“Una experiencia maravillosa”

Dos bailarines piquenses se destacaron en la final del Mundial de Tango. Quedaron en cuarto lugar entre veinte parejas que compitieron en la instancia definitoria. Superaron a formaciones de Argentina, Rusia, Colombia e Italia.
Nuria Lazo y Federico Ibáñez son piquenses y desde hace más de una década bailan tango y folclore. La semana que pasó participaron del Mundial de Tango, que se realizó en la Ciudad de Buenos Aires y el jueves disputaron la final en la modalidad ‘tango escenario’. De entre más de 180 parejas que se presentaron, los pampeanos quedaron cuartos.
"Fue una experiencia maravillosa, muy gratificante", le dijo a LA ARENA Nuria desde Buenos Aires. Al teléfono se la notaba exultante, conciente del logro profesional conseguido, y muy agradecida por el acompañamiento que tuvo desde la provincia. Contó asimismo que la pareja empezó la competencia "sin muchas expectativas" de avanzar en las rondas y resaltó la alegría final por la posición alcanzada.
Del Mundial de Tango participaron parejas de todo el mundo que se dieron cita desde el 14 de agosto en Capital Federal, culminando el miércoles la modalidad Tango Pista, en la que se impusieron los cordobeses Jonathan Saavedra y Clarisa Aragón, y el jueves Tango Escenario, que ganaron Jesús López y Camila Alegre, ambos de San Fernando. A la final de este estilo llegaron 20 parejas y los pampeanos quedaron detrás de los bonaerenses ganadores, una pareja de porteños y otra de Los Polvorines, provincia de Buenos Aires. En esa instancia definitoria se enfrentaron también a bailarines de Rusia, Colombia e Italia.
La pareja de piquenses deleitó con una impecable coreografía en base a ‘Desencuentro’ (música Aníbal Troilo / letra Cátulo Castillo) en la interpretación de Rubén Juárez. De acuerdo a datos del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, más de 600.000 espectadores disfrutaron de la competencia desde su comienzo hasta las dos finales y unos 7.000 vieron a los pampeanos sobre el escenario del Luna Park.
La de este año fue la segunda participación de la pareja Loza-Ibañez en el Mundial de Tango: lo habían hecho también dos años atrás, cuando llegaron hasta semifinales. "Y este año estuvimos a punto de no presentarnos", narró, Nuria y reveló que "fue algo de último momento, por insistencia de dos familiares, y por eso no nos habíamos preparado especialmente para el Mundial".
Nuria Lazo y Federico Ibáñez viven desde hace algunos años en Buenos Aires; son docentes de folclore en la Universidad Nacional del Arte (ex IUNA) y todas las noches bailan en un local tanguero de San Telmo -La Ventana- que diariamente convoca a turistas ansiosos por ver bailar buen tango. Además suelen hacer dos o tres presentaciones teatrales por año y actualmente preparan una gira por Europa con la compañía que integran.
Tras la final del jueves, LA ARENA conversó con Loza e Ibáñez. El que más se explayó al teléfono fue Federico.
"Vivimos una experiencia emocionante en lo personal y muy importante a nivel profesional, porque más allá del reconocimiento del público, tuvimos el reconocimiento de nuestros pares, los colegas, que son quienes saben bailar y se dedican a eso. Es la alegría de recibir el reconocimiento por el laburo de tantos años", dijo el bailarín de General Pico.
– ¿Cuál es la diferencia entre el tango escenario y el tango pista?
– El tango escenario implica una puesta en escena y un objetivo planteado que hay que seguir desde el principio al fin. El tango pista, en cambio, tiene más improvisación.
– ¿Y cuál creés que le gusta más al público?
– Suele ser mucho más convocante el tango escenario, porque es más vistoso y llamativo. No me detengo a hacer una evaluación de mejor o peor o cual es más tradicional y más fiel al tango de los orígenes, solamente digo que en este tipo de festivales gusta más la modalidad escenario. Después de todo, los organizadores dejaron para el cierre esa final.
– Ganaron argentinos pero participaron parejas de todo el mundo. ¿Qué países se destacan hoy bailando tango?
– Sin dudas Argentina; hay una ‘personalidad’ para bailar que parece inigualable. Algo similar pero en menor medida ocurre con Uruguay. Este año vimos que las parejas rusas demostraron saber bailar muy bien el tango y yo creo que también tiene que ver con una forma de ser, pero en otro sentido distinto al nuestro. En ellos es la corrección como parte de su personalidad: son muy correctos para bailar, muy preparados, y de eso sale un tango muy lindo, muy bien bailado. Este año seis parejas rusas estuvieron en las finales.
– ¿Esta presencia de Rusia es una sorpresa para ustedes?
– No tanto. Vemos desde hace algunos años que las parejas rusas vienen bailando muy buen tango. Antes se destacaban los japoneses, las parejas de Corea. Pero los argentinos sin dudas son los que sobresalen.
Por su parte, Nuria Lazo se encargó antes de finalizar la entrevista de reiterar el agradecimiento por el apoyo recibido de su familia en La Pampa y remarcó que tanto ella como Federico tienen "el corazón repartido en dos ciudades: Pico y Santa Rosa".
La bailarina contó por último que por estas horas ensayan con la compañía de Leonardo Cuello preparando una gira por Italia que realizarán en octubre, con centro en el festival Torino Danza de esa ciudad del norte de la península.