All Boys marcó terreno con una goleada

TORNEO PROVINCIAL: DURA CAIDA PARA ATLETICO MACACHIN EN EL DEBUT

Con grandes actuaciones de Mauro Barreiro y Jerónimo Gutiérrez de mitad de cancha hacia arriba, una sociedad en ciernes entre Matías Sosa y Nicolás Sosa que promete buen pie en mitad de cancha, una defensa aguerrida y convencida de hacer lo que necesita el equipo, y una intención de juego general que una vez pulida puede dar buenos frutos, All Boys dejó en claro anoche que está para pelear este Torneo Provincial.
La prueba de fuego en el debut fue ante uno de los equipos que se armó con intenciones de llegar lejos, Atlético Macachín, y el resultado fue un 3-0 que le permitió ganar sus primeros tres puntos en la Zona “A”, marcar terreno en casa y sumar confianza de cara al futuro.
Para el Rojo, en cambio, la derrota fue un duro golpe si se tiene en cuenta que llega a este torneo pampeano con la idea de dar batalla, pero a la vez es un aviso a tiempo porque todo recién comienza.
Jerónimo Gutiérrez en dos ocasiones -la segunda con un golazo- y Luciano Andrada marcaron los tantos en el Dr. Ramón Turnes, donde se completó la primera fecha que el sábado había tenido como adelanto la goleada (4-1) de Ferro de General Pico ante Sportivo Independiente de la misma ciudad.

Golpe inicial.
El partido comenzó con un golpe que marcó el ritmo de lo que vendría después. Antes de cumplirse el minuto de juego, Barreiro dominó en tres cuartos y habilitó con un gran pase a una diagonal de Gastón Rosales, quien metió la pelota en el área y allí Gutiérrez controló y definió a la red. Hubo protestas visitantes porque el asistente había levantado el banderín en el inicio de la jugada, pero Jorge Villalva hizo bien en dejar seguir porque el que estaba adelantado (sin intervenir) era Yael Ferreyra.
El Rojo sintió el cimbronazo y le costó recuperarse, porque se hacía muy largo y dejaba muchos espacios frente a su área, que con Barreiro y Gutiérrez en el nivel de anoche son prácticamente fatales.
En los primeros 15 minutos el local tuvo chances como para liquidar el partido, pero un par de malas decisiones a la hora de definir (la más clara la tuvo Barreiro en un mano a mano que perdió ante Matías Pérez) le impidieron aprovechar del todo el descalabro defensivo de Macachín.
Con el correr de los minutos la visita logró acomodarse en la cancha, gracias a un movedizo Gonzalo Turri y al buen manejo de Angel Arco y Heber Costanzo, pero del otro lado fue creciendo la tarea de la dupla Sosa-Sosa en el medio y daba la sensación que en cualquier momento podían generar una jugada colectiva como para empezar a cerrar la historia.
Sin embargo, ese golpe de nocaut llegó de una inspiración individual de Gutiérrez, quien enganchó dos veces entrando de izquierda al centro y sacó un zapatazo desde fuera del área que pegó en el travesaño y terminó en la red.

El cierre.
En el complemento All Boys le cedió terreno y pelota a Macachín, al que le faltó profundidad para perforar a la firme defensa local. Un remate de Arco, un cabezazo de Fernando Alvarez tras una desinteligencia en la última línea del Auriazul y un disparo de García Yaupí fueron las pocas llegadas visitantes.
Del otro lado, Barreiro hizo lo que quiso pese a que lo golpearon mucho, Gutiérrez y Rosales siguieron corriendo y desbordando, y al final el ingresado Andrada puso el 3-0 tras quedar mano a mano luego de una apilada del propio Tapón. Fue un 3-0 claro y contundente, como para marcar terreno.