Se despide Malabaryarte

CUATRO AÑOS Y MEDIO DE UN TRABAJO QUE "DEJA SEMILLAS"

Malabaryarte Circo, Espacio de Arte y Recreación dará mañana su última función. Luego de cuatro años y medio de trabajo ininterrumpido en el espacio que crearon en la avenida Santiago Marzo Sur, Tona y Enzo decidieron cerrar un ciclo. Por “cambio de planes en los proyectos personales”, según Cecilia Flores, Malabaryarte tendrá mañana su última muestra de alumnos y sin dudas será una emotiva despedida. “No es que el espacio no funcionó, no es que hubo otros motivos, porque la verdad que el espacio anduvo súper bien”, aseguró la artista circense en entrevista con LA ARENA.
Tona contó que una vez entregada la llave a los propietarios del galpón donde funciona Malabaryarte, ella se mudará a Anisacate, Córdoba. “La idea es seguir más que nada con la capacitación, que allá hay mucha más movida. Estaba pendiente y este año se terminó de resolver ese proyecto. Con ganas de ir, de probar otras cosas”.

Un semillero.
Desde hace 14 años Tona da clases de tela en Santa Rosa. Cuando empezó, era la única profesora que había, y con los años fue formando a muchos chicos y chicas que hoy se dedican a eso. En mayo del 2013 abrió el espacio Malabaryarte y hoy, cuatro años después, son muchos los que se quedarán con todo el aprendizaje incorporado. “Cerramos con la idea de saber que quedan semillas que hemos sembrado en todos los años que llevamos”, explicó.
“El espacio para nosotros fue un sueño súper realizado y estamos más que satisfechos con la experiencia. El hecho de tener un espacio propio y poder hacer un montón de cosas fue excelente”, expresó.
Durante los cuatro años pasaron más de 400 alumnos por las diferentes disciplinas, y actualmente, son 80 los que asisten a las clases y que mañana podrán mostrar lo que aprendieron en tela, circo, acrobacia, trapecio, verticales y kung fu. “El espacio se cierra. Nuestra idea era que alguien lo pudiera continuar pero eso no se dio”.

El último show.
Mañana a las 20 horas -en avenida Santiago Marzo Sur 471- será la última función de Malabaryarte Circo, la última muestra de alumnos, que van desde los 4 o 5 años, hasta adultos. “En lo personal es el cierre de un ciclo. Yo les digo que no estoy triste porque cierra una etapa pero comienza otra para todos. Esta última semana que estamos viviendo estamos súper contentos, felices, se nos caen algunas lágrimas porque esto se creó con mucho amor y con mucha pasión y nosotros creo que le transmitimos todo ese amor a los chicos y a los grandes. Hay alumnos que vienen hace mucho y se sienten parte de esta familia”, aseguró Cecilia.
De artista invitado estará Fernando Romero, que durante el mes de octubre dio un taller de verticales. “El estuvo con nosotros desde sus inicios, estuvo con nosotros pintando el espacio, haciendo funciones, estuvo como profe también. Además van a estar colaborando amigos y gente que ha sido parte de esta gran familia, mamás de chicas que vienen a las clases, colegas que han estado entrenando y vienen siempre”.

Un espacio de contención
Además de un lugar de entrenamiento circense, Malabaryarte funcionó como un espacio de contención para muchos chicos y adolescentes. “Para mí fue una experiencia súper linda, interesante y aprendimos un montón, desde lo que es la gestión de abrir un espacio y mantenerlo, hasta lo humano”, sostuvo Tona. “Acá han venido un montón de familias a acompañar a sus hijos, se quedan a tomar mate, colaboran en lo que ven, se sienten parte del espacio y eso es lo que queríamos generar, que sea un espacio abierto”. “Con los grupos de adolescentes nos ha pasado que surgían un montón de temas y se venían a descargar. Fue un espacio de contención”, aseguró.
Además, el lugar funcionó como espacio de fiestas y recitales, siendo el único con las características necesarias para determinada cantidad de público. Mañana, Santa Rosa no sólo perderá a Malabaryarte, sino también a un lugar de entretenimiento para el público en general. Así, se sumará a la cantidad de salones, bares y boliches que han cerrado sus puertas en los últimos meses.