Tony Levin presenta a Stick Men

El bajista estadounidense Tony Levin, llegará por primera vez a Santa Rosa para dar un recital junto a la banda Stick Men. El reconocido músico brindó una entrevista exclusiva a LA ARENA para hablar sobre el show de esta noche, a las 21 en el Teatro Español.
Levin es reconocido mundialmente por popularizar el Chapman Stick, un instrumento creado por Emmet Chapman en los años sesenta.
-¿Cómo conociste el Chapman Stick?
-Escuché sobre él alrededor de 1976 cuando lo introdujo Emmet Chapman. Yo era un poco conocido, en ese entonces, por tocar el bajo de manera inusual así que mis amigos músicos me decían "¿has visto este instrumento?". Así que, cuando toqué en Los Angeles, visité a Emmet, probé el instrumento y me gustó de inmediato.
-¿Qué te llamó la atención del instrumento?
-Me da un sonido diferente al de mi bajo, que me encanta. Después de varios años de tocar partituras de bajo en el Stick, empecé a estar cómodo tocando también su parte de guitarra (tiene 6 cuerdas de bajo y 6 de guitarra). Empecé a escribir música en él, y luego formamos "Stick Men", el grupo. Con ellos hemos estado de gira por varios años, en muchos continentes. Es una de mis salidas favoritas para compartir música con gente de todo el mundo.
-En los ’70 tocaste con reconocidos músicos como Lou Reed, Paul Simon, Alice Cooper, Ringo Starr, John Lennon y Peter Gabriel. ¿Te dabas cuenta de lo que te estaba pasando, o lo hiciste con el paso del tiempo?
-Esa es una buena pregunta. De hecho, no me di cuenta de la importancia de esas aventuras en el momento. Al igual que muchos músicos, yo tendía a tener perfil bajo y concentrarme mucho en hacer música. Durante las sesiones con Lennon por ejemplo, nunca me dije a mí mismo, "wow, estoy tocando con John Lennon". Más tarde, por supuesto, atesoré mucho tener esa oportunidad. Del mismo modo, en 1976, cuando en un día conocí a Peter Gabriel y Robert Fripp, con quienes todavía estoy trabajando en la actualidad, pero en ese momento yo sólo trataba de crear buenas partituras de bajo.
-¿Quiénes te acompañan sobre el escenario?
– En Stick Men tenemos a Markus Reuter, que vive en Berlín, quien interpreta una guitarra que diseñó él mismo. Así que él es, al igual que el Stick, capaz de reproducir múltiples piezas y líneas de bajo y partes de guitarra. Eso nos permite cubrir mucho terreno musical con sólo 3 jugadores. Pat Mastelotto es mi compañero de banda en King Crimson. Toca batería acústica y percusión electrónica. Ciertamente, es un jugador único, y él trae un elemento de la musicalidad de King Crimson a todas nuestras composiciones.
-Contanos sobre Stick Men.
-Es una banda que a través de los años de gira y álbumes grabados ha desarrollado una música y una química personal que viene a través del escenario (que es donde la música cuenta de verdad para mí) y me hace sentir que realmente merecemos ser considerados, en todos los sentidos, una verdadera banda.
-Qué imagen tenés del público argentino?
-Argentina es un lugar muy acogedor para venir, las audiencias están más abiertas a la nueva música que en la mayoría de los lugares. Y debido a que King Crimson tocó en Buenos Aires tengo una historia maravillosa aquí con amigos y conexiones musicales. Siempre ha sido genial recorrer Argentina, y con Stick Men lo atesoramos fuertemente.