Inicio Culturales Una editorial exhibió obra literaria pampeana en Italia

Una editorial exhibió obra literaria pampeana en Italia

RESCATA LA PROBLEMATICA DEL RIO ATUEL

El libro “Cuento que suena a río”, de la docente, narradora, escritora y titiritera piquense Patricia Lobos, editado en 2018 por “Del Naranjo Ediciones”, de Buenos Aires, fue incluido en el stand de la citada editorial presente en la 56º Feria del libro de Bolonia, el mayor evento de literatura infantil y juvenil del mundo, que continuará hasta hoy en esa ciudad italiana.
Es el encuentro internacional más importante en torno a las publicaciones infantiles, donde convergen ilustradores, editores, autores, traductores, diseñadores gráficos y libreros de 80 países, según se informó en el perfil de la red social que promociona el evento mundial. La calidad ilustrativa y el relato del libro titulado “Cuento que suena a río” motivaron a los titulares de la editorial porteña a incluirlo en su stand.
La obra literaria de Patricia Lobos busca acercar el público infanto-juvenil a la problemática de los ríos pampeanos, en especial el Atuel, y a la lucha soberana de los pobladores del noroeste provincial. Para que los chicos puedan tener una experiencia más viva con su literatura, utiliza el recurso de los títeres para darles vida a los personajes de su narrativa.
“Narra la odisea de los pobladores del noroeste pampeano en una especie de fábula en la que intervienen animales autóctonos que cuentan las historias del lugar desde una localidad como Santa Isabel. Ellos conviven en un hábitat donde hay un río, testigo de la cotidianidad, hasta que un día se seca y no saben muy bien porqué. Después se cuenta todo lo que pasa como consecuencia de esta medida, aunque al final hay un mensaje esperanzador”, describió Lobos en diálogo con LA ARENA.
La tapa del libro está ilustrada con el zorro Pepe y el peludo Valentín sentados en una canoa remando por el Atuel, una creación de la artista plástica Cecilia Molinuevo.

“Pampeanidad”.
Lobos indicó que su producción tiene una fuerte influencia de la literatura latinoamericana, pero “fundamentalmente rescata la idiosincrasia de la pampeanidad y la regionalización del lenguaje”. Para lograr este trabajo se valió de las visitas que realizó junto a su familia al río.
“El tema del Atuel me atravesó como pampeana y me conmovió. Pude ver el cauce seco y con agua también” y en 2017 “conocí el Salto de la Puntilla (ubicado entre Santa Isabel y Algarrobo del Aguila) gracias al baqueano Carlos Lucero. Mi hijo tenía 9 años, llenó una botella y les dio de probar agua del Atuel a todos sus compañeritos de cuarto grado de la escuela Luján de Pico. Esta es nuestra historia como pueblo y sufrimos por esto”, finalizó.