Ardusso ganó la carrera que necesitaba

Facundo Ardusso se dio el gusto de ganar ayer la decimotercera fecha del campeonato de Turismo Carretera, en el autódromo pampeano. El podio se completó con Gastón Mazzacane y Agustín Canapino. Ardusso estiró ventajas como líder de la Copa de Oro.
El santafesino Facundo Ardusso, que Torino, se impuso en la decimotercera fecha del campeonato de Turismo Carretera, que se disputó ayer en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay, ante más de 40 mil personas.
Con esta victoria, Ardusso se terminó de consolidar como el máximo candidato al título, no sólo por estirar ventajas como líder de la Copa de Oro, sino además por ganar la carrera que necesitaba para alcanzar la corona.
Ardusso se impuso con un tiempo de 38 minutos, 43 segundos y 128 milésimas para recorrer las 30 vueltas al trazado de 4.148,40 metros de extensión, a un promedio de 195,017 kilómetros por hora, escoltado por el platense Gastón Mazzacane (Chevrolet), a 1s316m y el arrecifeño Agustín Canapino (Chevrolet), a 4s231. Más atrás se ubicaron el uruguayo Mauricio Lambiris (Ford), a 4s765, y Josito Di Palma (Torino), a 5s107. Los diez primeros lugares se completaron con Esteban Gini (Chevrolet), a 19s076, Mariano Werner (Ford), a 19s215, Sergio Alaux (Chevrolet), a 20s193, Juan Marcos Angelini (Dodge), a 20s357, y Lionel Ugalde (Ford), a 21s111.
En la Copa de Oro, Ardusso estiró ventajas en la cima con 133,5 puntos, delante de Canapino, con 123,5, Di Palma, con 95, Mazzacane, con 93, Christian Ledesma (Chevrolet), con 79,5, Lambiris, con 74,5, Juan Manuel Silva (Ford), con 65, Jonatan Castellano (Dodge), con 62, Juan Martín Trucco (Dodge), con 54, José Manuel Urcera (Chevrolet), con 52, Matías Rossi (Ford), con 41,5, y Guillermo Ortelli (Chevrolet) 38,5.
En el certamen anual, Ardusso quedó líder con 439,5, aventajando a Canapino, con 390, y Di Palma, con 383,5.
El múltiple campeón de TC Guillermo Ortelli (Chevrolet) abandonó cuando transitaba por la vigésima sexta vuelta.
La próxima carrera será llevará a cabo el 19 de noviembre, en el autódromo de Comodoro Rivadavia.

Escasa emoción.
El espectáculo de ayer arrancó con las tres series, en lo que terminó siendo lo más emocionante que brindó el TC, en una jornada en la que el público superó las expectativas: se estima que más de 40 mil personas concurrieron al autódromo pampeano.
En la primera batería triunfó Mazzacane, delante de Gini y Werner. En la segunda serie ganó Facundo Ardusso, superando a Lambiris y Mangoni; y en la tercera dominó Canapino, escoltado por Di Palma y Ugalde.
En la final, Ardusso picó en punta tras soportar el ataque de Canapino, que se la jugó por afuera pero que no le alcanzó. Inmediatamente después fue Mazzacane que realizó su mejor maniobra de la temporada para saltar al segundo puesto.
Ardusso no tardó en escaparse, delante de Mazzacane, seguido por Canapino, Lambiris, Di Palma, Gini y Werner, Mientras que Ortelli se colocó decimocuarto.
Por momentos, Lambiris intentó arrebatarle la tercera posición a Canapino, que se defendió de forma impecable, sin mostrar fisuras. Al tiempo que Di Palma era el más rápido en los sectores de media velocidad, aunque no le alcanzó para poder superar a Lambiris.
Ardusso llegó a sacar más de tres segundos con respecto a Mazzacane, que a su vez se escapó de Canapino. Entonces la lucha fue por el tercer escalón del podio entre Canapino, Lambiris y Di Palma fue lo más interesante de la carrera.
Al pasar las vueltas, la final se hizo monótona, con escasas alternativas. Literalmente sin emoción. Ardusso dominó con tranquilidad, Mazzacane siguió con buen ritmo y Canapino no aflojó. Sobre el final, Lambiris insinuó ir en busca del podio, pero inmediatamente desistió debido a que a su vez tuvo que cuidarse de Di Palma.
Ardusso recién aflojó en la última vuelta, cuando la victoria estaba asegurada. Mazzacane y Lambiris completaron el podio, y Di Palma se tuvo que conformar con el cuarto lugar.
Ardusso le dio otra alegría a la gente de Torino, que ganó el último campeonato en 1971.

“Hoy, Facundo fue imbatible”.
“Hoy, Facundo fue imbatible. En la largada no me dio ninguna chance, y después se escapó”, dijo Agustín Canapino (Chevrolet) cuando en la sala de prensa habían quedado pocos periodistas, en el momento en el que los pilotos terminaron de bajar sus pulsaciones y están más tranquilos.
Canapino, que ocupó el tercer lugar del podio en la final, había comenzado bien la jornada al imponerse en una de las series, pero sabía mejor que nadie que de no pasar nada raro Ardusso era el candidato a la victoria.
“Los kilos de lastre fueron la causa de que perdiera alguna décimas. Por eso me superó Mazzacane y debí conformarme con el tercer puesto, que en realidad lo tuve que defender”.
Canapino agregó que se debió esmerar para no perder la tercera colocación, al tiempo que agregó: “Todas las vueltas fueron a dientes apretados, no podía descuidarme de Lambiris y Di Palma. Si me descuidada, perdía”.
“Restan dos fechas, todavía pueden pasar muchas cosas”, indicó Canapino, al tiempo que admitió que Ardusso pasó a ser el máximo candidato al título. “Facundo tiene las mayores chances de ganar la Copa de Oro. Todos lo sabemos”.
Mazzacane, que llegó segundo, elogió al autódromo pampeano. “Acá siempre me tratan bien, me siento cómodo. Tengo que agradecer a Canapino, porque la maniobra que hice cuando salté al segundo puesto se hacen de a dos. Agustín me respetó”.
Mazzacane afirmó que una vez que superó a Canapino, pensó que podía alcanzar a Ardusso, pero le resultó imposible. “No pude acortar distancia, Ardusso tuvo un muy buen ritmo”.
Ardusso, por su parte, aseguró que la victoria llegó en el momento justo. “Estaba necesitando el triunfo por lo que significa pensando en el título, y por el empujón anímico”.
Ardusso emocionado le dedicó la victoria al motorista Esteban Trotta. “Fue él quien me hizo ver después las cosas de otra manera después de la carrera de Rafaela. Trotta me ayudó a dar vuelta la página, y me dio el empujón que necesitaba para ganar”.
Ardusso enfatizó: “Es mérito de todo el equipo el triunfo, de no haber bajado los brazos”.
Ardusso aseguró que pasó muchos nervios durante la final, y que sólo se tranquilizó cuando restaban los últimos 100 metros. “Me saqué un gran peso de encima”.