Banderazo en respaldo a Messi

MAS DE 500 PERSONAS SE CONCENTRARON EN EL OBELISCO PORTEÑO

El frío y la constante lluvia no impidió que un grupo de personas se congregara en el centro de la ciudad de Buenos Aires para apoyar al futbolista del Barcelona. La actividad se repitió en otras localidades del país y en el exterior.
Más de 500 personas se congregaron anoche en torno al Obelisco de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a pesar del frío y la intensa lluvia, para brindarle un respaldo a Lionel Messi y solicitarle al crack del Barcelona que revea su postura de abandonar el seleccionado argentino.
Pese a que la convocatoria en las redes sociales anunciaba que serían unos 70 mil los hinchas que irían a pedirle al rosarino que no se aleje del equipo, la intensa lluvia que cayó durante buena parte del día redujo notablemente la convocatoria.
Desde hora temprana los simpatizantes se acercaron al simbólico monumento ubicado en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Corrientes.
“Creo en Messi”, “D10S=Messi; Messi=Argentina”, “Simplemente gracias” fueron algunas de las banderas que portaron los hinchas que acudieron a esta convocatoria a través de las redes sociales -facebook y twitter- para demostrarle su afecto y reconocimiento al astro rosarino.
“Y Messi no se va; y Messi no se va” cantaron los simpatizantes bajo la lluvia para testimoniar su respaldo unívoco al actual número 10 del seleccionado que conduce el entrenador Gerardo “Tata” Martino.
También hubo gritos espontáneos en favor del subcapitán nacional, el santafesino Javier Mascherano, y para rubricar el acto se cantó el himno argentino.

Otros banderazos.
Esta misma convocatoria se repitió en otros puntos del país y hasta en el exterior, ya que hubo gente que se juntó en la ciudad estadounidense de Nueva York. También hubo congregaciones en Salta, Jujuy y Córdoba, por citar algunas capitales provinciales.
En su ciudad natal, Messi también tuvo una muestra indicativa de lo que sugiere y provoca. En torno al tradicional Monumento de la Bandera se concentraron alrededor de 700 personas y también le dieron un apoyo total.
La frustración en la Copa América de 2007, en el Mundial de Brasil 2014, y en las últimas dos ediciones de la Copa América frente a Chile empujaron a Messi (con 55 goles se convirtió en el máximo goleador de la historia de los seleccionados argentinos a dar un paso al costado y disparar un: “se ve que no es para mí”.
La noticia dio rápidamente la vuelta al mundo y el clamor popular por su continuidad se convirtió casi en causa nacional. Tanto es así que hasta el presidente Mauricio Macri le pidió al rosarino que siga siendo el abanderado del equipo argentino. (Télam-DyN)

Compartir