“Ahora el auto se puede disfrutar”

MIGUEL COSTA, UN INVITADO QUE SE DIO EL GUSTO DE GANAR EN EL SUPERCAR

Daniel Costa (Chevrolet) tuvo como piloto invitado a su hermano Miguel, en la segunda fecha del Supercar Región Pampeana, competencia disputada el pasado domingo en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay.
Daniel ocupó el decimosegundo puesto en la competencia inicial, mientras que Miguel se impuso en la segunda final al ser excluido Facundo Onandia (Ford), quien había cruzado primero la línea de llegada.
“Somos una familia de fútbol, mi padre fue jugador. Pero nosotros salimos corredores de autos”, dijo Daniel a poco de recibir a su hermano en la zona de parque cerrado.
Miguel, que el domingo consiguió su primer podio, fue quien con apenas 15 años comenzó a armar un auto de TC Pampeano en un galpón de su abuelo junto a algunos amigos, cortando y soldando cada caño. En esta categoría, los Costa con el tiempo se iban a convertir en campeones, primero fue Miguel y después, Daniel.
“Fue muy linda esta carrera. Desde el auto viejo, como llamarlo de alguna manera, a este que manejé hoy existe una gran diferencia. Antes lo sufría, ahora se pude disfrutar”, dijo Miguel, que lamentó que su hermano por un problema mecánico no pudiera terminar mejor en la primera carrera.
Miguel, quien fue el primero en desembarcar en el Supercar hasta que decidió no correr más, manifestó que desde el viernes, cuando se subió al auto, se sintió a gusto. “Si bien no corrí con los pilotos titulares, me di cuenta que esta categoría es muy competitiva. Esta muy linda”.
-¿Crees que con este auto, Daniel puede pelear el campeonato?
-Sí, totalmente. Lo único que no puede pasar lo que pasó hoy con el embrague, que fue una pavada. Este auto evolucionó un montón, y eso es lo más importante.
-¿Tenés pensado volver a correr?
-No, un auto en la familia en suficiente. Para correr se necesita mucho presupuesto, y no es fácil conseguirlo.
-¿Tenés ganas de volver al Supercar?
-Las ganas no se van nunca. Quien dice que uno se saca las ganas con una carrera es mentira, las ganas quedan.
-¿Crees que fue una buena idea correr con pilotos invitados?
-Fue una muy buena idea.
Daniel, por su parte, tuvo un sabor agridulce. Se mostró feliz por el triunfo de su hermano y a su vez lamentó no haber podido sumar más puntos en la primera final.
“Estoy contento con mi piloto invitado, que fue nada menos que mi hermano, quien tanto me ayuda para que pueda correr. Si hasta me regaló el Chevrolet después de lucharla y de no poder subir al podio”, dijo Daniel.
“Lo positivo es que el auto se mostró rápido tanto en las pruebas como en las clasificaciones. Ahora hay que seguir trabajando. No se puede dar ninguna ventaja en esta categoría”, indicó Daniel, quien quedó tercero en el ranking.

Compartir