Carluche tuvo que abandonar en Los Pirineos

El ateta pampeano José Luis Carluche, que el martes comenzó a disputar la TransPyrenea, una prueba de autosuficiencia de 895 kilómetros por el cordón de Los Pirineos, debió abandonar la travesía aquejado por un estado de deshidratación.
El santarroseño Carluche, de 47 años, había superado el PC3, pero por recomendación médica se vio obligado a desistir, pese a que quería continuar. “Lamentablemente no salieron las cosas como esperaba. Jamás imaginé la dureza y lo rudo del terreno”, dijo ayer Carluche en un contacto con LA CHUECA desde el PC5 (puesto 5), donde fue trasladado para su recuperación.
“La amargura es muy grande. Esto es como un Dakar, pero habrá revancha”, agregó quien fue el único latinoamericano entre los más de 250 atletas que comenzaron la travesía, una de las más duras del mundo, en la que los competidores tienen un máximo de 400 horas (dieciséis días y medio) para realizar el recorrido, que une las ciudades francesas de Le Perthus (en el departamento de Pirineos Orientales), a orillas del Mediterráneo, y Hendaye (Pirineos Atlánticos), en la frontera con el País Vasco.

Compartir