“Anduvimos mejor de lo imaginado”

El santarroseño Javier “Tigresito” Guindani se ubicó segundo en las dos finales en una nueva fecha del campeonato de Supercar Región Pampeana, que se presentó en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay.
Merced a ese desempeño, Guindani quedó líder de los play off, convirtiéndose en la revelación de la temporada y uno de los candidatos al título de campeón.
“Estoy contento porque el miércoles antes de la carrera se me rompió el motor, y después de mucho esfuerzo pudimos repararlo y finalmente corrimos. Anduvimos mejor de lo imaginado”, manifestó Guindani después de pesar su auto.
Guindani, que apenas terminó la segunda carrera ya sabía que había quedado primero en los play off, agregó: “Estoy muy orgulloso y contento de lo que hice en las dos finales”.
-¿Cuál fue para vos la final más emocionante?
-La segunda carrera fue más emocionante. Si hubiera podido agarrar la punta en las primeras vueltas ganaba, porque mi Chevy tiene un buen ritmo.
-Horacio Serra te agradeció públicamente tu comportamiento en la pista.
-Así son las carreras. A veces se puede ganar una posición y a veces, no. Hay que entenderlo, porque es preferible levantar y conservar un puesto y no quedar fuera de carrera por una tontera.
-¿Cuándo decidiste no seguir presionando a Serra?
-Cuando vi que Eduardo Martínez ya no estaba más en los espejos, me quedé más tranquilo. Y, además, preferí no arriesgar más de la cuenta.
-En la primera final sorprendiste en la largada al saltar del sexto al segundo puesto.
-Cuando corrí en el Promocional siempre ganaba dos o tres posiciones en la largada, y en el Supercar me está pasando algo parecido.
-¿A partir de ahora cómo crees que vas a plantear las carreras teniendo en cuenta que estás primero en los play off?
-Tengo que seguir peleando los primeros puestos, sin cometer ningún error. Sé que el piloto a vencer es Eduardo Martínez, que cuenta con una Dodge que anda muy bien.
-Cuando comenzaste a correr este campeonato manifestaste que tu objetivo era agarrarle la mano al auto. ¿Esta ya fue una etapa superada?
-No. Todavía siento que me falta agarrarle la mano a la Chevy. Por ejemplo, cuando corrí en el Promocional, en un momento sentí que el Fiat y yo éramos una sola cosa. Esto todavía no me pasa con este auto.

Bajo presupuesto.
Guindani explicó que corre con un bajo presupuesto. “El motor me lo hace Adrián Alcala. Mi padre trabaja en el chasis, el “Patón” Seip me regaló un juego de amortiguadores y yo me las rebusco arreglando el casco. No nos sobra para nada la plata, por eso la poca que tenemos la utilizamos en el desarrollo de la Chevy”.
“La actuación de hoy se la dedico a Alcala, Seip, a mi familia y amigos, como por ejemplo Juanma, que la verdad que me da una mano bárbara, pese a que es hincha de Ford”, enfatizó Guindani, para luego seguir festejando en el podio.

“Un sabor amargo”
Eduardo Martínez (Dodge) lamentó que en la segunda final no haya podido evitar involucrarse en un toque múltiple, generado por Diego Martínez, que lo obligó a desertar restando una vuelta para la bandera a cuadros.
El corredor piquense, que merced al triunfo de la primera final, está segundo en los play off, manifestó: “Me sorprendió cuando el auto de Martínez se puso de costado, por eso no pude esquivarlo”.
“Quedé muy conforme con lo realizado en la primera final, pero me voy con un sabor amargo por lo demás”, expresó Martínez, y agregó: “Ahora hay que recuperar la Dodge para la próxima fecha”.