Un despliegue creativo

FINALIZA EXPOCYTAR

En un clima de algarabía y mucha camaradería, se desarrolló ayer la segunda jornada de la Exposición de Ciencia y Tecnología de Argentina, en el salón de usos múltiples del Barrio Sur. Ayer también se concretó la Noche Cultural y hoy será la última jornada.
Esta quinta edición de Expocytar cuenta con la participación de 72 trabajos de carácter científico y tecnológico, varios de ellos llegados desde el extranjero. Nuestro país está presente por medio de 19 provincias, mientras que otros llegaron desde México, Paraguay, Colombia y Turquía.
Esta edición refleja el crecimiento que año a año tiene la muestra: no solo por la mayor cantidad de trabajos presentes sino también en una mayor afluencia de visitantes y la interacción, desde el primer encuentro, del barrio y sus colegios.

Trabajos.
Desde México llegaron varios trabajos, entre ellos el de Yair Romero López y Elizabeth López López, que diseñaron un dispositivo que permite a las personas no videntes detectar la proximidad de un objeto o una persona. Los jóvenes estudian en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla -ciudad donde ocurrió el segundo sismo del mes de septiembre- y su dispositivo se basa en un chip que controla unos sensores de distancia que al percibir la presencia de un objeto cercano, producen una vibración. El dispositivo se puede colocar en cualquier parte del cuerpo ya que se sujeta mediante unos elásticos.
Aprovechando las tecnologías móviles, los estudiantes diseñaron un recurso extra: en caso de que la persona se encuentre desorientada o extraviada, puede emitir una señal de blue tooth desde su celular para avisar esta circunstancia a algún familiar. Esa señal a su vez genera una información sobre la ubicación de la persona no vidente para que el familiar sepa al instante en qué lugar de la ciudad se encuentra.
En su stand en la muestra, Yair y Elizabeth exhiben un video donde se ve a una compañero de estudios, no vidente, utilizando el dispositivo. “Nos dijo que realmente es muy útil”, afirmaron.
Los jóvenes llegaron a Santa Rosa el día martes, lo que les dio tiempo de recorrer la ciudad antes de que comenzara la muestra. Lo que más les llamó la atención fue lo tranquila y segura que es la ciudad. Respecto de su ciudad, Puebla, contaron que tras el terremoto, la ciudad se está reconstruyendo aunque todavía hay lugares muy afectados por la caída de mampostería.
Desde Paraguay llegó Nahuel Burzio, de 12 años y oriundo de Encarnación, con su proyecto denominado “Fuente de Herón”, que consiste en una fuente de agua que funciona en base a la compresión de aire, es decir, sin partes móviles ni bombas que hagan subir el agua.
Anahí Romero vino desde Paraná, Entre Ríos, con el modelo de Vehículo Aeronáutico No Tripulado (VANT) que está construyendo en el colegio secundario al que concurre, que tiene la orientación en Aeronáutica. Un VANT “es más que un dron”, explicó la joven, acompañada por Marcelo Romero, tutor pedagógico y padre a la vez. “Un dron tiene una autonomía de 15 minutos y es más que nada para diversión. Este vehículo que estamos construyendo va a tener 4 horas de autonomía con las celdas solares con que vamos a recubrir los planos alares”, señaló.