Inicio Culturales Una emotiva función de "ADN" en el Aula Magna

Una emotiva función de “ADN” en el Aula Magna

A SALA LLENA

Con una sala colmada, el grupo de teatro de la UNLPam (“La Escalera”) presentó en el Aula Magna “ADN (Microficciones por la identidad)”, una sucesión de once monólogos ficcionales de niños apropiados durante la última dictadura cívico-miliar y recuperados en democracia. El espectáculo estuvo bajo la dirección de Gustavo Rodríguez, quien se mostró “satisfecho” y destacó el papel que tiene el teatro para “recordar” y “no olvidar”.
Como parte de actividades en conmemoración del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, el grupo de “La Escalera Teatro” llevó adelante una emotiva función que logró completar en su totalidad el Aula Magna.
Desde hace varios años el grupo tiene el compromiso de trabajar el arte teatral no sólo como una forma de entretenimiento sino como un vehículo de la cultura y la historia y un espacio abierto para la reflexión. “Lo que se presentó es una propuesta de Teatro por la Identidad, movimiento que tiene dentro de los fundamentos actuar para no olvidar, actuar para encontrar la verdad”, explicó el director en declaraciones a LA ARENA.
En ese sentido, Rodríguez destacó la importancia de llevar a cabo este tipo de actividades ya que permiten “mantener viva la memoria” de aquellas personas que fueron víctimas del aparato represor del último Gobierno de facto.”Todavía hay muchísimos chicos que aún no tienen real conciencia de qué fue lo que se vivió, de todo lo que pasó durante la dictadura”, precisó el director.
Teatro por la Identidad nació en Buenos Aires pero la fuerza multiplicadora del amor de actores, actrices, dramaturgos, escenógrafos, directores y todos aquellos que hacen posible que se hable de esta temática sobre los escenarios, se expandió a varias provincias argentinas y a otros países del mundo.

Show.
“ADN” presentó una sucesión de monólogos ficcionales de niños apropiados y luego recuperados en la dictadura, donde cada uno, con sus particularidades, nos permiten adentrarnos y conocer sus historias, aunque todavía son muchos los que no conocen su verdadero origen.
El espectáculo estuvo acompañado por producciones audiovisuales trabajadas por el equipo del Centro de Producción Audiovisual de la UNLPam, que le permitió tener un soporte visual para contextualizar la obra y dar mayor fuerza al mensaje de los relatos encarnados por los actores.
“Tuvo una muy buena recepción del público, se notó que el mensaje llegó porque de momentos había un silencio abrumador en la sala, se vio que el mensaje llegó y eso era fundamental”, concluyó Rodríguez.