herramientas y las posibilidades para poder desarrollar y dar clases. Tenían muy claros los conceptos y desarrollaron muy bien su clase», dijo orgullosa Santamarina.

Vivencias.
Lucía (16 años), contó que le gustó mucho dar clases, tanto en las prácticas como en el examen final. «Tuve primero nenas de 12 a 15 años, y este año me tocó hacer las prácticas con nenas más chicas, de 10 años. Eso fue un cambio grande, porque tuve que hablarles y explicarles las cosas de diferente manera; con más paciencia. Me encantó darles clases», comentó.
«La clase que armé para recibirme era bastante avanzada así que la tuve que dar a alumnas más grandes, que eran mis compañeras, entonces me costó cambiar de rol, pasé de ser compañera, a ser profesora, pero lo logré. Lo disfruté mucho y en el verano empiezo a preparar la clase para recibirme de español», anticipó.

Aprendizaje.
Por su parte, Alina -de 17 años-, tuvo su primera experiencia dando clases. Comenzó con las prácticas en el 2016 y este año dio su clase de trabajo final. «Empecé en 2016 con las nenas mas chiquitas, de 4 y 5 años. Nunca había tenido trato con niños tan chiquitos así que fue algo nuevo. No sabía como comunicarme con ellos, no me hacían caso y con el tiempo fui aprendiendo como tratarlas», recordó.
«En el 2017 cambié de edad y ya sabía como trabajar con ellas. Tuve nenas de 11, 12… ahí aprendí cómo corregir, las posibilidades que tenía cada una. Aprendí a darme cuenta si entendían o no lo que les decía», contó. «Y este año ya tenía todo incorporado pero tenía la inseguridad de no poder aprobar la clase que era en agosto. Pero la constancia de seguir y superarme me sirvió y pude aprobar», expresó contenta.