Argentina al borde del abismo

MUNDIAL SUB 20: NUEVA DERROTA DEL SELECCIONADO

El equipo de Ubeda cayó 2-1 ante el local Corea del Sur y ya no depende de sí mismo para pasar a octavos de final. El viernes deberá golear a Guinea y esperar otros resultados para no quedar eliminado en primera fase. “Hay esperanza”, dijo el DT.
El seleccionado Sub 20 de fútbol de Argentina perdió ayer ante el anfitrión Corea del Sur por 2 a 1, quedando al borde de la eliminación de la Copa del Mundo de la categoría que se desarrolla en el país asiático. El encuentro, válido por el Grupo A, se jugó en el estadio de Jeonju, y los tantos de Corea del Sur fueron convertidos por Lee Seungwoo, jugador de las inferiores del Barcelona de España, y Paik Seungho, de tiro penal; descontando Marcelo Torres para el equipo que dirige Claudio Ubeda.
Por el mismo grupo, a primer término Inglaterra y Guinea igualaron 1 a 1, por lo tanto Corea del Sur suma seis unidades (ya clasificada), Inglaterra cuatro, Guinea una y cierra Argentina con cero.
Pese a los adversos resultados, Argentina aún posee chances de clasificación teniendo en cuenta que, además de los dos primeros de cada grupo, avanzarán a octavos los cuatro mejores terceros. En ese contexto, Argentina, que cuenta con un saldo de -3 goles, estará obligada a vencer el viernes a Guinea por goleada, y a esperar otros resultados, para no quedar fuera del certamen.
Nuevamente la falta de eficacia por el mayor escollo que encontró Argentina en la búsqueda de los tres puntos ante el equipo local, jugando mejor en el segundo tiempo que en el primero. Ahora quedarán 90 minutos el viernes, ante Guinea, para buscar la goleada y la clasificación.

Esperanzado.
Claudio Ubeda, el entrenador del seleccionado Sub 20, dijo tener “esperanzas” en que el equipo logrará la clasificación para los octavos de final, aunque aceptó la dificultad ya que depende de un resultado ajeno. “Argentina sigue teniendo esperanza”, aseguró Ubeda.
“No nos gusta convivir con la necesidad de tener que esperar un resultado”, agregó “Sifón”, que comparó el partido con la caída del debut ante Inglaterra (3-0). “Fue un partido que deja un análisis similar al de Inglaterra. Pagamos muy caro los errores que cometemos”, aceptó y, al tiempo, añadió: “No hay excusas, pero en los dos partidos tuvimos dominio y pagamos las desatenciones, que fueron decisivas”.
El entrenador rescató, además, la “rebeldía y el coraje” que mostró el equipo “en el segundo tiempo”, pero lamentó que eso no alcanzó para conseguir al menos un empate, que lo hubiera dejado mejor parado. (Télam)