“Con esta gente no piso más el club”

El entrenador se enteró a través de los medios que sería removido de su puesto luego de casi cuatro años, y decidió dar un paso al costado. “Están en su derecho de cambiar al técnico, pero no era la forma”, dijo.
El ciclo de Edilio Zabala al frente de la primera división de All Boys se terminó abruptamente, quizás como nadie ni siquiera se lo imaginaba. El jueves por la tarde se enteró por los medios que los integrantes de la nueva comisión directiva habían tomado la decisión de cambiarlo, luego de casi cuatro años de éxitos en lo deportivo, y ayer por la mañana le comunicó su renuncia al flamante presidente de la institución, Eduardo “Flecha” Leones.
La “áspera” reunión entre Leones y el entrenador, que había llegado a All Boys en 2005 de la mano de Jorge Altolaguirre, duró más de dos horas, y en la misma el directivo le pidió disculpas por la manera en que se habían dado las circunstancias, aunque le confirmó que habían tomado la determinación de hacer un cambio de mando a partir de la próxima semana.
“Presenté la renuncia y ya no dirijo el domingo”, le dijo ayer Zabala a LA CHUECA, muy molesto por la situación que tuvo que vivir. “Estoy muy caliente por lo que pasó, pero principalmente por la forma en que ocurrió”, agregó.
El enojo de Zabala fue mayor porque, según explicó, “cuando estos nuevos dirigentes estaban por asumir, habían dicho que estaban totalmente conformes con el trabajo que veníamos haciendo en el club”.
“Y ahora -continuó-, me dicen que quieren dar una vuelta de timón y que no tiene nada que ver el momento futbolístico actual, aunque a eso no lo creo”. Hoy, All Boys está en la penúltima ubicación del Oficial, a seis unidades del puntero General Belgrano.

– ¿Qué fue lo que más le molestó?
– Que no me hayan dicho nada. Desde el año 1968, en el que vine a All Boys, estoy ligado a la institución. Ahora hace tres años y medio que lo dirijo, y nunca pensé que me iba a enterar por un periodista o por un programa (escuchó la noticia en La Pelota, de Radio Noticias), que iba a ser removido de mi cargo. Me dijeron que se les filtró la información, pero por más que me pidan disculpas, una institución como All Boys no puede tener esos errores. Son dirigentes nuevos y están en su derecho de cambiar al técnico, pero no era la forma, no es la salida que se merece un cuerpo técnico. Y eso es lo que me sacó, creo que no lo merecía.

– ¿Cree que si All Boys estuviera peleando arriba hubiera ocurrido lo mismo?
– Leones me dijo que no tiene nada que ver con el fútbol, que era el momento de cambiar, pero no lo creo. Si hubiéramos ganado los dos partidos que jugamos con juveniles porque estábamos jugando el Argentino, podríamos estar más arriba y sin dudas no creo que hubiera pasado esto. Por eso no voy a aceptar las excusas, porque como te dije ellos habían mencionado que estaban conformes y me reconocían por todos los títulos; en ningún momento se puso en duda mi capacidad como técnico. Pero bueno, me voy con la cabeza bien alta por todos los triunfos que he logrado. Incluso ahora tenía la esperanza de dar vuelta todo, pero Leones me dijo que no influía para nada, algo que yo pongo en duda.

– ¿Cómo quedó su relación con All Boys?
– Tengo mis sentimientos como cualquier hincha de All Boys, pero con esta gente no piso más el club. Lo que pasa es que hasta ahora estaba acostumbrado a tratar con gente que decía una palabra y la cumplía, como (el ex presidente) Jorge Altolaguirre. Yo lo quiero mucho a All Boys, y si estos nuevos dirigentes me lo hubieran comunicado con tiempo, hoy hasta podría ser un dirigente más en el club.

El más exitoso.
Zabala ha tenido varios pasos como jugador y como entrenador en el Auriazul, pero ayer no dudó un instante en asegurar que el ciclo que terminó fue “el más exitoso” de todos. “En menos de cuatro años ganamos tres títulos locales, dos provinciales -los primeros en la historia para el club- y además hicimos dos muy buenas campañas en el Argentino C. Fijate que los dos equipos que nos eliminaron son Bella Vista de Bahía Blanca, que ascendió al Argentino B, y Unión de Mar del Plata, que está cerca de ascender también”, reflexionó.
“Por eso -insistió-, creo que pocos en el ambiente del fútbol lo pueden entender. Porque por más que se evalúe nuestro trabajo, aunque no se ha evaluado, no comprendo las justificaciones y desconozco los entretelones”.

– ¿Habló con algún integrante del plantel?
– Fui a hablar con el capitán (Néstor Erro); le expliqué la situación y le dije que me disculpen los jugadores, pero en estas circunstancias me era imposible agarrar el equipo. Por eso decidí ni siquiera estar en el entrenamiento de hoy (por ayer).

– ¿Se comunicó con su sucesor, Marcos Ares, a quien usted conoce muy bien?
– Marcos fue jugador mío en uno de mis pasos por All Boys. Es una situación difícil para él, porque además somos amigos personales. Pero tengo en claro que lo suyo no tiene nada que ver con todo esto.

– ¿Va a seguir dirigiendo?
– Por ahora voy a descansar, porque hace tres años y medio que vengo trabajando casi sin descansos, pero sin dudas todavía tengo ganas de seguir porque es algo que me gusta mucho. Claro que estoy muy ligado a All Boys, pero a las instituciones las manejan los hombres. Y me voy con la satisfacción de haber tratado con gente de bien como con la que estuve trabajando hasta ahora.