Beck y Lorda anduvieron de cosecha

ROBERTO VARGAS Y CRISTIAN CORTESE FESTEJARON EN EL CIRCUITO DE DOBLAS

El Safari Pampeano disputó ayer en Doblas la sexta fecha del año. Una de las victorias más festejadas fue la obtenida por Cristian Cortese, que suma y se prensa en la lucha por el campeonato en la clase unificada. En este trazado, Lorda volvió a ganar en la clase 4.
Los achenses Luis “Negro” Beck (Chevrolet) y Adrián “Piqui” Lorda (Chevrolet), en la clase 4, se impusieron en la sexta fecha puntable del Campeonato Pampeano de Safari, disputada ayer en el circuito de la localidad de Doblas, ante un buen marco de público.
En tanto que Roberto Vargas (Ford) y Cristian Cortese (Chevrolet) ganaron en la unificada y Diego Aranda triunfó en la única final de la clase estándar.
Si bien se presentaron menos máquinas de las esperadas, en Doblas se ratificó en pista la paridad que se venía observando desde comienzo de la temporada, mucho mayor que en otras temporadas.
Debido a dicha paridad, en la clase 4 el show fue electrizante en las dos carreras. En la primera, Beck se adjudicó la victoria con un tiempo de 13m08s130 en las 10 vueltas al trazado de 1.600 metros de extensión, delante de Horacio “Pincho” Fernández, a 0,879, y Valentín Conte (Chevrolet), a 2s229. Luego quedaron Diego Sánchez (Ford), a 11s061, y Ariel Cornara (Chevrolet), a 1m20s192.
Abandonaron por distintos motivos Jorge Manazzi, Rodrigo Ortiz, Sergio Periga, Lorda y Wálter Pelissero.
Beck, que había sido el más rápido en las clasificaciones, dominó con relativa comodidad la mayor parte de la carrera. En principio la lucha fue por el segundo escalón del podio entre Fernández y Conte, hasta que este último bajó el ritmo.
Entonces Fernández se fue en busca del líder, y el primer puesto se definió sobre la línea de llegada.
Lorda triunfó en la segunda final empleando 21m52s128 en los 14 giros, superando a Pelissero, a 33s163, y Jorge Manazzi, quien reapareció en esta fecha. Desertaron Conte, Sánchez, Beck y Periga.
Esta final también mostró alternativas emocionantes desde el comienzo. La lucha por el primer lugar fue desde el arranque, y Lorda, que partió desde atrás, se las rebuscó para ir avanzando, a veces aprovechando errores lógicos que se producen en una pista como la doblense.
Beck picó en punta, seguido por Sánchez y Conte. A medida que transcurrieron las vueltas, el primer lugar fue cambiando de manos hasta que Lorda apareció como el más sólido.
Ortiz, que nunca se da por vencido, presionó a Lorda, a tal punto que los autos se aplaudieron en plena recta. Luego de este toque, Ortiz debió abandonar y Lorda festejó la segunda victoria en Doblas, con el auto que fuera de Javier Andueza.

Vargas y Cortese.
El piloto de Villa Maza Roberto Vargas (Ford) ganó de punta a punta la primera final con un registro de 13m33s413 en los 10 giros, escoltado por el santarroseño Cristian Cortese (Chevrolet), a 24s703, y Gabriel Abraham (Chevrolet), a 36s850. En tanto que cuarto quedó Omar Rosso (Chevrolet) y quinto, Fabián Fontanella (Ford), a 55s778. Abandonaron Juan Abraham y Leonardo Mangas.
Vargas, que había iniciado la jornada marcando el mejor tiempo en las clasificaciones, picó en punta y dominó con tranquilidad. Juan Abraham, que al comienzo de la carrera se ubicó segundo, tuvo problemas mecánicos y se retrasó considerablemente hasta que debió desertar.
Cortese, con 14m01s456 en las 10 vueltas, se dio el gusto de ganar la segunda final, superando a Vargas, a 1s031, y Juan Abraham, a 1m16s.303.
En esta prueba, como en las demás, fueron muchos los abandonos. Tal es así que sobre el final quedaron sólo tres vehículos en pista.
Cortese fue quien más festejó el hecho de haber ganado. “Corremos haciendo un gran esfuerzo, lo hacemos todo nosotros. Quiero dedicarle esta victoria a mi familia”, enfatizó el ganador.

Aranda.
El santarroseño Diego Aranda conquistó la primera victoria desde que integra la clase estándar. El ganador, a bordo de un Chevrolet, marcó un tiempo de 16m15s741 en los nueve giros, escoltado por Marcelo Aranda, a 23s079, y Guerrero, a 52s168. No llegaron Mario Aranda y Arhex.

Ganó Muñoz-Ortega.
Germán Muñoz-Roxana Ortega (Chevrolet), en velocidad media, fue una de las dos duplas locales que se impuso en el XVI Pampeano de Regularidad, cuyas dos etapas se disputaron ayer por rutas de esta provincia.
En velocidad rápida triunfó el binomio bahiense Orlando Cuesta-Oscar Gardoqui (Fiat 1500) y en baja ganó el binomio santarroseño Katxo Elorza-Claudia Elorza (Ford A).
La competencia, que fue organizada por el Primer Club de Autos Antiguos, Clásicos y Especiales de La Pampa, contó con la participación de más de más de 65 máquinas en las tres categorías.
El primer parcial se desarrolló con largada y llega en Quehué, tras pasar por Miguel Riglos, Macachín y Doblas. En cada cruce de estas localidades concurrió buena cantidad de público para ver transitar a los vehículos.
La segunda etapa se largó en Quehué para finalizar en la capital pampeana, en donde anoche se llevó a cabo la cena y la entrega de premios. Para los dirigentes la prueba de regularidad fue un éxito, y los pilotos y navegantes nuevamente destacaron la organización.
La dupla Muñoz-Ortega fue escoltada en velocidad media por Eduardo Rojas-Marta Vassia (Citröen) y María Vacas-Alejandro Lang (Ford Coupé 27).
En rápida, Cuesta-Gardoqui finalizó delante de los binomios bahiense Raúl Rotto-Leandro Luzzi (Mercedes Benz) y el chubutense Gustavo Albarellos-Eduardo Fernández (Ford Falcon).
En velocidad baja, Elorza-Elorza superó a las duplas de esta ciudad Guillermo Aragón-Di Prieto (Ford A) y Eduardo Alvarez-Natalia Weigel (Ford A).

Compartir