Cuello y Saputo ganaron el bronce

JUEGOS OLIMPICOS DE LA JUVENTUD BUENOS AIRES 2018

Tras el oro del entrerriano Brian Arregui, el boxeo se dio ayer el lujo de cerrar los Juegos Olímpicos de la Juventud con dos medallas de bronce gracias al santafesino Mirco Cuello y la bonaerense Victoria Oriana Saputo, para completar un pleno de podios para el deporte que, históricamente, le entregó más alegrías a la Argentina.
Fueron las preseas número 31 y 32 de Buenos Aires 2018 para la delegación albiceleste, contabilizando las logradas en los equipos mixtos con representación argentina, pero lo importante a remarcar es la ratificación del recambio en el boxeo.
Porque la dorada de Arregui, el miércoles, significó para este deporte la primera medalla olímpica desde la de Pablo Chacón, en los Juegos de mayores de Atlanta 1996, en Estados Unidos, y la primera dorada desde Londres 1948, en Inglaterra.
Pese a esa estadística, el boxeo es el que más aportó históricamente para la Argentina en los Juegos Olímpicos de mayores, ya que de las 74 medallas obtenidas, 24 vinieron del boxeo, y de las 21 doradas, siete, por lo que esta proyección demostrada en Buenos Aires 2018 ilusiona a futuro.
Ayer, en el Pabellón Oceanía, tanto Cuello como Saputo lograron revertir anímicamente el impacto que significó perder las semifinales.
A primer turno, con una victoria por fallo unánime por 5-0, Cuello se colgó el bronce frente al marroquí Abdessamad Abbaz en la categoría gallo, ante una buena cantidad de público en el Parque Olímpico de Villa Soldati.
Cuello pudo imponer su velocidad y combinaciones contra el marroquí, que repuntó en el segundo round pero no pudo torcer la historia y el desenlace de la medalla.
“Por suerte se me dio, estaba bajoneado, pero me puse este objetivo y lo logré. Gané los rounds bien, era muy fuerte el marroquí”, aseguró Cuello, oriundo de Arroyo Seco, en zona mixta.
Así pudo darle una alegría a una familia vinculada al box: a su papá siempre le gustó, él hacía taekwondo pero por su hermana cuatro años mayor, a quien vio pelear, y decidió irse para ese lado.

Saputo hizo historia.
La bonaerense Victoria Saputo también consiguió el bronce al vencer por decisión unánime a la australiana Emma Lawson, en la categoría 57-60 kilos, en lo que significó la primera medalla de la historia para una boxeadora argentina.
Los cinco jurados vieron ganadora a la pugilista oriunda de José C. Paz por 30 a 27 dos de ellos y uno, incluso, confeccionó una tarjeta de 30 a 26. El primer round marcó una tendencia clara con la australiana sacando provecho de su mejor alcance de brazos, peleando en la larga distancia, pero padeciendo cuando la argentina se pudo meter en la corta y colocó golpes más picantes.
En el segundo, Saputo entró y salió pero siempre golpeando con su cross de izquierda ante una Lawson que lanzó más golpes pero con mucha menos claridad.
En el último, la bonaerense caminó muy bien el ring y se aprovechó de la falta de precisión de una rival que falló mucho para poder conectar algunas pocas manos que le bastaron para quedarse con el asalto.
Victoria, hija de Guillermo Saputo, olímpico en boxeo en Atlanta 1996 y Sidney 2000, pudo así seguir con la herencia familiar, pero ahora subirse a un podio histórico.
“Es un orgullo poder representar a mí país. No pude conseguir la de oro y tengo la de bronce que no es poco ser la primera argentina en conseguir una medalla en esta disciplina”, afirmó.
Y concluyó: “La medalla se la dedico a mis padres y a mis hermanitos que están siempre. A festejar y viva Argentina”. (NA)