All Boys no perdonó a Deportivo Rivera

LIGA CULTURAL: EL AURIAZUL VOLVIO A LA VICTORIA CON UN FESTIVAL DE GOLES

El Auriazul goleó al conjunto bonaerense por 7-1, para quedar como escolta en la Zona Norte. Los tantos fueron convertidos por Gutiérrez, Del Río en dos ocasiones y Pérez con un “poker”. El descuento lo marcó Hernández de penal.
All Boys de Santa Rosa no tuvo problemas para golear ayer a Deportivo Rivera por 7-1, en uno de los encuentros correspondientes a la quinta fecha del Torneo Apertura en la Zona Norte de la Liga Cultural de fútbol.
El tridente ofensivo que puso en cancha el técnico alboyense, Sergio Guerra, le dio sus réditos en la red: Jerónimo Gutiérrez abrió la cuenta, Lucas Del Río aumentó por duplicado y Rubén “Titino” Pérez marcó un “poker” de goles para una nueva goleada de los santarroseños. Los bonaerenses habían llegado al descuento (1-2) a través de un penal convertido por Julio Hernández.
De esta manera, el campeón defensor se recuperó de la derrota sufrida en la jornada anterior, ante Independiente de Doblas, y se acomodó en el segundo puesto de las posiciones, por detrás de los líderes General Belgrano y Deportivo Anguilense, al que visitará el próximo domingo.
La diferencia en el juego quedó plasmada en los primeros ataques de cada equipo. Mientras en un arco apareció Matías Boto para ahogarle con un manotazo el festejo a Hernández, cuando el reloj marcaba 4 minutos; en el otro, apareció la figura goleadora de Gutiérrez para tomar un rebote y abrir el marcador cuatro minutos después.
Está claro que a este All Boys no se le puede perdonar nada y si el rival tiene la chance de convertir tiene que aprovecharla, porque luego termina pagando caro la falta de eficacia en el ataque. Y es así que el partido en pocos minutos dejó de ser tal.
El Auriazul amplió la diferencia a los 12 minutos, en una jugada que se gestó desde el arco de Matías Boto. El arquero sacó un largo pelotazo para Gutiérrez, el delantero le ganó a su marcador y enfrentó a Rodrigo Mock, que le tapó el remate, pero el rebote le cayó a Lucas Del Río. El “Tanque” amagó y sacó un potente disparo para el 2-0.
Deportivo Rivera, que mostró un comienzo interesante pero lentamente se fue desinflando, llegó al descuento a través de un penal que Boto le cometió a Hernández. El duelo entre el mediocampista y el arquero se repitió desde los doce pasos y allí el “10” definió al palo izquierdo de Boto, que eligió la otra esquina.
Parecía que empezaba otro partido, porque ahora la diferencia era mínima. Sin embargo, All Boys se encargó de impedir cualquier tipo de reacción de Rivera, ya que un minuto después, a los 29, apareció el “Tanque” Del Río para clavar un gran cabezazo, cambiar la trayectoria de la pelota, y establecer el 3-1.
El Auriazul siguió buscando el arco contrario y tuvo, a los 31, en los pies de Angel Acosta, de muy buen partido, el cuarto aunque el travesaño le ahogó el grito. Y dos minutos más tarde se hizo presente el goleador de la tarde, Rubén Pérez, que definió con gran clase por arriba del arquero Mock, tras una buena asistencia de Lucas Del Río, y convertir el 4-1.

Pérez imparable.
Como había pasado en el primer tiempo, Rivera tuvo la primera ocasión en el arranque del complemento. Otra vez desde los pies de Julio Hernández y otra vez, como sucedió en la primera etapa, apareció Boto para taparle el remate.
Y después de ese minuto que tuvo el elenco visitante, fue casi todo, por no decir todo, del local, que contó en estos 45 minutos finales con un “Titino” Pérez imparable frente al arco rival.
Más allá del trabajo goleador de Pérez, el Auriazul contó con un buen trabajo del dúo Leones-Acosta en el medio, bien secundados por el “Melli” Antú Hernández, y las constantes subidas de Javier Videla, otro que tuvo un buen partido en el local.
El entrenador Sergio Guerra metió mano en el equipo y éste no resintió su funcionamiento. Así fue como amplió la diferencia con tres goles más de Pérez.
A los 21 minutos, Angel Acosta puso un gran pase en profundidad para que “Titino” quede mano a mano ante Mock y define ante el achique del arquero visitante.
Se sabe que Pérez ha mostrado un nivel distinto en las canchas de esta región, pero también ha demostrado que sabe estar ubicado en el lugar apropiado, como sucedió en los dos últimos tantos.
A los 30 minutos, ni Bruno Schaab, ni Nazir Leones pudieron vencer a Mock, la pelota quedó dando vueltas para que Pérez capitalice el rebote y convierta el tercero de su cuenta personal y ponga el marcador 6-1.
El cuarto de Pérez llegó también aprovechando un rebote, con mucho olfato de goleador. Tiro libre de Hernández desde la izquierda, cerca del área, Bruno Schaab la bajó por el segundo palo, para el ingreso de Leones. El mediocampista intentó puntearle la pelota a Mock, pero el arquero tapó a medias, ya que dio rebote y éste fue capitalizado por “Titino”, que se llevó la pelota por delante y anotó el 7-1, para que el Auriazul cierre un nuevo festival de goles en el estadio Doctor Ramón Turnes.

Anguilense bien arriba.
Deportivo Anguilense se quedó con el duelo de punteros, al superar como local a Independiente de Doblas por 2-1, para mantenerse en lo más alto de las posiciones, junto a General Belgrano, que ayer le ganó en el otro choque de líderes a Winifreda (ver página 31).
Los goles del Fantinero fueron convertidos por Ariel Romano en contra y Jeremías Lucero; mientras que Arturo “Colo” Gehl había logrado la igualdad transitoria para los dirigidos por Alberto “Tito” Mansilla.
Los primeros 45 minutos fueron de mucha paridad y los dos tuvieron sus chances claras como para abrir el marcador, sin embargo ninguno pudo quebrar el cero.
En la segunda etapa, a los 7 minutos, llegó la apertura del marcador. Miguel Román desbordó por izquierda y envió el centro que superó al arquero Eduardo Coria, la pelota le quedó a Lucero. El delantero definió de frente al arco, el palo le ahogó el festejo, pero Romano en su afán por rechazar terminó convirtiendo en su propia valla.
El Rojo de Doblas consiguió nivelar el partido a los 23, por intermedio del “Colo” Gehl, que capitalizó un centro de Néstor Etcheverry, para vencer a Raúl Alomo.
Anguilense llegó al triunfo diez minutos después, cuando Lucero definió desde el punto penal, la pelota rebotó en un defensor y se le metió por arriba a Coria.