Argentina dio otro paso

EL SELECCIONADO NACIONAL ENTRE LOS MEJORES DEL MUNDO

La Selección argentina de sóftbol, con la presencia del pampeano Huemul Mata, se metió entre los cuatro mejores del mundo, tras superar a Japón por 5-3. En la madrugada, jugaba por un lugar en el podio.
Argentina, con la presencia del pampeano Huemul Mata, consiguió ayer un triunfo fundamental ante Japón para seguir avanzando en el playoff del Campeonato Mundial Masculino de sóftbol, que se disputa en Whitehorse, Canadá. Con una buena tarea de Román Godoy, el seleccionado argentino venció 5-3 a Japón, mantiene intactas sus chances de salir campeón y anoche, al cierre de esta edición, jugaba su chance para subirse al podio por primera vez en la historia.
Cuando se enfrentan dos equipos tan parejos como Japón y Argentina, los pequeños detalles suelen inclinar la balanza hacia un lado o el otro. Y ayer, Argentina exprimió al máximo sus oportunidades en el quinto inning, sacando provecho de la inconsistencia de los lanzadores japoneses y facturando ante los errores defensivos de su rival, para eliminar al número dos del ranking mundial y meterse entre los cuatro mejores equipos del mundo por segunda vez en la historia.
Japón anotó la primera carrera del partido en el cierre de la tercera entrada. Luego de dos rápidos outs, Yusuke Itose y Yusuke Morita batearon sencillos consecutivos, dejando corredores en las esquinas. Y poco después Godoy tiró un lanzamiento descontrolado que permitió la apertura del marcador para Japón.
Sin embargo, en la apertura del quinto inning Argentina se puso al frente en el marcador y no volvió a mirar para atrás. Kento Okasaki abrió el inning con cuatro bolas seguidas ante Gustavo Godoy, y fue relevado por Yuki Mori. Pero el cambio no funcionó ya que el nuevo lanzador golpeó a Gonzalo Ojeda entes de salir del partido, para dejarle el lugar a Takuya Kyakuno.
El zurdo retiró el primer out, pero no pudo impedir el sencillo de Mariano Montero para llenar las bases. En esta situación, Francisco Lombardo ingresó como bateador emergente y recibió pelotazo para igualar el juego.
La segunda carrera llegó por un error del segunda base japonés, que no pudo controlar un batazo de Malarczuk. Y la debacle de la defensa japonesa se consumó un bateador más tarde. Manuel Godoy conectó hacia la tercera base, Itose fildeó y asistió a home para iniciar la doble matanza, pero el receptor falló en su asistencia a la inicial, depositando la bola en el jardín derecho y permitiendo que anotaran Migliavacca (que reingresó al partido a correr por Lombardo) y Malarczuk. La quinta la impulsó Federico Eder con sencillo al jardín central, impulsando al propio Godoy.
Japón reaccionó con una carrera en la quinta entrada y otra en la sexta, pero eso sería todo. En el séptimo inning, Maximiliano Montero ingresó para cerrar el juego, y a pesar de otorgar una base por bolas, cerró el partido con un ponche a Morita.
El juego lo ganó Román Godoy, con labor de seis entradas, 5 imparables, 3 carreras y 8 ponches, sin otorgar boletos; mientras que el juego salvado fue para Maximiliano Montero, que en 1 inning ponchó a 2 y cedió una base por bolas.