Argentina bajó al campeón del mundo

VOLEY

Con coraje y juego, no sólo para superar al campeón del mundo sino también a los “errores” arbitrales que estuvieron a punto de dejarlo con las manos vacías tras jugar un partido tremendo. Así fue el emocionante triunfo que el seleccionado argentino consiguió esta ayer en Varna, sobre Polonia, en el inicio de la segunda fase del Mundial que se desarrolla en Italia y Bulgaria.
El equipo dirigido por Julio Velasco se impuso a los actuales campeones del mundo por 3-2, con parciales de 16-25, 25-19, 25-23, 23-25 y 16-14.
Cristian Poglajen y José Luis González, con 14 y 12 puntos, respectivamente, fueron los máximos anotadores de la Argentina; en tanto que el polaco Artur Szalpuk fue el goleador del juego, con 19.
La continuidad del torneo hará que los jugadores y el cuerpo técnico no tengan tiempo de festejar demasiado, ya que hoy, a partir de las 11, la Argentina deberá cruzarse con Serbia, que ayer derrotó a Francia. El partido será televisado por la TV Pública.
El partido se inició como todo el mundo esperaba, con una Polonia dominante en todas las facetas del juego, y una Argentina que, salvo las apariciones de González, y Facundo Conte, no encontró respuestas. Fue un rápido 25-16 en apenas 28 minutos.
Polonia siguió dominando el partido, apoyado en la potencia de su juego, hasta el 7-7 del segundo set. A partir de ahí se inició otro partido, que tuvo a la Argentina como protagonista excluyente.
Y la reacción argentina vino de la mano de Luciano De Cecco y Tomás López. Como sucediera ante Eslovenia, el armador complicó la recepción polaca con su saque, y López pasó a convertirse en la principal vía para anotar.
El punto de quiebre llegó con el 15-14, gracias a un error polaco. Al nivel individual de algunos de sus jugadores, la Argentina le sumó un gran trabajo defensivo, y así metió un parcial de 6-1 que liquidó prácticamente el set.
La superioridad argentina se trasladó al tercer set. De Cecco le dejó su lugar a Maximiliano Cavanna, y este continuó con el armado prolijo; López fue al banco, pero González y Poglajen continuaron minando la defensa de Polonia, que colaboró con lo suyo cometiendo más errores de los esperados.
En un abrir y cerrar de ojos, el equipo de Velasco se puso 22-16, y al toque quedó 24-20. Sin embargo errores propios, y una recuperación del saque polaco, provocó que los europeos levantaran tres set points, hasta que apareció Lisandro Zanotti para marcar el 25-23 definitivo.
Argentina mantuvo la misma intensidad, tanto a nivel del juego como de concentración. Llegó adelante en el marcador a los dos tiempos técnicos (8-6 y 16-15), sustentada en la tarea de Poglajen, Pablo Crer y Cavanna, pero más allá de todo lo bueno que hacia, quedaba en evidencia que Polonia comenzaba a recuperar la efectividad de su saque y la preponderancia de su bloqueo.
El partido llegó igualado en 22, y ahí fue cuando el entrenador de Polonia hizo ingresar al gigante Schulz, quien con tres saques puso el 25-23 en favor de su equipo.
Y en la definición corta Argentina no se achicó. Es más volvió a mostrarse superior como en el tercer y cuarto sets. Esa condición le permitió ponerse 7-4, pero como sucediera en el set anterior, el bloqueo polaco volvió a hacerse fuerte en la red, y el partido quedó igualado en 7.
El partido fue palo a palo hasta el 11-10 en favor de los polacos, pero entonces comenzaron a producirse los errores del árbitro dominicano Yuri Ramírez Ortiz, quien inexplicablemente concedió dos puntos a los europeos, tras el pedido de “challenge” (el VAR en el voleibol).
La Argentina quedó 11-14 abajo. Todo parecía perdido pero entonces apareció el temple del equipo, para dar, nuevamente, la vuelta un partido que parecía perdido. El equipo de Velasco empató en 14 gracias a un error polaco, se puso 15-14, y un remate de Sebastián Solé que se desvió en el bloqueo, estableció el 16-14 que desató el festejo.

Un festejo “maradoniano”.
Tras un sufrido partido cargado de polémicas, el entrenador Julio Velasco explotó en la histórica victoria de Argentina sobre Polonia, correspondiente a la segunda fase del Mundial de vóley, y protagonizó un furioso festejo “maradoniano”. Tras igualar 2-2 en sets, el tiebreak se vivió de manera caliente luego de que el juego se viera detenido dos veces por petición de challenge por parte de los polacos. El árbitro, de manera discutible, tomó decisiones polémicas que perjudicaron a los albicelestes. El marcador llegó a mostrar tres match points (14-11) a favor de los últimos campeones del mundo. Sin embargo, este contexto no pudo con la fortaleza del equipo nacional, que dio vuelta el resultado y se impuso con un agónico 16-14 en el último set. Con la victoria en el bolsillo, el DT argentino, aún atravesado por el enojo que provocaron en él las resoluciones por parte del juez de silla, celebró de manera desmedida la hazaña. En las imágenes se puede ver a Velasco salir corriendo de alegría por el resultado obtenido y realizar el gesto de “corte de manga”.

Síntesis:
Argentina: Maximiliano Cavanna (-), Bruno Lima (1); Sebastián Solé (10), Agustín Loser (-); Facundo Conte (5), Cristian Poglajen (14). Líbero: Alexis González. Entrenador: Julio Velasco. Ingresaron: Ignacio Fernández (L), José Luis González (12), Luciano De Cecco, Lisandro Zanotti (9), Pablo Crer (9), Tomás López (6) y Martín Ramos (2).
Polonia: Fabian Drzyzga (-), Bartosz Kurek (8); Jakub Kochanowski (10), Piotr Nowakowski (5); Artur Szalpuk (19), Aleksander Sliwka (13). Líbero: Pawel Zatorski. Entrenador: Heynen Vital. Ingresaron: Damian Schulz (3), Grzegorz Lomacz, Mateusz Bieniek (4), Bartosz Kwolek (3) y Dawid Konarski (11). (IAM Noticias)