Inicio Deportes Belgrano utilizó muy bien sus cartas

Belgrano utilizó muy bien sus cartas

LIGA CULTURAL: INDEPENDIENTE DE DOBLAS PERDIO EN SANTA ROSA

Oportunismo para marcar los goles, actitud para defender la ventaja, buenas intenciones como para sumar confianza y creer en el futuro, más una tarde iluminada de Emmanuel Torales. Esas fueron las bases sobre las que se edificó el triunfo de General Belgrano, que le ganó a Independiente de Doblas por 2 a 0 en la sexta fecha del Torneo Apertura de la Liga Cultural de fútbol.
Jonathan Campbell en el primer tiempo y Ramiro Fredes en el complemento marcaron los goles para el debut ganador del entrenador Dante Jacobi, que reemplazó en la semana a Juan Carlos Almada. Así, el Tricolor, en el mes de su centenario, sumó tres puntos clave que le permiten hoy por hoy cumplir su primer objetivo: clasificar al Torneo Provincial.
El Rojo, por su parte, hizo méritos como para llevarse algo de Villa Alonso, porque buscó permanentemente y por diferentes vías, pero nunca pudo vulnerar el arco local. De todas maneras, por el empate del líder Deportivo Rivera, a pesar de la derrota los dirigidos por Ricardo Corcuera siguen a tiro de la punta de la Zona Norte, ahora distante a cuatro unidades.

De arco a arco.
El comienzo de Belgrano pareció una continuidad de la derrota pasada ante Mac Allister (1-0), que derivó en el alejamiento de Almada: dudas en el fondo ante la presión rival, desconexión en el medio y perplejidad como para contrarrestar el ahogo.
Independiente, decidido a apretar en tres cuartos de cancha y a no dejar jugar, fue una tromba en los primeros diez minutos, provocando errores rivales y generando algunas situaciones, la más clara con un remate de Federico Wilberger tras un rebote en el área.
Pero este Trico, a diferencia de aquel, logró reaccionar. Luis Guiñazú empezó a adueñarse del medio bien acompañado por Renzo Romero, Gabriel Morales aguantó algo más en campo rival y el equipo consiguió llevar el juego más adelante.
Y a los 12 minutos, además, aprovechó la primera clara que generó para ponerse en ventaja: Guiñazú habilitó con una pelota larga a Campbell, que picó al vacío ante una siesta de los centrales visitantes y definió de primera contra un palo sin dejar lugar para una reacción de Eduardo Coria.
Independiente fue rápidamente en busca del empate, otra vez tratando de ahogar la salida local, y enseguida contó con su chance más clara. El árbitro Matías Funes marcó un penal insólito, al juzgar que Tobías Días De la Sota había desviado un remate dentro del área de Emilio Ardohain con la mano, cuando en realidad había sido con el pecho, y todo quedó servido para el empate. Pero allí surgió la gran figura de la tarde, el arquero Torales, que con los pies le tapó el remate a Emiliano Cocco.
El Rojo no se quedó. Insistió presionando bien arriba, corriendo mucho y distribuyendo su juego vía Cocco. Belgrano, más tranquilo por el resultado a favor, mostró algunos detalles de juego que aún no están del todo aceitados pero que pueden ser importantes de cara al futuro, cuando los chicos tomen más confianza: salidas por abajo, paredes a uno o dos toques, movilidad en ataque…
Quienes no lograban acomodarse del todo eran los centrales, que sufrieron ante un par de corridas de los rapiditos de Doblas, entre ellas un pique de Ardohain que quedó solo frente al arquero y definió apurado y mal.
Igualmente, Torales estaba en su tarde y lograba tapar cualquier error de sus compañeros: a los 33 mostró una reacción enorme ante un tiro libre de Cocco que se desvió en el camino (el rebote terminaría en los pies de Etcheverry y el travesaño) y a los 45 tapó un tiro cerrado de Ezequiel Bonomo, garantizando la ventaja de su equipo camino a los vestuarios.

Aguante.
En el complemento la mejor virtud de Belgrano fue su actitud y predisposición para defender lo que tenía. Prácticamente no llegó a inquietar el arco rival, pero todo el equipo se multiplicó para contener una y otra vez los embates de Independiente.
Con Cocco como abanderado, el Rojo buscó por el centro y por los laterales, pero ya no le fue tan simple penetrar a la última línea local. Las más claras lo tuvieron como protagonista a Ardohain, primero llegando al fondo y enviando un centro que nadie alcanzó a desviar a la red, y luego apareciendo en el área para definir ante un envío de Ian Ozán, aunque lo movieron justo y le impidieron conectar bien el balón.
El Tricolor fue paciente. Aguantó lo que tenía que aguantar y a los 43 minutos logró ampliar la diferencia para cerrar el partido: Raúl Báez envió un lindo tiro libre al área y Fredes saltó solo para cabecear al gol. Fin.