Boca juega por todo o nada

El equipo argentino visitará al Atlas de Brindisi desde las 19.20. En el partido de ida igualaron 2 a 2, por lo que Boca está casi obligado a ganar para llegar a las semifinales. “No hay margen de error”, dijo Riquelme.
El defensor del título, Boca Juniors, con su máximo potencial, enfrentará hoy al Atlas de México, en el partido revancha por los cuartos de final de la Copa Libertadores de América, en un choque decisivo que se jugará en el estadio Jalisco, que estará colmado por 60.000 espectadores. El juego comenzará a las 19.20 de Argentina (las 17.20 hora local), contará con el arbitraje del chileno Rubén Selman y será televisado en vivo por la cadena Fox Sports.
Boca Juniors deberá ganar para continuar en el torneo continental, pero también le alcanzará con empatar por más de tres goles, ya que si se produce una igualdad en dos tantos, se recurrirá a los tiros desde el punto del penal. La semana pasada, en la cancha de Vélez, Boca igualó 2 a 2 con el Atlas, resultado que dejó en mejor posición al equipo mexicano por los goles de visitante, por lo que se clasificará si el partido finaliza 0 a 0 ó 1 a 1, o bien si triunfa.
El partido ha despertado una gran expectativa, porque ya se agotaron la totalidad de las entradas puestas a la venta en diversos puntos de esta ciudad, por lo que el estadio Jalisco, considerado uno de las más grandes de México, detrás del Azteca y el Olímpico Universitario, ambos del Distrito Federal, lucirá en todo su esplendor.
Boca Juniors contará con su estrella Juan Román Riquelme, que si bien no está plenamente recuperado de una molestia en su pierna derecha -secuelas de un desgarro que tuvo el 21 de marzo pasado- volverá a ser el armador de juego del conjunto dirigido por Carlos Ischia.
El técnico xeneize se excusó de confirmar la formación boquense, porque recién ayer se produjo el arribo del defensor Claudio Morel Rodríguez, aunque se descuenta que el zaguero paraguayo llegará sin problemas. Así, Ischia hará un solo cambio en la formación titular que jugó el miércoles pasado en Liniers. Es que por la lesión del arquero Mauricio Caranta -desgarro en la pierna derecha- su puesto será ocupado por el ex Huracán Pablo Migliore.
El técnico argentino Miguel Angel Brindisi, que conduce al Atlas, no piensa realizar cambios en la formación, y sólo se dedicó en las últimas horas a planificar la estrategia de “los zorros” para eliminar a Boca Juniors del torneo continental.
Esta será la segunda vez que Boca jugará en el estadio Jalisco, enfrentando al Atlas, y en la primera ocasión, el 8 de abril pasado, cayó derrotado por 3 a 1, con tres goles del argentino y ex Boca, Bruno Marioni, mientras que el descuento lo hizo Sebastián Battaglia.

Sin margen.
“No hay margen de error para nosotros en el partido frente al Atlas, y ojalá que ganemos para poder seguir en la Copa” expresó ayer Juan Román Riquelme, quien recalcó que a pesar de la molestia que lo persigue en su pierna derecha, llegará en buenas condiciones. Riquelme opinó que si Boca hubiera hecho las cosas mejor en el partido de ida, el equipo “hoy estaría viviendo de otra manera esta Copa”. “Además -continuó-, creo que Atlas tiene jugadores muy peligrosos adelante y nosotros sabemos que debemos estar muy concentrados para poder ganar el partido”.

En Brasil.
También hoy por la noche se definirá otra de las series de cuartos de final, cuando Fluminense, uno de los clubes más populares de Río de Janeiro, reciba a San Pablo en el duelo de brasileños. El encuentro se jugará en el estadio Maracaná, desde las 21.50 (televisa Fox Sports), y será controlado por el árbitro paraguayo Carlos Amarilla. En el partido de ida jugado el 14 de mayo en el Morumbí, el triunfo fue para San Pablo por 1 a 0, con tanto convertido por Adriano. (Télam).