viernes, 20 septiembre 2019
Inicio Culturales "Yo sin la música no estaría viva"

«Yo sin la música no estaría viva»

ELI FERNANDEZ, PAMPEANA NOMINADA A UN GARDEL

En los últimos días se dieron a conocer los artistas nominados para los Premios Gardel 2019, y entre todos ellos se encuentra la cantante pampeana Eli Fernández. La artista fue incluida en el rubro «Mejor Album Artista Femenina de Folclore», junto a Rocío Araujo («Convicción»), Patricia Gómez («Jaaukanigás»), Micaela Chauque («Jallalla») y Ceci Méndez («Poder decir»), todas músicas jóvenes y emergentes.
Eli se sumó a la convocatoria que abre la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (Capif), aunque no estaba muy segura de quedar seleccionada. «Estaba en duda porque no soy de presentarme en concursos, pero lo mandé igual», contó la cantante piquense en entrevista con LA ARENA.
Fue un año histórico para la convocatoria, ya que se presentaron más de dos mil artistas entre todas las ternas. Sin embargo, y para su sorpresa, Capif seleccionó el disco «Canto soy» (2018), como uno de los mejores en su rubro, y el próximo 14 de mayo se definirá la ganadora en la gala de premiación en la ciudad de Mendoza. «Yo estoy chocha, muy contenta porque no lo esperaba. Este disco lo trabajamos mucho, fue producido por un arreglador de Buenos Aires, Néstor Basurto, y lo grabamos en Córdoba y Buenos Aires, me llevó un año y medio», detalló. «Me encanta mi disco, y esto es una cosa que nunca me imaginé».

Compañerismo.
Eli comparte la terna junto a otras cuatro cantantes folclóricas de la nueva escena. «Las otras artistas nominadas no son archi-famosas, a mí eso me re alegra porque son artistas que la están peleando desde abajo como yo y eso emociona porque da una esperanza, ya que estos premios a veces parece que premian a los consagrados solamente», explicó. «Todas son increíbles artistas», añadió.
Fernández, que actualmente vive en la ciudad de Córdoba, donde también estudió la carrera de música, se mostró comprometida con el movimiento de mujeres músicas por una ley de cupo femenino en los escenarios, entre otros derechos. «De pronto está pasando algo hermoso con estas cantoras, nos estamos comunicando entre nosotras, así que más allá de esta nominación me parece que van a pasar cosas lindas entre nosotras», opinó. «Tenemos que darnos las manos porque estamos en un momento de revolución, nos unimos todas porque la unión hace la fuerza». Eli estuvo presente como espectadora en el concierto del movimiento MAPU (Mujeres Artistas Pampeanas Unidas) en General Pico para el Día de la Mujer, y quedó en contacto con ellas para participar activamente en próximos conciertos.

Canto Soy.
El disco por el cual nominaron a la pampeana contiene 10 temas, de folclore en su mayoría, dos tangos, y dos canciones compuestas por Eli. «Quería que fuera federal, que incluyera bastantes ritmos de nuestro folclore argentino. Tiene chamamé, huella -homenajeando a La Pampa-, vals, chacarera, zamba, y también dos canciones mías», explicó. «Acá en Córdoba hay un movimiento importante de cancionistas, como Lucas Heredia por ejemplo, y al llegar a Córdoba he aprendido muchísimo de ellos. Yo quería que este disco incluyera esto nuevo que está pasando, la música va avanzando con los años y son nuevas sonoridades que trae el folclore de hoy».
A nivel conceptual, la artista explicó que el título del disco, «Canto Soy», se debe a un homenaje para dar a entender lo que para ella significa el canto. «El canto me define, me contiene y a pesar de momentos duros que he pasado en la vida, como la pérdida de mis papás, el canto siempre estuvo ahí para decirme ‘levantáte porque no sirve de nada estar llorando en la cama’; y la verdad que para mí el canto es sanador. Yo sin música no estaría viva», aseguró.

Decidir ser feliz.
Eli (Eliana) nació en General Pico hace 29 años, y comenzó a cantar a los 8. «Comencé a cantar por peñas, festivales, siempre canté folclore y después empecé a incursionar en el tango y finalmente, después que falleció mi mamá en mi ultimo año del secundario, caí en un pozo muy triste y me dije ‘tengo que ir y estudiar lo que me hace feliz'», recordó. «Mi vieja me decía todo el tiempo que tenía que cantar, que tenía que estudiar música. Ella me dejó esa enseñanza, así que me vine a Córdoba con mucha convicción». Allí fue que comenzó la carrera en la escuela La Colmena y hoy por hoy vive de dar clases de canto, y de dar espectáculos.