Bélgica coronó su mejor Mundial

INGLATERRA PERDIO Y SE FUE DE RUSIA CON UN CUARTO PUESTO

Los Diablos Rojos se impusieron por 2-0 en la lucha por el bronce y alcanzaron su mejor actuación en trece presentaciones en copas del mundo. Meunier y Hazard, una de las figuras de Rusia 2018, marcaron los goles.
Bélgica coronó ayer su mejor participación en copas del mundo en 13 participaciones, al finalizar en el tercer lugar del Mundial Rusia 2018 tras ganarle 2-0 a Inglaterra, en San Petersburgo. Los Diablos Rojos se impusieron en el duelo por el honor con goles de Thomas Meunier y Eden Hazard.
Con este resultado, la Bélgica del español Roberto Martínez superó lo hecho por aquel equipo de ensueño de Enzo Scifo, Jan Ceulemans y Jean-Marie Pfaff en México 1986, que perdió con Francia (4-2 en tiempo extra) el partido por el tercer lugar.
Inglaterra, que perseguía en Rusia los pasos del legendario combinado de Bobby Charlton que ganó el Mundial 1966 siendo anfitrión, igualó al equipo liderado por Gary Lineker que terminó cuarto en Italia 1990.

Golpe inicial.
Bien pronto llegaron las emociones ayer en San Petersburgo, en una primera parte dinámica pero con mejor progresión para Bélgica, que no le dio tregua a Inglaterra exponiendo sus defectos en defensa, sobre todo cuando era atacada en contragolpe.
Los Diablos rojos encontraron la manera de lastimar rápidamente a los Tres Leones con los pelotazos a espaldas de la línea de tres centrales, para encontrar una autopista que recorrieron con solvencia Meunier y Nacer Chadli.
Bélgica avisó con una jugada de Hazard, pero la alarma no despertó a los ingleses, porque casi de inmediato llegó el gol de apertura, con Chadli desbordando por la izquierda para tirar un centro a media altura que Meunir remató con la canilla anticipándose a Danny Rose en el área chica.
A partir de la anotación se vio lo mejor del seleccionado dirigido por el español Roberto Martínez, con Hazard efectivo en su papel de conductor y Romelu Lukaku muy activo en el frente pero sin claridad en la definición.
El joven guardameta inglés Jordan Pickford comenzó de a poco a emerger como figura de los Pross, porque Bélgica se hacía al control del juego con determinación, limitando los daños en su zona a pesar de dos intentos desviados de Harry Kane.

El toque del Duque.
Más aplomado en la segunda parte, Inglaterra acomodó las marcas y Southgate le dio ingreso a Jesse Lingard y Marcus Rashford por Rose y Raheem Sterling, y con ellos los Pross mostraron una mejor versión. Le pudo disputar la posesión a Bélgica con autoridad y estuvo cerca de abrir su cuenta en varias ocasiones, sobre todo con una pelota que salvó milagrosamente sobre la propia línea de gol Toby Alderweireld, después de que Eric Dier le ganara un mano a mano a Courtois picándole el balón.
En un desarrollo de ida y vuelta, pero con Inglaterra más decidido por obligación a buscar la igualdad, el partido ganaba constantemente en emoción, y a pesar de que los belgas se habían distanciado del arco inglés, sostenían el resultado con seguridad defensiva.
Pero en ese ir constante de los Pross al arco de Courtois, los belgas sorprendieron en una transición rápida con De Bruyne apilando rivales en velocidad, para luego habilitar a Hazard que entraba por la izquierda y con un remate al palo derecho de Pickford decretar el 2-0 final. Bronce para Bélgica, que llegó a lo más alto de su historia. (NA)