Maggio, con noveno libro

La escritora y profesora eligió la Escuela de Sordos e Hipoacúsicos para hacer la presentación de su nuevo libro, ya que la publicación narra la historia de una niña que no puede hablar. La exposición se basó en un relato que contó con la ayuda de una intérprete de lenguaje de señas.
La escritora pampeana Adriana Maggio presentó ante un grupo de docentes y alumnos de la Escuela de Sordos e Hipoacúsicos y a estudiantes de segundo grado de la escuela 74, su último libro, “Viajar en beso”. Además de ser la novena publicación de Editorial Orillera, la directora de la institución educativa resaltó la importancia de la lectura a los pequeños con capacidades diferentes.
El acto donde se presentó la publicación tuvo lugar ayer a la mañana, en la sede de la Escuela 1 de Sordos e Hipoacúsicos, ubicada en la intersección de las calles 9 de Julio y Cervantes. Allí, la directora Analía Macagno, saludó a los asistentes y presentó un video introductorio sobre la escuela, creada el 5 de agosto de 1974 y que este año, llegará a su cumpleaños número 40.
Posteriormente, presentó a la profesora y escritora Adriana Maggio, quién pasó a relatar su libro, “Viajar en beso”, con la ayuda de la intérprete en lenguaje de señas, Florencia. Los chicos, muy atentos, siguieron el relato. Finalmente, Maggio explicó cómo surge la idea de escribir un libro y por último, compartieron una pequeño lunch con los padres, alumnos y docentes de la institución y los invitados. Entre ellos, estuvo la diputada Marina Cahais.
La directora Macagno dialogó con LA ARENA y explicó la importancia que tuvo ser elegidos como institución para la presentación del libro. “Estamos de fiesta porque una escritora pampeana, Adriana Maggio, presentó su libro en nuestra institución”, dijo inicialmente. “Para nosotros es un honor, porque muy pocas veces vienen a contar cuentos en esta escuela. Nosotros tenemos un problema: los chicos sordos no leen porque desde muy pequeños no están tampoco muy expuestos a la lectura y empiezan las dificultades posteriores en la lecto-escritura”, reflejó.
Señaló además que “no es que los padres no le quieran contar un cuento, sino que no comparten el mismo código lingüístico, se acercan a la lectura cuando ingresan a la escuela y me parece extraordinario que hoy puedan estar en contacto con la persona que lo escribió y con el cuento”, definió.
La directora leyó unas apalabras de Silvana Veinberg y Silvia Zgryzek, de su libro “El placer de leer en lengua de señas argentinas. Primeros pasos para el acceso a la lengua escrita de las niñas y niños sordos”. “Leer literatura abre el camino al placer de leer, anterior, precursor y básico para aprender a leer y escribir. Para que las niñas y niños sordos se apropien de la lengua escrita necesitan encontrarse tempranamente con el placer de leer a través de la LSA (lengua de señas argentinas). La lectura como derecho constituye el punto de partida y nos afirma en la convicción de garantizar el acceso a los libros en igualdad de oportunidades para ellos”, leyó.

Maggio.
Por su parte, la escritora reconoció que “fue una experiencia preciosa porque la idea siempre es ampliar la posibilidad que dan los libros y como en este caso, coincide además que el personaje tiene una carencia, que es muda. Me pareció interesante convocar a la escuela de sordos; fue muy lindo y emocionante porque nunca había venido un autor a narrarles un cuento, ensayamos bastante con Florencia que fue quien hizo la traducción al lenguaje de señas. Felices de que otro libro comience su viaje y más este, que es el número 9 de Ediciones Orillera y ‘viaja en beso’, que es como una buena metáfora”, culminó. Maggio mencionó que el ilustrador del libro fue Horacio Comerci, quien también participó del encuentro.