A Belgrano no le alcanzó con su empuje

El Tricolor fue más que Alianza de Cutral Có, pero le faltó claridad para transformar sus insinuaciones en jugadas de gol. El juego de Mauri le cambió la cara al equipo, pero no lo suficiente como para sumar de a tres. ¿Otro estilo para las revanchas?
General Belgrano no logra volver al triunfo. Después de aquel "lejano" 2-1 sobre Cipolletti, que entusiasmó a propios y extraños, el Tricolor no ha podido volver a festejar la obtención de tres puntos pese a que en algunas oportunidades mereció quedarse con la victoria, como ocurrió ayer ante Alianza de Cutral Có.
Por la séptima fecha del Torneo Federal "A" de fútbol, los de Villa Alonso recibieron en el Nuevo Rancho Grande a los neuquinos y fueron superiores, pero no pasaron de un 0-0 que los mantiene alejados de los primeros puestos de la Zona 1, al finalizar la primera ronda del certamen.
De todas maneras, esa supremacía se dio más por el empuje y la tozudez para ir en busca del triunfo, que por el juego en sí, porque los dos equipos mostraron poco en la agradable tarde santarroseña. Pero en Belgrano se destacó el debut de Juan Mauri, que con su juego pausado y pensante en mitad de cancha, por momentos logró cambiar el estilo del Tricolor, intentando llegar en forma asociada en lugar de hacerlo con tantos pelotazos.
No le alcanzó igualmente a los de Juan Carlos Almada para hacer daño, aunque mucho tuvo que ver el hecho de que Mauri no jugaba oficialmente desde hace varios meses (venía de cumplir una suspensión), y a que el piso del Nuevo Rancho Grande sigue mostrándose enemigo de aquellos que intentan dar dos pases seguidos por abajo.
Así, pese a las buenas intenciones del realiquense -que por momentos contagió a sus compañeros-, Belgrano no sumó más que un punto. Pero al mismo tiempo abrió una nueva puerta, la del juego asociado, como para buscar en la revanchas algo más de lo que hasta ahora consiguió jugando a los rebotes.

Peleado.
El primer tiempo fue, como casi siempre, muy peleado, con dos equipos bien plantados en defensa y dispuestos a luchar por cada pelota como si fuera la del campeonato. La línea de tres defensores del local se mostró segura, su trabajo se basó casi exclusivamente en rechazar algunos pelotazos largos, y el arquero Matías Boto prácticamente no participó del juego, dejando en claro que Alianza se conformó con aguantar el cero desde el primer minuto.
En el medio, Maximiliano Cantoni (en el doble cinco con Maximiliano Russo) intentó darle claridad a la salida, pero muchas veces cayó en la tentación de las pelotas largas, que por el viento a favor casi siempre se transformaron en larguísimas.
Mientras tanto, Mauri intentaba acomodarse a una función similar a la de un enlace -una posición a la que no está habituado-, y quedaba muy expuesto a los roces y a un juego físico que lo fue desgastando, mucho más teniendo en cuenta su inactividad.
Arriba, Mauricio Germi se movía bien para intentar aprovechar las migas del trabajo del pivote Lucas del Río, pero la pelota no llegaba bien o muchas veces era controlada por el eficiente sistema defensivo que planeó el entrenador visitante Gerardo Solana, ayer también volante del elenco neuquino.
Así, en los primeros minutos los locales sólo lograron inquietar realmente con una buena jugada individual de Germi, que desbordó dejando en el camino a Mariano Figueroa y envió un centro atrás para que Leonel García Barros defina a la carrera cerca de un palo.
Pero pasada la media hora de juego Almada hizo una de Marcelo Bielsa, porque sin esperar ni el entretiempo sacó a Matías Sosa (no había logrado prevalecer por derecha) y dispuso el ingreso de Maximiliano Blanco. Con esa variante logró preocupar más en ataque, pero principalmente le dio más lugar a Mauri, que se retrasó a su habitual posición y, ya con la cancha de frente, empezó a manejar los tiempos.
Las chances, igualmente, no sobraron. Por el contrario, sólo lograron levantar a los hinchas con un remate de García Barros que se fue cerca de un palo, y con otro disparo de Alexis Uhaldegaray (ingresó por el lesionado Germi) por arriba del travesaño. De Alianza, nada.

Empuje.
En el complemento, la superioridad de Belgrano fue marcada por su empuje, siempre de la mano de Mauri, que en los últimos pasajes se mostró cansado y falló en algunas decisiones.
Alianza siguió con su juego de darle la pelota al local y presionarlo en diferentes sectores del campo, pero sin lograr cambiar la tónica del partido. Aunque en este caso aprovechó dos fallos defensivos (los únicos en la tarde) de Belgrano y casi marca: el primero, a los 5 minutos, cuando Leopoldo Cisneros entró al área a puro amague y terminó definiendo mal; el segundo, a los 44, cuando el mismo Cisneros robó la pelota tras una mala salida de Mario Ibarbangoitía (otra vez en buen nivel) y se apuró a rematar -desviado- cuando estaba frente a Boto.
Entre esas dos jugadas, todo fue de Belgrano, que aún con sus limitaciones hizo los méritos como para ganar. La más clara llegó a los 37 minutos, cuando Mauri envió un centro medido a la cabeza de Del Río, que saltó junto al arquero Carlos Ronco y la pelota salió hacia arriba, para caer en el vértice del ángulo izquierdo del arco. De allí rebotó hacia el medio y le cayó a Cantoni, peso su remate fue despejado casi sobre la línea. Y del córner, Martín Priotti cabeceó al lado de un palo.
Fue el final. Belgrano buscó hasta el cierre, pero ya no tuvo chances reales, y terminó lamentando la expulsión directa de Cantoni por una entrada sobre el movedizo Manuel Gutiérrez que el árbitro Javier Nasier entendió como un codazo desleal.
Ahora, a pensar en las revanchas que comenzarán el domingo. Será otra vez en casa, contra la CAI de Comodoro Rivadavia y con la esperanza de, quizás con un juego diferente, buscar algo más.

Deportivo Roca saltó a la punta.
Deportivo Roca superó por 2-0 al hasta ayer invicto Guillermo Brown de Puerto Madryn y, en el cierre de la primera ronda del Torneo Federal "A" de fútbol, quedó como único puntero de la Zona 1. El Naranja, que entre semana había vencido como local a General Belgrano, volvió a ganar en su cancha gracias a los goles de Martín Pavez y Jonathan Morán, y saltó a la punta del certamen.
El otro que dio un paso importante en la jornada de ayer fue la CAI de Comodoro Rivadavia, que quedó como escolta tras golear como visitante a Independiente de Neuquén por 3-0. Lucas Reynoso y Maximiliano Brito en dos oportunidades marcaron los tantos del elenco chubutense.
El que no levanta cabeza es Cipolletti, que volvió a perder, esta vez por 1-0 como visitante ante Deportivo Madryn. Matías Garrido anotó para el Aurinegro, que terminó con dos menos por las expulsiones de Fabricio Elorriaga y Leonardo Olave.