Inicio Deportes Choque pampeano para All Boys

Choque pampeano para All Boys

Una cachetada en el final de la primera parte; otra mano en el inicio del complemento y una piña de nocaut en el cierre del partido… Esos fueron los tres golpes que le permitieron a All Boys superar a Racing Club por 3-1 en el inicio de la Zona 1 del Torneo Regional Federal Amateur de fútbol.
Con una muy buena actuación de Mauro Barreiro, autor de un gol y partícipe en los otros dos con sendas asistencias -una de ellas para una volea memorable de Antú Hernández-; una correcta presentación de los refuerzos y una actuación colectiva que fue de menos a más; el Auriazul dio el primer paso en este largo camino que en el final ofrece un ascenso al Federal «A».
El Albo, que logró ponerse a tiro por un penal convertido por Hernán Claro, al final sufrió el tercer golpe de Jerónimo Gutiérrez y se fue a Eduardo Castex con las manos vacías, aunque sabiendo que si se cuidaba en los momentos clave del juego podría haber sumado al menos un punto.
La continuidad de esta Zona 1 de la Región Bonaerense Pampeana Sur encontrará a All Boys el próximo fin de semana jugando nuevamente como local (hay posibilidades de que sea el sábado), ante Bella Vista de Bahía Blanca, que ayer igualó 0-0 ante Huracán de Ingeniero White; mientras que Racing hará su estreno ante su gente frente al bahiense Liniers, que anoche ganó 3-0 en su presentación ante Deportivo Villalonga.

De atrás hacia delante.
A All Boys le costó entrar en juego. La larga espera por participar en un torneo nacional (el año pasado les bajaron el Federal «B»), sumada a la pretemporada y a la falta de amistosos en este comienzo de año generaron un estado de ansiedad que a los santarroseños les jugó en contra durante unos cuantos minutos.
Inconexo en el medio, con algunas dudas en el fondo y sin profundidad, el Auriazul sufrió ante su propia impotencia en los primeros 30 minutos y a la vez le fue dando lugar a Racing para crecer. Los castenses se mostraron expectantes en el comienzo, como cediendo la iniciativa, pero cuando intuyeron que el local le ofrecía flancos débiles empezaron a atacar.
Y el que apareció como en sus mejores tardes fue el arquero Matías Boto, responsable de mantener su valla en cero cuando el que llegaba con mayor peligro era Racing. El guardavallas, que volvió para este torneo, le fue ganando una y otra vez en el duelo a Claro -el más punzante de la visita-, quien en la más clara se preparaba para festejar cuando el «1» sacó un manotazo de la galera para desviar lo que era el gol visitante.
Los dirigidos por Mauricio Rambur parecieron terminar de despertar en esa jugada, a los 40 minutos. Un rato antes habían mostrado algo de reacción con algunas pinceladas de Barreiro y unas buenas descargas de Franco Chacón (uno de los refuerzos), pero a partir del tapadón de Boto se agrandó Juan Aguilar (otra incorporación) en el fondo, crecieron los mellizos Hernández y Jero Gutiérrez empezó a desnivelar con sus corridas.
Y a los 46 All Boys dio su primer golpe luego de un penal que Renzo Frank le cometió a Barreiro y que el propio Tapón cambió por gol.

Golazo y a cobrar.
Si el final de la primera etapa había sido prometedora para el local, el inicio del complemento fue prácticamente ideal porque a los 35 segundos estaba festejando un verdadero golazo: luego del saque inicial de Racing, All Boys recuperó el balón en el medio y salió disparado vía Gutiérrez, quien cedió a Barreiro y este la pinchó para la entrada por el otro sector de Antú Hernández, quien sacó una volea espectacular que se coló en un ángulo.
Para Racing el golpe fue muy fuerte. Los dirigidos por Edgardo Leguizamón comenzaron a correr detrás de la pelota, que en ese momento era propiedad de Barreiro y compañía, y les costó muchísimo llegar cerca del arco de Boto. Además, en una aproximación parecieron perderse del todo cuando el árbitro Berruti ignoró una mano de Ezequiel Roque en el área.
Pero All Boys se confió demasiado, se quedó en el toqueteo intrascendente y le dio alas a la visita, que a los 26 se puso en partido a través de un penal que Roque le cometió al movedizo Nahuel Díaz y que Claro cambió por el 2-1.
El juego volvía a acortarse a un gol y la incertidumbre empezaba a merodear en el estadio Dr. Ramón Turnes, donde una buena cantidad de público se acercó para ver el debut de los pampeanos. Igualmente, el Auriazul logró salir del paso sin mayores problemas, porque tuvo mejor resto físico que su rival, porque supo manejar la situación a través de sus hombres más experimentados y porque en el cierre decretó el nocaut con otro lindo gol: contra entre Ramírez, Antú y Barreiro para que la decore Gutiérrez con un toque a la red.