Osvaldo Bayer calificó a Julio A. Roca como un genocida

Lo dijo varias veces durante la charla y lo repitió en el cierre, cuando el público en el teatro Español lo ovacionaba de pie: "ved el trono a la noble igualdad". Con esta estrofa del Himno Nacional Argentino el periodista e historiador Osvaldo Bayer reivindicó la lucha de los pueblos originarios al tiempo que hizo un detallado recorrido por la actuación pública de Julio Argentino Roca, a quien calificó como "un genocida" y responsable de haber reinstaurado, en 1879, la esclavitud en nuestro país.
Bayer estuvo ayer en esta ciudad y dio una charla referida al debate sobre la desmonumentalización de la Avenida Roca, que quedó en el centro de la polémica a partir del proyecto para que cambie de nombre y se denomine San Martín. Organizada por el Concejo Deliberante, la Secretaría de Cultura municipal y la Agrupación Mapuche "Nawell Lelfün Mapú", la exposición sirvió como escenario de reivindicación de la identidad ranquel.
Apenas llegado a Santa Rosa, el autor de "La Patagonia rebelde" habló con LA ARENA y anticipó algunas de las ideas que expuso luego en el Teatro.
"Lo de Roca no tiene ningún perdón de Dios, hay que tomar como grandes guías de pensamiento a quienes defendieron la vida, la igualdad y el reconocimiento de la vida de todos. De ninguna manera hubo nobleza en Roca, hay que leer todos sus documentos, el informe que hizo ante el Congreso de la Nación. No solamente exterminó a los pueblos originarios, algunos quedaron porque no pudo, algunas comunidades quedaron, pero lo que nunca se nos dijo es que Roca que restableció la esclavitud, terminada por ese pensamiento maravilloso de los hombres de Mayo en la Asamblea del año 1813", expresó a este diario.
Bayer fue consultado sobre las expresiones del viceintendente Angel Baraybar, que reivindicó el accionar de Roca en la denominada Campaña del Desierto.
"Le recomendaría al viceintendente que vaya a consultar el Archivo General de la Nación, están los avisos oficiales del gobierno del presidente Nicolás Avellaneda y del general Roca: ‘hoy entrega de indios, a toda familia que lo requiera se le entregará un indio como peón, una china (con ese término despreciativo) y un chinito como mandadero. Esclavizó hasta los niños.
Los argentinos todavía no hemos realizado una gran revisión de eso y aún le debemos unas enormes disculpas a los pueblos originarios. Todavía no se reivindicó la historia, falta una revisión a fondo porque, por ejemplo, aún tenemos el monumento de Roca en Bariloche, justo donde existe un gran número de pueblos originarios en sus cercanías, lo que representa una gran falta de respeto porque el último informe de la facultad de Antropología demuestra que el 61 por ciento de los argentinos tiene sangre de los pueblos originarios", señaló..

Sociedad Rural.
Antes de Bayer, que se ubicó en un palco junto al intendente Luis Larrañaga, quien habló fue María Inés Canuhé, que leyó un documento elaborado por el Consejo de Loncos, la Confederación Ranquel y las comunidades del Consejo Aborigen, en el que detallaron las "omisiones" de la historia oficial con los aborígenes. También habló Diana Oliva, de una comunidad aborigen de Miguel Riglos, y el escritor José Depetris, que leyó los fundamentos del proyecto presentado al Concejo Deliberante.
Luego, José Cuenca Cruz, de las comunidades aborígenes de la Costa atlántica, subió al escenario junto a la gremialista docente Noemí Tejeda para invitar a la marcha en recuerdo al genocidio indígena en Argentina y Latinoamérica, que se hará el 1 de diciembre en Quilmes, en la provincia de Buenos Aires.
Finalmente, el representante ranquel Alejandro Nahuel generó los primeros silbidos y abucheos de la gente que colmó la sala cuando nombró a Baraybar.
"Esta persona de la comuna dijo que no cometió genocidio, porque no mató a todos los indios, como si no matar a todos los indios no configurara genocidio. La Campaña del Desierto fue un verdadero genocidio, pero lo que no siempre se dice es quién la financió: la Sociedad Rural Argentina", sostuvo el historiador.
Bayer, que en todo momento argumentó sus dichos con documentos que están en el Archivo General de la Nación, afirmó que cuando finalizó la Campaña se distribuyeron 40 millones de hectáreas entre 1800 socios de la Sociedad Rural.
"A la familia Martínez de Hoz se le otorgaron 2,5 millones de hectáreas. A los Anchorena, 500 mil… Fue un verdadero genocidio en beneficio de los terratenientes. Y Roca se quedó con 60 mil hectáreas en la zona de Pigüé, asi que miren qué corrupto el hombre", señaló.

En todos lados.
Bayer recordó que en todo el país existen plazas, avenidas, monumentos y hasta una ciudad, en Río Negro, con el nombre de General Roca. También recordó que como presidente impulsó la Ley 4144 que permitió la expulsión de los inmigrantes sindicalizados y que el 1 de mayo de 1904 fue el primer mandatario de la historia en ordenar represión policial a una manifestación de obreros.
La alocución del escritor, que se extendió por casi una hora, tuvo momentos de humor, como cuando recordó que pasó 63 días en una cárcel tras una charla en la localidad de Rauch… aunque el presidio era ocupado por mujeres. "No voy a dar detalles… pero mal no la pasé", reconoció y se ganó la risa del público.
Finalmente, Bayer se mostró a favor de las iniciativas de desandar la historia oficial y poner a los pueblos originarios en "el lugar que se merecen". "Hemos dado un paso adelante en ese sentido, pero falta mucho, hay que seguir porque esta es una lucha por la ética, y la ética en la vida es fundamental".

Abucheos a Larrañaga
Un momento incómodo debió pasar el intendente Luis Larrañaga en el teatro Español. Fue cuando se anunció la entrega, de su parte, de un presente para Bayer. Inmediatamente comenzaron a escucharse silbidos y abucheos, con algunos duros epítetos dirigidos al jefe comunal, quien igual subió al escenario. Luego, Bayer se refirió al incidente y valoró la presencia del titular del municipio capitalino, aunque dejó en claro que "todos tienen derecho a expresarse".

“Los medios deben ser cooperativas”
“Los medios de comunicación deberían ser cooperativas de derecho público integradas por periodistas. Esa es la semilla de la verdadera libertad de expresión”, advirtió Bayer al ser consultado sobre la importancia de los medios en la construcción de un pensamiento colectivo. Pocos minutos antes de ingresar al Teatro Español, el historiador consideró que “la nueva ley de medios argentina es un pequeño paso al frente, pero hay que seguir democratizando la comunicación y los medios”.
Para Bayer, los medios “no pueden ser propiedad de una señora, un grupo económico o una empresa pública, por el contrario deben contener información de todos los sectores de la sociedad”. La mejor forma de impedir una información ligada a intereses económicos o políticos “es que la comunicación sea servicio público y no esté en manos del Estado ni de empresas privadas”.
Para ello eso, “los medios deberían ser cooperativas de derecho público y el gobierno debería ayudar a estas cooperativas de periodistas”, conformadas con la participación “de todos los sectores de la población: los que defienden a los jubilados, los que luchan por los derechos de la mujer, de los niños y adolescentes, referentes de las villas miserias y de las distintas capas de la sociedad, profesionales, artistas, periodistas”. “El estado y el mercado pueden organizar y difundir discursos hegemónicos, pero eso no sería posible si los medios fueran realmente plurales”, concluyó.