Carrizo se defendió

El nadador de aguas abiertas, el santafesino Martìn Carrizo, dijo ayer que se siente triste por haber sido excluido de participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras el doping positivo que se le detectó en un torneo en San Pablo, pero que no se siente “un delincuente” y que va a “seguir luchando”.
“Estoy triste, no es fácil recibir una noticia así, pero esto no me va a tirar abajo”, sostuvo Carrizo, al tiempo que resaltó: “Voy a seguir luchando, porque no soy un delincuente”.
En una conferencia de prensa que se realizó ayer en esta ciudad y donde estuvo acompañado por su abogado Néstor Oroño, Carrizo señaló que “en Brasil declaré los suplementos que estaba tomando, desconozco la composición y componentes de cada producto”.
Al ser preguntado si conocía la EPO -droga que detectó el análisis- y sus efectos, el nadador comentó que “entre los deportistas se hablaba de eso, solo teníamos interés en conocer, en saber, nada más; nunca tuve un conocimiento exacto de qué se trata, cómo se usa”. (Télam)

Compartir