Boca mostró su poderío ante Alvarado

COPA ARGENTINA: EL XENEIZE GOLEO 6-0 AL CONJUNTO DIRIGIDO POR MAURICIO GIGANTI

Boca Juniors mostró el terrible potencial goleador que posee y superó sin atenuantes anoche a Alvarado de Mar del Plata por 6 a 0 por los treintaidosavos de final de la Copa Argentina, en el estadio de Lanús, y se clasificó para la siguiente ronda.
El conjunto “xeneize” se puso en ventaja con un gol de Leandro Magallán, de cabeza, a los 4 minutos, y luego aumentó por intermedio de Ramón “Wanchope” Abila, a los 22, y Pablo Pérez, en dos ocasiones, a los 28 y 34, todos en el primer tiempo. En el complemento Boca aumentó a través de Paolo Goltz, a los 10 y Carlos Tevez, de penal, a los 41.
Alvarado, dirigido por el piquense Mauricio Giganti y que tiene como preparador físico a Mauricio Alvarez (oriundo de Santa Isabel), contó con el debut como titular del volante toayense Cristian Canuhé, que se sumó recientemente luego de pasar por All Boys de Floresta.
El camino de Boca en esta Copa Argentina tendrá nuevamente a pampeanos por delante, ya que jugará ante San Martín de Tucumán, equipo que es dirigido por Rubén Forestello y cuenta en su plantel con el defensor santarroseño Damián Schmidt.

Lo definió rápido.
De entrada nomás quedó en evidencia la superioridad boquense, dada la diferencia de nombres y de categoría, ya que a los 4 minutos Mauro Zárate estrelló un tiro libre en el travesaño y el rebote lo capturó Magallán de cabeza, y abrió el marcador.
La movilidad y habilidad de Pavón, pero además de “Wanchope” Abila y un gran juego de Pablo Pérez, hicieron que Boca mostrara un poderío tremendo
Alvarado asumió su rol de partenaire y si bien esbozó alguna resistencia, sucumbió ante cada ataque de Boca, que volvió a marcar con un desborde de Pavón -tras un gran pase de Zárate- y en el medio Abila empujó a la red.
Las variantes hacían prever que el resultado no iba a quedarse en poco, y así fue cuando Pérez -ayudado en gran medida por un error del arquero Matías Quinteros- remató desde lejos y se convirtió en el tercero tanto.
Luego llegó un desborde de Pavón, y otra vez la capturó Pérez y tras un rebote en un defensor Boca pasó a ganar por 4 a 0, en el resultado del primer tiempo.
A poco de comenzar la segunda mitad fue Paolo Goltz el que amplió la diferencia en el tanteador, algo que marcó la lógica de lo que sucedía en el campo de juego.
Además, Giganti le dio la oportunidad de retirarse a Ezequiel Ceballos: el ídolo de Alvarado, que actualmente ocupa un lugar como ayudante de campo, disputó los diez minutos finales de un encuentro memorable para la institución de Mar del Plata.
Después de esa tremenda diferencia Boca comenzó a regular el ritmo, no sin antes permitirle a Guillermo Barros Schelotto algunas variantes, como los ingresos de Nahitan Nandez, Carlos Tevez y el colombiano Sebastián Villa.
Así fue que un desborde del nuevo jugador colombiano terminó en un penal sancionado por Pablo Chavarría -reemplazante del lesionado Darío Herrera- y fue Tevez el que marcó el sexto tanto.
Además, Giganti le dio la oportunidad de retirarse a Ezequiel Ceballos: el ídolo de Alvarado, que actualmente ocupa un lugar como ayudante de campo, disputó los diez minutos finales de un encuentro memorable para la institución de Mar del Plata.
El final encontró a Boca festejando con su gente el pasaje a la próxima ronda y dejando una imagen más que deseada de cara a lo que viene.