Belgrano rescató un punto y sigue vivo

TORNEO PROVINCIAL: RACING SUMO EN EL NUEVO RANCHO GRANDE Y DOMINA LA ZONA 2

El Tricolor fue más que el Albo, pero no pasó de un empate 1-1 que, aunque lo complica, lo mantiene con vida. Daniel Eizaga abrió la cuenta para los castenses y Cristian Baldissoni igualó para los santarroseños.
Para General Belgrano el punto tiene sabor a poco, pero al menos le permite sumar para mantenerse a tiro de la clasificación. Para Racing Club de Eduardo Castex la unidad cosechada significa mucho, porque lo consolida en la primera posición de la Zona 2 y lo deja muy bien parado pensando en los cuartos de final.
Por eso unos se lamentaron como si hubiera perdido cuando Cristian Rubiano marcó el final y otros lo festejaron casi como un triunfo. El 1-1, disputado en el Nuevo Rancho Grande por la cuarta fecha de la fase de grupos del Torneo Provincial de fútbol, tuvo como condimento extra una muestra de vigencia de dos de los máximos goleadores de La Pampa: Daniel Eizaga, que abrió la cuenta para la visita a los 11 minutos de la primera parte, y Cristian Baldissoni, que empató el pleito a los 18 del complemento.
Antes y después de los goles el Tricolor fue más; por iniciativa y por resto físico, en un contexto en el que ninguno logró adueñarse del juego ni tomar las riendas del partido como para manejarlo a su antojo. Aunque el negocio, claro está, fue para el Albo castense.

Visitante.
Belgrano salió a la cancha como para vengar el 0-6 que se había traído una semana atrás desde Castex y rápidamente se paró en campo contrario, con Maximiliano Prioreschi lastimando por derecha y Alexis Uhaldegaray haciendo lo propio por izquierda, más el aporte de los participativos Tenca y Antú Hernández, siempre llegando al área rival.
Del otro lado, Racing mostró algunas flaquezas iniciales en defensa y pudo haberlas pagado caro si no fuera porque el local no estuvo preciso a la hora de cerrar cada avance. La más clara en ese inicio la tuvo Baldissoni, cuando a los 8 minutos sacó una volea que fue desviada al córner por el seguro arquero Gastón Velazco, quien un instante antes también había respondido bien ante un remate de Prioreschi.
Sin embargo, cuando Belgrano dominaba Racing demostró su capacidad goleadora y, en la primera llegada a fondo, se puso en ventaja. Emmanuel Viceconte trepó por izquierda y sacó un centro medido a la cabeza de Eizaga, que entre los centrales definió para el 1-0.
El local no paró de empujar, pero perdió la tranquilidad que había tenido hasta el momento y más que nunca empezó a chocar en cada ataque, sin lograr aprovechar las ventajas que daba la última línea rival. Quien estuvo más cerca de empatar fue Baldissoni, que partió claramente en offside y quedó mano a mano, pero tardó mucho en definir y lo taparon.

Local.
Para el complemento, Juan Carlos Almada dispuso el ingreso de Germán Strillevsky para lograr más juego en los últimos metros del ataque, y gracias a su movilidad por momentos lo consiguió. Además, Tenca Hernández tomó la posta de Prioreschi para probar desde fuera del área y exigió en un par de ocasiones a Velazco.
Hasta que a los 18 minutos el recién ingresado Ignacio González Del Bono transformó en peligrosa una pelota perdida en el área, improvisó una chilena que dio en el travesaño y el rebote le cayó a Baldissoni, que de volea le cambió el palo al arquero y puso el 1-1.
El empate revolucionó el partido y en dos minutos el resultado pudo ser favorable a cualquiera de los dos. Baldissoni lo tuvo en el área, pero su control no fue el mejor y definió desviado cuando lo apuraban. En la contra, Brian Caser capitalizó un centro pasado desde la derecha y su cabezazo fue desviado en la línea por Ricardo Ramírez. Y en la jugada siguiente Silvio Suzan sorprendió con un remate lejano que acarició el travesaño.
Pero ese ida y vuelta fue solo un espejismo, porque enseguida Racing se quedó con uno menos por la doble amarilla a Carlos Aballay y se refugió cerca de su área, ante un Belgrano que se volvió a parar en campo contrario, con la necesidad de un triunfo y el empuje que le daba un mejor resto físico.
Pero todo quedó en ese “empuje”, sin muchas ideas ni claridad para ir a buscar lo que al menos por la postura hubiera merecido. Apenas un cabezazo de Ramírez a los 49 minutos, que se fue alto, levantó a la buena cantidad de público que se acercó al Rancho Grande. Aunque el resultado no cambió; Belgrano se lamentó y Racing festejó.