Chapur fue penalizado y ganó Larrauri

LEONEL PERNIA QUEDO COMO NUEVO LIDER DE LA CLASE 3 DEL TN

El santafesino Leonel Larrauri (Honda Civic) se quedó con la sexta fecha puntable de la clase 3 del Turismo Nacional (TN), disputada ayer en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay, ante escaso público.
En tanto que el pampeano Fabián Pisandelli (Chevrolet Cruze) debió abandonar por problemas mecánicos. El pampeano llegó tercero en el ranking y como uno de los principales candidatos a la victoria en la clase mayor. De hecho dominó con autoridad una de las series (las dos restantes fueron para Larrauri y Lucas Bagnera), lideró las primeras vueltas en la final y desertó cuando marchaba tercero.
Larrauri se impuso empleando un tiempo de 37 minutos, 36 segundos y 987 milésimas en las 23 vueltas al trazado de 4.150 metros de extensión, escoltado por el cordobés y actual campeón Facundo Chapur (Peugeot 308), a 3s931, y el puntano Hanna Abdallah (Ford Focus), a 4s138. Más atrás quedaron Luis Estivill (Lancer), a 6s668, Leonel Pernía (Fiat Linea), a 7s050, Luciano Ventricelli (Vento), a 9s854, Guillermo D’Aguano (Alfa 147), a 10s902, Lucas Bagnera (Alfa 147), a 10s914, Matías Rossi (C4), a 11s297, e Iván Saturni (Ford Focus), a 11s424.
Pernía quedó como nuevo líder con 171 puntos, seguido por Emanuel Moriatis (Ford Focus), con 170, Luis Estivill, con 103, Larrauri, con 93, Chapur, con 93, y Pisandelli, con 90.
Tras protagonizar un choque al comienzo de la carrera, Adrián Percaz fue derivado al hospital Lucio Molas, en donde después de los chequeos médicos fue dado de alta.

Pura emoción.
Tal como se esperaba la final de la clase 3 fue emocionante desde el comienzo: Pisandelli picó en punta seguido por Bagnera y Larrauri, quienes lentamente se fueron despegando del pelotón.
En el tercer giro debió ingresar el auto de seguridad por un toque que involucró entre otros a Bruno Bossio y Adrián Percaz. Al reanudarse la competencia, Pisandelli siguió primero, delante de Bagnera y Larrauri. Mientras que Chapur, que había partido desde en duodécimo cajón, giraba cada vez más rápido y ganaba posiciones.
Promediando la octava vuelta, a Pisandelli se le cruzó el auto y quedó cuarto, detrás de Bagnera, Larrauri y Chapur. A los escasos minutos, Larrauri superó a Bagnera, quien a su vez cedió la posición ante Chapur, que lograba el record de vuelta.
En el giro 13, Pisandelli daba cuenta de Bagnera, quedando a escasas décima de Chapur, que a su vez comenzaba a presionar al líder Larrauri, especialmente en las zonas más lentas del trazado toayense, en donde el Peugeot se mostraba más veloz.
Pisandelli se acercaba a Chapur, con claras intenciones de pelear por el segundo escalón del podio. Pero una vez más un problema mecánico lo obligó a desertar, perdiendo valiosos puntos y quedando con el sabor amargo de no poder terminar la carrera.
El desenlace de la competencia resultó polémico: en la última vuelta, cuando todo indicaba que nada más podía ocurrir, Chapur superó a Larrauri , que no se dio por vencido y en una impecable maniobra recuperó la posición al ingreso a la recta principal, pero la volvió a perder por un toque.
Al llegar al parque cerrado, Larrauri aseguró (mientras Chapur festejaba la victoria) que le correspondía el primer escalón del podio. El campeón, por su parte, no dio su brazo a torcer y mientras caminaba a recibir su premio aseguró a los medios de prensa que el toque con Larrauri había sido propio de carrera. Después de más de una hora se supo que Chapur había sido sancionado con cinco segundos de recargo.

“Hice una buena maniobra pero Facu Chapur me tocó”.
Leonel Larrauri (Honda Civic) llegó segundo detrás de Facundo Chapur (Peugeot 308) en la final de la clase 3, pero desde fue declarado ganador por la penalización que sufrió el campeón.
Larrauri siempre reclamó el primer puesto, desde que estacionó su Honda Civic en el parque cerrado. Lo hizo una y otra vez, antes y después del podio.
En la conferencia de prensa, el santafesino Larrauri detalló que así como él lo había dejado entrar a Facundo Chapur cuando fue superado, el cordobés no tuvo la misma actitud. Luego, en diálogo con LA CHUECA, reiteró su opinión y consideró que la maniobra que hizo al ingreso de la recta fue lícita, no se equivocó.
-¿Cómo viviste la carrera?
-Fue una final muy emocionante, muy entretenida tanto para nosotros como para el público. Y esto es lo importante en esta categoría.
-¿Podés explicar la maniobra con Chapur?
-Sinceramente, la última vuelta fue espectacular. En la primera curva se me fue un poco el auto y Chapur me supera bien. Después me tomé revancha al ingreso de la recta principal, hice una buena maniobra, pero Facu me tocó y no me dejó lugar. Tuve que ir al pasto.
-Dijiste que Chapur te sorprendió cuando te ganó la posición.
-Sí, me sorprendió. Claro que se vio beneficiado porque a mí se me movió el auto y él fue oportuno. Sabemos de las condiciones que tiene Chapur como piloto, es muy habilidoso.
-No te diste por vencido.
-No, para nada. Tenía que jugármela en la última curva, y eso fue lo que hice.
-Finalmente Chapur fue sancionado. ¿Qué sensación te ha quedado?
-Por suerte se hizo justicia. Cuando Chapur me superó, yo no puse resistencia porque me había ganado bien la posición. Pero después Facu no tuvo la misma actitud conmigo. Siempre estuve tranquilo porque sabía que yo había ganado.
-¿Qué pensás para el futuro?
-Hoy cortamos la racha de los abandonos, y tengo un auto que es contundente. Soy muy optimista con el futuro.
-¿Qué significa correr en Toay?
-La verdad que este es uno de los mejores circuitos. Siempre me gustaron los trazados rápidos como este. Salen buenas carreras.

“Fue lícito”.
Facundo Chapur, el actual campeón, enfatizó que haber ganado “fue muy bueno porque no tuve una buena clasificación. Después me recuperé en la serie e hice una gran final”.
-Fue clave el andar del auto en las zonas trabadas.
-La verdad que sí. Inclusive a Larrauri lo superé porque mi auto doblaba mejor.
-Tuviste paciencia.
-Esperé a la última vuelta para poder atacar. Fue mi estrategia de carrera, y aproveché cuando a Larrauri se me movió su auto.
-Pero luego se produjo un toque cuando Larrauri quiso superarte.
-En esta maniobra, Larrauri entró un poco pasado a la recta, le hago la tijera y los autos se rozan. Por esto se produjo el golpe. Estoy seguro de que mi maniobra fue lícita, no me equivoqué.

Abdallah.
El puntano Hanna Abdallah, que ocupó el tercer puesto en la clase 3, se mostró feliz de haber podido subir al podio por primera vez en la clase 3, en su regreso a esta categoría.
“En la serie cometí un error al adelantarme y fui sancionado. Pero luego hice una gran final, fui de menor a mayor”, dijo Abdallah.
Abdallah, que corre con motores de Pou, sostuvo que subir al podio fue el fruto de mucho trabajo. “El proyecto arrancó a comienzos de este año, con un Ford Focus nuevo. El sacrificio está dando sus frutos, y me pone muy contento”, señaló.
Abdallah aseguró que el desempeño en el circuito toayense es una cuota de energía para su equipo, y presagió que estará en condiciones de seguir peleando los primeros lugares. “Tenemos un excelente auto, y no pensamos bajar los brazos”.

“Este error no pudo suceder otra vez”.
Fabián Pisandelli tenía muchas posibilidades de subir al podio, y quizás ganar. Pero como ya sucedió en otras ocasiones, un problema eléctrico en su Chevrolet Cruze lo dejó con las manos vacías, en la sexta presentación del Turismo Nacional, en el autódromo toayense.
Pisandelli marchaba tercero en la final de la clase 3 cuando su auto literalmente se paró. Sus simpatizantes enmudecieron, no lo podían creer. El piloto pampeano se bajó amargado y enojado, y no era para menos.
“El auto falló antes de largar por el cable captor, no arrancaba. Después en la carrera presagiaba que podía quedarme, y así pasó”, dijo Pisandelli, mientras agasajaba con una vaquillona asada a su familia, amigos, patrocinadores y cuanta persona cruzara.
Pisandelli indicó en diálogo con LA CHUECA que cuando se quedó, “venía con un plus. Sabía que tenía la posibilidad de ir por Facundo Chapur. Las últimas dos o tres vueltas iban a ser muy buenas”.
“Esto que pasó es triste. Cuesta preparar el lunes, me siento cansado”, dijo Pisandelli, y enfatizó: “Este error no pudo suceder otra vez. Esto pasó hoy, y suman cinco veces”.
El piloto aclaró que si bien defiende siempre a su equipo, no se están haciendo las cosas bien. “Me dan un auto espectacular, pero no se puede fallar. El auto no se puede parar por un cable captor. Acá hay mucho sacrificio en juego, muchos sponsors también se ponen mal. Ahora veremos qué pasa en el futuro”.
A un costado de la zona de boxes, en donde se hizo la vaquillona al asador, a Pisandelli se lo vio triste, pero no dejó de atender a sus invitados. Inclusive en un momento pidió que nadie esté amargado “por esto fue simplemente una carrera”.
Cabe señalar que Pisandelli había desembarcado tercero en el ranking y con el abandono de ayer pasó a ocupar el sexto puesto.
“Fabián se va a recuperar, y peleará el título. Nunca le ha sido fácil correr, sabe más de amarguras que de satisfacciones en el automovilismo”, dijo uno de sus allegados al finalizar la jornada.