Barcelona de la mano del “Pistolero”

SIN MESSI, PERO CON LOS GOLES DEL URUGUAYO SUAREZ, ES FINALISTA DEL MUNDIAL DE CLUBES

El conjunto español, sin el crack argentino ni el brasileño Neymar, goleó por 3-0 al Guangzhou chino, con un triplete del uruguayo Luis Suárez, y definirá el Mundial de Clubes ante River. El domingo, la final esperada.
Barcelona de España, sin el crack argentino Lionel Messi, pero con una notable actuación del “Pistolero” uruguayo Luis Suárez, autor de los tres goles, avanzó ayer a la final del Mundial de Clubes Japón 2015 tras arrollar al Guangzhou chino por 3-0, e irá en busca del título el domingo ante River Plate, en el estadio Nacional de Tokio.
Suárez, el notable delantero del seleccionado de Uruguay, marcó tres veces, una en el primer tiempo y dos en el segundo, la última de tiro penal, fue la gran figura en el estadio Internacional de Yokohama, que albergó un partido sin equivalencias entre el campeón de la Champions League y el monarca de China y Asia.
El equipo catalán, campeón del Mundial de Clubes en 2009 y 2011, irá en busca del título el domingo desde las 7.30 en Tokio ante River, que le ganó el miércoles al Sanfrecce Hiroshima de Japón en la otra semifinal, por 1-0 con gol de Lucas Alario y una actuación destacada de su arquero, Marcelo Barovero.
El Barcelona, que sabía de antemano que no tendría al brasileño Neymar por una lesión muscular, se enteró horas antes de su debut en el torneo que tampoco estaría el rosarino Messi, su gran estrella, aquejado por un cólico renal que le impidió dormir la noche anterior al partido.
Sin dos de sus estrellas, el equipo catalán se tomó media hora para estudiar a su rival, con la tenencia de la pelota como signo excluyente y pocas ocasiones de gol, apenas una de Munir El Haddadi Mohamed, el reemplazante de Messi, que pudo achicar a tiempo el arquero Li Shuai.
Pero poco después, a los 38 minutos, el croata Iván Rakitic se perfiló fuera del área, sacó un fortísimo derechazo que no pudo retener Li Shuai y apareció Suárez para recoger el rebote y ‘fusilarlo’ con un terrible remate que puso al equipo catalán 1-0 arriba y con el partido a su merced.
El campeón chino, dirigido por el brasileño Luis Felipe Scolari y con la conducción de su compatriota Paulinho (ex Corinthians) dentro de la cancha, reaccionó sobre el final de la etapa y tuvo dos situaciones de gol, ambas resueltas por el muy buen arquero chileno Claudio Bravo, sobre todo la primera ante un cabezazo de Goulart.
En el segundo tiempo, el talentoso catalán Andrés Iniesta ‘frotó la lámpara’ a los cinco minutos y asistió a Suárez, quien diagramó casi sin espacio una exquisita definición ante la salida del arquero y dejó a su equipo 2-0 arriba en el marcador.
El Barcelona, con el argentino Javier Mascherano como líder de la defensa y Andrés Iniesta como eje del equipo, se dedicó a tener la pelota sin pasar sobresaltos hasta que a los 22 minutos el árbitro salvadoreño Joel Aguilar le regaló un tiro penal por una inexistente infracción sobre Munir.
El delantero español de origen marroquí simuló una infracción de Li Xuepeng (había reemplazado en el primer tiempo a Zou Zheng, quien se fracturó tibia y peroné), y el ‘charrúa’ Suárez marcó de penal el tercer gol de su equipo para convertirse en el primero de la historia en anotar esa cantidad en un Mundial de Clubes.
Con el “Muñeco” Marcelo Gallardo y el ‘Príncipe’ Enzo Francéscoli en una de las plateas, analizando lo que le espera a River el domingo, el Barcelona controló tiempos y ritmos hasta el final, y hasta pudo haber aumentado en un par de ocasiones.