Inicio Deportes El pampeano Bautista Bal irá a los Juegos Mundiales de Turquía

El pampeano Bautista Bal irá a los Juegos Mundiales de Turquía

El joven nadador piquense Bautista Bal fue invitado a competir de los Juegos Mundiales para personas con síndrome de Down que se harán en abril de 2020 en Turquía. El popular Bauti, capitán honorario del primer plantel de fútbol de Ferro de General Pico por los próximos cien años, formaría parte de una delegación que también integrará un nadador de Mar Del Plata, otro de Necochea y uno de Capital Federal.

La invitación surgió a través de Jonathan Laspina, quien atiende en La Feliz una escuela multideportiva para jóvenes chicos con discapacidad intelectual que tienen entre 4 y 19 años de edad.

El proyecto comenzó hace seis años. Tras tomar conocimiento de la disputa de los primeros Juegos Mundiales para personas con síndrome de Down, que se hicieron en 2016 en Florencia (Italia), la escuela marplatense se interesó en tener participación y representación internacional.

Los Juegos Mundiales se realizan cada cuatro años y los próximos serán en Turquía el año que viene. Para esta cita fue convocado el nadador piquense, junto con otros tres deportistas más de otras partes del país.

«Yo vi a otros chicos en torneos en los que les fue muy bien. A Bautista lo vi por un video y llamé a los padres y les comenté de este torneo, en el que la competencia es muy fuerte. Hay una Federación Internacional de cada uno de los deportes para personas con síndrome de Down y a su vez hay una Unión Mundial que nuclea a estas federaciones», dijo Laspina en diálogo con LA CHUECA.

Y agregó: «El próximo objetivo serán los Juegos Mundiales de Turquía en abril de 2020. Este año por primera vez se van a hacer los Juegos Americanos, que serán en México a mitad de año, y en noviembre Chile organizará los primeros Juegos Sudamericanos. Son cuatro deportistas que irán: uno de Mar De Plata, otro de Necochea, otro de Buenos Aires y Bauti Bal de Pico. La idea es que puedan competir en pruebas individuales como también en pruebas por equipos».

Equiparar capacidades.
El entrenador marplatense, al dar cuenta de la importante posibilidad que tienen estos jóvenes de tener una participación internacional, reparó en una cuestión trascendental: que los deportistas con síndrome de Down tengan una clasificación diferente a la que tienen los deportistas que están dentro de la categoría «Discapacidad Intelectual», dado que estos tienen otras condiciones físicas que los ponen en ventaja.

«Los deportistas con síndrome de Down tienen muchísimas más dificultades que los deportistas con discapacidad intelectual. Los que llegan a las competencias paralímpicas miden de 1,90 metros para arriba, tienen unas condiciones físicas que las personas Down las tienen limitadas en cuanto a fuerza y altura. Por eso se quiere generar una categoría aparte, porque nunca llegan los deportistas Down con los que tienen discapacidad intelectual», dijo.

Avance provincial.
Sobre este tema también se explayó el entrenador santarroseño Juan Cruz Colombier. «Los chicos van teniendo una progresión hacia lo competitivo, pero a medida que se pone más competitivo los chicos con síndrome de Down van quedando relegados en ese aspecto. Es un dato importante que en los Juegos Paralímpicos nunca participó un deportista con síndrome de Down», explicó.

«Eso ya se venía hablando para los Juegos Evita, armar una categoría para síndrome de Down. En todas las discapacidades hay clasificaciones según su funcionalidad, como en discapacidad motriz, en parálisis cerebral, en ciegos y disminuidos visuales también. O sea que dentro de las categorías hay clasificaciones para generar igualdad de condiciones, porque una persona ciega no va a competir con una que es disminuida visual. Pero en discapacidad intelectual se juntan todos, por eso es importante tener una clasificación que sea Síndrome de Down», agregó.

Además, Colombier señaló que lo que se busca es «avanzar hacia lo competitivo, que no sea sólo lo recreativo, porque si no los chicos se quedan orientados a lo recreativo y hay muchos con condiciones».
«En la provincia tenemos el caso de Bautista Bal, que ya empieza a tener marcas considerables. Esa sería la lucha. Nosotros a nivel provincial estamos empezando a considerarlo. Ahora en febrero tenemos los Juegos de Verano en Santa Isabel, y estamos considerando de tener una categoría aparte para empezar a generar la igualdad de condiciones a la hora de competir, y obviamente ganar más derechos», añadió.

Por último, consideró que dentro de la categoría «Discapacidad intelectual, hay chicos con discapacidad leve, y hay muchas ventajas a la hora de competir» contra un deportista que padece síndrome de Down, dado que este tiene otra composición muscular, como extremidades más cortas y demás, que los pone en un plano de desventaja a la hora de competir.

«Esa necesidad de generar ese espacio es importante para ya entrar en el aspecto competitivo y, por qué no, de alto rendimiento. Con el correr del tiempo se irá ganando ese espacio y pueden llegar a entrar en el deporte paralímpico», finalizó.