Costa Brava se quedó sin el ascenso

TORNEO FEDERAL "C": INDEPEDIENTE DE TANDIL FESTEJO EN EL NUEVO PACAEMBU

El equipo piquense cayó como local por 1-0 y la fiesta fue para los bonaerenses, que también habían ganado en la ida. El gol de Lucas Porta en el complemento fue un mazazo para el equipo dirigido por Dante Jacobi, que no logró recuperarse.
Costa Brava dejó pasar su chance de ascender al Torneo Federal “B” de Fútbol, al caer como local ayer en la segunda final de la Zona Pampeana Bonaerense Sur por 1-0 ante Independiente de Tandil, en el estadio Nuevo Pacaembú de esta ciudad.
El hincha “costero”, ilusionado con la instancia y con la posibilidad que tenía su equipo, concurrió a la cancha de manera masiva y colmó las dos tribunas principales, además de ocupar otros espacios, dándole un marco mucho más importante que el de las presentaciones habituales del equipo local.
En el choque de ida había ganado el tandilense y esto había obligado al elenco de Barrio Este a ganar al menos por la mínima diferencia para prolongar la definición a la ejecución de penales.
En las primeras acciones del partido, la visita dispuso de un tiro libre desde la derecha tras una falta de Martín Coello. El remate de Rodrigo Baquero dio en la parte externa de la red, pero fue un aviso.
Sobre el cuarto de hora Costa tuvo su primera aproximación generada entre Facundo Petisco y Nicolás Pildain, llevando serio peligro al arco contrario.
En el local, Maximiliano Palacios comenzó a manejar la pelota en la zona media, con un buen respaldo de Angel Arco, y de a poco el dueño de casa empezó a crecer en el juego. Fue así que a los 20 minutos el “nueve” puso una pelota profunda hacia la derecha para Petisco, que mandó un centro cerrado que se le escapó al arquero Gonzalo Casas. El balón dio en el travesaño y luego despejado del área.
La visita, bien parada en el fondo, atacaba cuando encontraba los espacios pero nunca se descuidaba atrás. Fue así que a los 22 minutos llegó con intento de Matías Gutiérrez desde la derecha, que fue contenido en dos tiempos por Martín Del Pópolo.
En los pasajes siguientes la visita comenzó a equilibrar las acciones y para la media hora de juego Costa había perdido profundidad y comenzaba a abusar de los pelotazos. En el último tramo del capítulo inicial el dueño de casa buscó por los costados y fue así que consiguió un tiro de esquina. La ejecución de la pelota parada estuvo a cargo de Luciano Pildain que la puso atrás para que Emanuel Toro, con muy buena intención, sorprendiera y le diera de primera, pero desviando el disparo.

Sintió el golpe.
En una de las primeras acciones del complemento, Costa dispuso de un tiro libre desde la mitad de la cancha. El envío en el área lo controló Lucas Falcón, quien sacó un violento disparo que cruzó todo el arco.
Independiente no tardó en replegarse por completo en su propio campo y por dejarle el control de la pelota a Costa, que estaba obligado a marcar al menos un gol para igualar la serie.
En otro intento por los costados, Kevin Lucero (había reemplazado a Luciano Pildain) la metió al medio, donde Ezequiel Brito le dio de primera pero elevó demasiado el remate.
El rojinegro no se aproximaba al arco defendido por Del Pópolo, pero en una acción aislada consiguió una pelota parada desde el costado derecho del ataque. El envío al área superó al “uno”, quien no tuvo una buena salida, y luego que la bajaran de cabeza, Lucas Porta (el reemplazante del suspendido Juan Turri tras la protesta iniciada por Costa ante el Consejo Federal) marcó el gol que lastimó la esperanza costera.
Tras ello, sobrevino el nerviosismo, el desconcierto y el apuro, al punto que Toro ensayó un remate por demás elevado al arco, en un tiro libre que era indirecto. Costa chocó con un equipo que se defendía en su totalidad y que dejaba a Matías Gutiérrez (la figura de la cancha), casi como único hombre de punta. El “diez” tenía la pelota, jugaba con la desesperación costera y generaba ocasiones de riesgo.
Independiente pudo haber aumentado la diferencia, porque el equipo estaba desestructurado y muy adelantado, al igual que Del Pópolo. Fue así que los jugadores visitantes, primero Gutiérrez y luego Trasante, buscaron sorprender por arriba pero sus remates carecieron de dirección.
Costa buscó a su manera, intentó empujar, pero el destino de la serie ya había sido sellado. El pitazo del final habilitó el festejo de los visitantes en un rincón, junto al puñado de hinchas que se acercó a acompañarlos. También le dio paso a la desazón y a las muestras de tristeza de los jugadores del once piquense, que al principio de la temporada no se imaginaron con llegar a esta instancia y quedaron a las puertas de un ascenso al Federal “B”.