“Correr en ciclismo me hace feliz”

MAXIMILIANO VAQUERO SUEÑA CON DISPUTAR LOS JUEGOS OLIMPICOS RIO 2016,

“Fue una buena decisión haberme dedicado a este deporte. Correr en ciclismo me permitió ser más extrovertido y me pude dar cuenta que puedo. Me hace feliz”. Las palabras corresponden al ciclista no vidente Maximiliano Vaquero.
Vaquero, que nació hace 25 años en General Pico, quedó ciego a los 11 luego de una sucesión de diagnósticos errados, según explicó el propio atleta en diálogo con LA CHUECA.
A los 12 años, Vaquero inició la práctica de atletismo que abandonó a los 17. Recién volvió a encontrarse con el deporte en el 2012, a los 21, cuando se animó a subirse a una bicicleta tándem.
A poco de comenzar a correr en ciclismo, Vaquero fue ganando confianza, los buenos resultados no se hicieron esperar y subir al podio se convirtió en algo habitual.
“Pese que se lograron algunos buenos resultados, siento que no tuve un buen 2015. Primero se accidentó mi guía (Ithurrart), que lo alejó de la bici por varios meses, después no pude ir a todas las carreras que tenía pensado. También sufrí una caída en una de las competencias, debido a que hacía dos años que no descansaba. Y se me bajó un poco la autoestima”, dijo Vaquero.
-¿Cuál es el objetivo para el 2016?
-Ir a los Juegos Olímpicos de Río 2016. Tenemos muchas posibilidades de integrar el equipo argentino. Me lo confirmarían en el mes de abril.
-¿De qué depende la confirmación?
-Depende que nos mantengamos en un buen nivel. Con Ithurrart estamos entrenando todos los días, para comenzar en marzo de la mejor forma el campeonato Argentino de Ciclismo Adaptado. La primera fecha será en Buenos Aires.
_¿Qué te dijeron los entrenadores (Martín Ferrari y Gustavo López) de la Selección Argentina?
-Que teníamos que seguir mejorando el nivel, que las posibilidades de ir a los Juegos son muchas.
-¿Van a disputar solamente el campeonato Argentino?
-Nos gustaría poder ir a las carreras de ciclismo convencional, porque eso nos permitirá levantar el nivel. Pero no es fácil que nos dejen correr.
-¿Por qué no los dejan correr?
-Por desconocimiento. Ellos creen que porque somos dos en una bicicleta doble vamos a andar el doble de velocidad, y no es así. Correr en tándem tiene sus dificultades, hay que coordinar muy bien y el peso es el doble. Si alguno de los dos se cansa, es doble el esfuerzo que se debe hacer.
-En La Pampa han disputado varias carreras.
-Porque en La Pampa nos dejan correr pruebas convencionales. Entienden y nos apoyan. En Buenos Aires esto no pasa. De las seis o siete carreras a las que quisimos ir, solamente nos dejaron correr en Trenque Lauquen. Es una verdadera pena, porque a nosotros nos hace muy bien poder competir contra bicicletas individuales porque nos exigen mucho más.
Vaquero agregó: “Soy optimista con relación al futuro. Creo que cuando se den cuenta que una bicicleta tándem puede competir sin entorpecer nada, los comisarios deportivos no autorizarán a correr”.

Soy más feliz.
“Fue una buena decisión haberme dedicado al ciclismo. Practicando este deporte soy más feliz, más extrovertido y me pude dar cuenta que puedo”, explicó Vaquero.
A Vaquero le queda un final para recibirse de despachante de aduana, mientras busca un trabajo. “Mi vida es el ciclismo, pero también quiero trabajar. El ciclismo me ha dado muchas satisfacciones a nivel personal”.
-¿Qué mensaje tenés para aquellos chicos ciegos que no practican ningún deporte?
-Los chicos ciegos tienen que animarse a practicar deporte. Les aseguro que pueden practicar ciclismo, pese a ser un deporte caro. Hay que arrancar despacio y después vendrán las satisfacciones. Uno puede hacer mucho más de lo imaginado.

Año con varios podios
El año pasado, el tándem Vaquero-Ithurrart inició la temporada con una buena actuación en el selectivo de Buenos Aires, con miras al Campeonato Mundial. En dicha competencia la dupla pampeana ganó en los 4 mil metros y quedó tercera en 2 mil, a escasas centésimas del binomio ganador.
Dicha actuación hacía presagiar otro buen año, pero a pocos días Ithurrart se accidentó y recién pudo volver a subirse a una bicicleta en el mes de agosto. “Este accidente desarmó todo lo que teníamos pensado con Jonatan. Fue un duro golpe tanto en lo anímico como en lo deportivo”, enfatizó Vaquero.
Vaquero siguió compitiendo con Gustavo Robilotta, Enrique Sosa y Agustín Rodríguez. Con Robilotta logró el segundo puesto en la contrarreloj y fue tercero en pelotón, en el campeonato Argentino de Ciclismo Adaptado.
Además, Vaquero tuvo buenos desempeño con Sosa y Rodríguez en distintas carreras, que también incluyeron un nacional.
Vaquero volvió a competir con Ithurrart sobre fines de año, en dos fechas del campeonato Argentino Adaptado. La dupla logró en las dos competencias el tercer puesto en la contrarreloj y el segundo en pelotón.