All Boys campeón

All Boys campeón. La expresión, tan simple como repetida, breve y a la vez contundente, sintetiza la historia de la Liga Cultural de fútbol. Es como un eterno déjà vu, que con algunos intervalos se refuerza cada fin de año cualquiera sean los nombres particulares que le dan vida.
Ayer, como en las últimas cuatro temporadas, la expresión fue refritada una vez más. Como si no importara el rival de turno, All Boys nuevamente se coronó como el mejor del Torneo Oficial culturalista y levantó su copa número 41.
Esta vez lo sufrió Pampero de Guatraché, de impresionante campaña en la Zona Sur y que amenazaba con pelear por el reinado asentado sobre una base de figuras de renombre. Pero -aún renovado- el Auriazul mostró su chapa, superó una nueva definición con solvencia y dio otra vuelta olímpica.
El partido final, en el estadio Manuel Augusto Nieto guatrachense, terminó 2-0 a favor de los santarroseños, que ya habían ganado 2-1 en la ida y por lo tanto terminaron cerrando la serie con un claro 4-1.
Tenca Hernández y Jerónimo Gutiérrez, de penal, marcaron ayer los goles para los dirigidos por Mauricio Rambur, que dominaron el juego de principio a fin y dejaron en claro que su especialidad son las definiciones.

Doble presión.
Ante unas dos mil personas que le dieron un marco ideal a la final, All Boys hizo valer desde el inicio la victoria conseguida en casa una semana antes, que obligaba a Pampero a ir a buscar el triunfo.
Los santarroseños aprovecharon esa carga emocional de los locales y, lejos de esperar en su propio campo, reforzaron la presión con un despliegue físico impresionante, evitando así que La Estrella se moviera con tranquilidad en su cancha.
Y con el correr de los minutos empezó a agrietarse el esquema local, porque el equipo quedó cortado y las excursiones ofensivas quedaron reducidas a alguna inspiración individual de alguno de los delanteros, que siempre se encontraron con las manos de Braian Roston.
El visitante, en cambio, generaba errores en campo rival con su presión y salía disparado por las puntas, con los mellizos Hernández en un gran nivel, con Gutiérrez enchufado y con el resto trabajando con la idea bien clara. El trabajo incansable de Luciano Andrada para pelear arriba, el equilibrio de Gastón Ceccani en el medio, la solvencia de Renzo Quiroga en el fondo y la seguridad transmitida por Roston en el arco conformaron esa columna vertebral de All Boys.
El gol, a los 21 minutos y después de una “jugada de fútbol 5”, empezó a cerrar la historia: Antú Hernández aprovechó una mala salida de Gonzalo Turri (retrocedía demasiado a buscar la pelota), llevó el juego al área con un exquisito pase a Gutiérrez y éste cedió para Tenca Hernández, quien en dos toques (el primero fue tapado por Paulo Pantanetti) definió a la red.
A All Boys se le terminaron de abrir las puertas y a Pampero se le cerraron los pocos caminos que había encontrado. De allí hasta el final de la primera parte, y en el inicio del complemento, el local buscó achicar la brecha con centros y la visita ampliarla con contras.
Y el que encontró fue el Auriazul, porque a los 13 del segundo tiempo Andrada fue empujado en el área local cuando se preparaba para cerrar una contra perfecta y Cristian Rubiano marcó penal. Gutiérrez, con una ejecución a un ángulo, logró el 2-0.
Pudo ampliar la diferencia All Boys en varias oportunidades, pero Matías Boto mostró su jerarquía para mantener un resultado decoroso y para que Pampero terminara el año con la cabeza en alto. La campaña de la Estrella merecía un buen cierre de temporada, pero enfrente estaba el eterno campeón.

Macachín al Provincial.
Atlético Macachín se convirtió ayer en el sexto clasificado de la Liga Cultural de Fútbol al Torneo Provincial 2019, al vencer como local por 2-0 a Independiente de Jacinto Arauz, en el encuentro de vuelta del repechaje. Los goles del Rojo fueron anotados por Agustín “Pitu” López Alduncín, que de esta manera se clasificó con un global de 4-2 (2-2 en la ida). Los seis de la Cultural que tienen su lugar son All Boys, Independiente de Doblas, Deportivo Rivera, Atlético Macachín, Pampero de Guatraché y Huracán de Guatraché.

“Todos aportamos cosas importantes”.
Nazir Leones es uno de los símbolos de este All Boys. Con mayor o menor participación, La Joya termina cada año levantando una copa. Con el Auriazul ya suma siete campeonatos de la Liga Cultural de fútbol, más dos títulos del Torneo Provincial, y se convirtió en el más ganador de esta generación, al superar con la consagración de ayer a Lucas Vassallo, que justamente vistió este año la camiseta de Pampero de Guatraché.
En medio de los festejos por el título número 41 del equipo santarroseño, Leones reconoció que cada temporada disfruta más el hecho de levantar una copa, y al mismo tiempo aseguró que todos los integrantes del plantel aportaron lo suyo en diferentes momentos.
“La verdad es que estoy extremadamente contento. Cada vez lo disfruto más, porque uno lleva muchos años acá y nunca sabe si va a poder estar en una nueva final o siendo parte de un equipo campeón”, señaló uno de los capitanes alboyenses.
A sus 29 años, La Joya no tuvo tanta participación este año, pero cada vez que lo llamaron a jugar cumplió con goles importantes y aportando desde diferentes sectores para intentar conseguir el objetivo final, que en All Boys siempre es el campeonato. “El plantel se repuso de un escenario complicado (a principio de año se fueron muchos jugadores) y nuevamente logramos un título. Es muy valorable, porque si hoy no ganábamos, todo lo hecho no hubiera servido”, disparó tajante el mediocampista ofensivo.
Y en el mismo sentido destacó que sus minutos en cancha fueron tan importantes como los de quienes jugaron casi siempre o como los de quienes entraron aún menos que él. “Se disfruta igual. Uno siempre quiere jugar, pero los chicos que están jugando lo hicieron muy bien. Hay que representar al club de la manera que le toque, sabiendo que siempre se puede ser importante en alguna parte del torneo. Y en este caso todos los integrantes del plantel aportamos cosas importantes, con mayor o menor continuidad. Ese trabajo de equipo fue la clave”, analizó La Joya.
Además, al referirse a la motivación para seguir peleando campeonatos y ganando títulos, Leones señaló que en el club se vive una energía especial que se renueva cada año. “En All Boys te acostumbrás a ganar, es como una energía constante que hay y que te lleva a ganar cosas”, aseguró.
“Este club te necesita siempre al cien por cien. A veces se hace difícil llegar a fin de año con esa energía, pero en este caso la ganamos muy bien a la final y ese es un valor agregado al título”, agregó.
Finalmente, Leones, uno de los más queridos en el plantel por sus aportes dentro y fuera de la cancha, no aseguró su continuidad para el año que viene, aunque se entusiasmó con una temporada en la que el equipo disputará el Torneo Regional Federa Amateur.
“El año que viene no sé dónde voy a estar… Jugando seguro, pero no sé dónde”, comentó. “Lo que pasa es acá hay que estar al cien por cien y uno se va poniendo más grande; entonces hay que poner todo en la balanza”, insistió.
“Si me toca seguir en el club será con la energía de siempre; lo bueno es que se viene un año con participación nacional, que es lo que uno estaba esperando. Ahora a descansar y festejar, después veremos”, cerró el capitán.