Otro reclamo por el río Atuel

MUSICA EN CASA DE LA PAMPA

El reclamo por el río Atuel se hizo sentir una vez más en la Casa de La Pampa, en un nuevo encuentro del ciclo Ñuke Co-Madre Agua que contó con la participación de Miguel Sánchez, el trío LAR -integrado por el pampeano Fernando Bruno-, y la cantante Silvia Iriondo como invitada especial. El evento se llevó a cabo el jueves en la delegación provincial de Buenos Aires.
El encargado de abrir la noche fue el músico y compositor Miguel Sánchez. El santarroseño iba a presentarse a dúo con la pianista Verónica Baraybar, quien no pudo ser de la partida por una cuestión de salud. En su reemplazo lo acompañó el bajista Marcos Pelizzari.
Sánchez destacó la importancia del ciclo Ñuke Co, que intenta visibilizar la problemática hídrica pampeana en la ciudad de Buenos Aires. “En La Pampa están pasando cosas a nivel local en todas las expresiones artísticas. El hecho que desde el arte se pueda decir cosas y formar parte de una resignificación de la historia sobre la problemática del río, cuando ya vienen peleándola desde el año ’57 muchos referentes, que nos toque a nosotros también ayudar desde nuestras canciones me parece muy significativo”, afirmó.
A su turno, el trío LAR brindó una propuesta que refleja el origen musical de sus integrantes: el folclore de Bruno; el jazz del contrabajista Jona Schenone; y la formación clásica de la cantante y pianista Ivanna Spector.
“Hace muchos años que vivo en Buenos Aires y no es la primera vez que trabajamos con la Casa de La Pampa, que es como nuestra ‘pequeña embajada’. Siempre participar en las actividades culturales de la Casa es un placer, más aún cuando tienen que ver con temas tan delicados como el Río Atuel. Me parece importante que le podamos dar visibilidad en Buenos Aries”, explicó Bruno.

Invitada especial.
La Casa de La Pampa se dio el lujo de recibir como invitada especial a la folclorista Silvia Iriondo, quien se lució en escenario junto al pampeano Bruno. Lejos de la batería, el percusionista acompañó a la cantante porteña haciendo música con objetos de cocina como ollas, sartenes, cucharones y hasta un rallador.
En cada presentación Iriondo propone un rescate de la música ancestral. “Estoy trabajando en la investigación de las músicas originarias, de las músicas más antiguas que hablan de nuestra cultura, de nuestro país como identidad. Desde ahí me gusta encontrar estas canciones y estos textos buscando la similitud y la vigencia que estas antiguas canciones tienen para decirnos hoy. Con ese principio y manteniendo el espíritu y la esencia de nuestros ritmos originarios tratamos de encontrar esa comunicación”, detalló la folclorista.

Compartir