Chiaraluce se insertó en Europa

EL PAMPEANO DESARROLLA A PASO FIRME SU CARRERA DE PREPARADOR FISICO

El ex futbolista pampeano, Paolo Chiaraluce, oriundo de la localidad norteña de Ingeniero Luiggi, desarrolla su incipiente carrera de preparador físico en diferentes clubes del ascenso de Europa. El joven profesional, que cursó sus estudios terciarios en el Instituto Superior de Educación Fisica (ISEF) de esta ciudad, contó como a través de los caminos que le abrió su padre, el ex director técnico de Matienzo y de Ferro de Alvear, Walter Chiaraluce, llegó a tener la posibilidad de iniciar su carrera en clubes europeos.
“Me recibí en el ISEF de General Pico y tome la decisión de irme a vivir Europa, a trabajar como preparador físico de una promotora que tenía mi padre, que se dedicaba a buscar jugadores e insertarlos en el fútbol profesional”, dijo el ex delantero del “Tripero”, quien también tuvo un breve paso por Pico FBC.
Chiaraluce explicó que la empresa para la cual trabajó en sus comienzos, está ubicada en Ancona, en la región norte de Italia, donde tiene familiares de la rama paterna. Este inicio en la preparación física le permitió “entrenar a jugadores de varias nacionalidades”, dos de los cuales llegaron a ser profesionales, tras firmar contras con el FC Chiasso de Suiza y con el Atlante de México, y hasta al hijo de Roberto Carlos, el ex lateral izquierdo de la Selección brasileña y del Real Madrid.

Experiencia europea.
A poco de haber emigrado al “Viejo Continente” para desarrollar su carrera, y beneficiado por los contactos que le facilitó el trabajo junto a su padre, el joven luiggense tuvo la oportunidad de formar parte del cuerpo técnico que encabezó el ex campeón mundial argentino, Pedro Pablo Pasculli, en FC Dubnika de Eslovaquia. Esto significó para el pampeano, su primera experiencia de trabajo junto a un plantel de futbolistas profesionales.
Su vínculo laboral con la entidad eslovaca duró cerca de tres meses, y tras su desvinculación, una vez de regreso en Italia, recibió una propuesta para emigrar en este caso a España.
“Estuvimos tres meses en Eslovaquia, y luego regresé a Italia con mis familiares. Ahí surgió de ir a trabajar como preparador físico a España, al FC Jumilla (también junto a Pasculli), que es un equipo que compite en la Segunda División B”, dijo el pampeano. En el este certamen, al cual puso en equivalencia con el Torneo Federal A de Argentina, el equipo murciano logró cumplir su objetivo de mantener la categoría.
“Logramos mantener la categoría. Era un equipo humilde que competía con grandes como Recreativo de Huelva, Murcia, Cadíz, Mérida, todos equipos que tienen historia en primera división, más otros equipos como el Betis B, Sevilla, B, Granada B, entre otros que meten a los jugadores que tienen contrato en primera pero no tienen lugar en el principal equipo”, manifestó.

Caminos abiertos.
El joven pampeano, que tuvo una breve carrera como futbolista en esta provincia, encontró a través de su profesión la posibilidad de seguir ligado al fútbol y de vivir experiencias enriquecedoras y superadoras a nivel profesional. Sobre esto, subrayó que lo pudo llevar a cabo a partir de las puertas laborales que le abrió su padre, quien reside desde hace varios años en Italia.
“Toda esta linda experiencia la he podido vivir gracias a mi padre, que es el que me abrió los caminos a través de sus contactos, puesto que hace cinco años que está allá y me facilitó mucho las cosas”, finalizó.

Compartir