Anguilense superó a Mac Allister

LIGA CULTURAL: EL FANTINERO SUMO DE VISITANTE, SE PRENDE EN EL TORNEO Y TODAVIA NO CONOCE LA DERROTA

El equipo de Anguil ganó merecidamente en la cancha de Mac Allister. Por su parte, el rival no supo resolver la “ecuación” impuesta por Darío Mundo y sigue sin conocer la victoria en lo que va del torneo.
Deportivo Anguilense venció ayer, en condición de visitante y con claridad, por 2 a 1 al Deportivo Mac Allister, en uno de los partidos correspondiente a la tercera fecha del Torneo Clausura de la Zona Norte de la Liga Cultural.
Eizaga abrió el marcador para la visita a los 29 minutos de la primera parte, a los 40 amplió la ventaja Sepúlveda y recién a los 38 del complemento llegó el descuento por medio de Alzamendi. Además, Luciano Roo le contuvo un penal a Sepúlveda en el primer tiempo.
A veces un resultado ajustado disfraza la realidad de lo acontecido durante los noventa minutos, y eso fue lo que sucedió ayer por la tarde en la cancha de Mac Allister. El Fantinero fue claramente superior a su rival en todas las líneas y en el dominio de la pelota. El local, dejando de lado el gol, contó con pocos destellos de buen fútbol que surgieron de Montenegro, Videla y Darío Benvenuto.
Tuvieron que pasar 29 minutos para que llegaran las emociones. Hasta ese entonces, la visita ya dominaba pero no llevaba peligro al arco defendido por Roo. Del otro lado, la presión ejercida por el mediocampo de Anguilense obligaba al local a utilizar los pelotazos frontales como única vía de ataque, una estrategia que funcionó contra Santa Rosa el fin de semana pasado pero que ayer chocó una y otra vez contra un “paredón” compuesto por Leonarth, Alvando, Miramontes y Monaiser.
Un rechazo desde el fondo Fantinero sorprendió a la defensa del Depo, situación que aprovechó Sepúlveda para enviar un centro desde la derecha y encontrar, en soledad y a la altura del punto penal, a Eizaga, que solo tuvo que empujarla a la red ante la atónita mirada de Roo por la falta de reacción de la dupla central.
La visita se puso en ventaja merecidamente y, aprovechando la “siesta” local, fue por más. Iban 36 minutos cuando Leonarth se mandó al ataque gambeteando y cuando pisó el área rival se derrumbó, Malvina Schiel observó una falta y cobró penal. El ex Alvear FBC fue el encargado de ejecutar la pena máxima pero el remate fue contenido por una excelente atajada del ex All Boys.
Eso no pareció afectar a los jugadores de Anguilense, que apenas cuatro minutos más tarde ampliaron la ventaja. Un lateral (si, un lateral) desde atrás de la mitad de la cancha volvió a encontrar dormidos a los dirigidos por Alou y, tras un centro, la pelota le llegó a la cabeza de un desmarcado Sepúlveda que con hambre de revancha definió cruzado y abajo al palo izquierdo de Roo.

Descuento.
El inicio del complemento mostró a un Mac Allister distinto, que generó dos jugadas claras en menos de 4 minutos, pero fue solo eso…el inicio.
Varias jugadas del Fantinero fueron las responsables de desinflar la ilusión local. Las más clara fue a los 7, donde el también ex Racing de Castex quedó mano a mano con el uno del Depo. El delantero definió por arriba ante la salida del arquero pero la pelota fue rechazada en la línea por Polanco.
Alou metió mano en el banco y Mac Allister adelanto sus líneas, aunque el panorama no cambió. La desesperación del Depo hizo más fácil la tarea para la defensa visitante.
El partido entraba en el tramo final cuando llegó el descuento. En la jugada previa al gol de Mac Allister hubo una jugada peligrosa entre el arquero visitante y Franco González. El delantero, que se había sacado la marca de encima cerca del área, chocó violentamente con Galant luego de que el uno saliera con los dos pies para adelante, y si bien le tapó el remate también se llevó puesto a González. Schiel, pese a la protesta de los del Depo, señaló el banderín del corner.
El tiro desde la esquina derecha fue rechazado pero el rebote fue capturado por el Pescado, que abrió para Ferreyra y este último envío un centro que capitalizó de cabeza Alzamendi. Ya no quedaba tiempo para más.
Anguilense sumó nuevamente de a tres y se mete en la pelea. Por otra parte, Mac Allister sigue metido en un profundo sueño del que cada vez se le hace más difícil despertar.