Inicio Deportes Debutó Lichi en All Boys

Debutó Lichi en All Boys

Las botitas rojas de Lichi Buffa pisaron el flotante del José Aquiles Regazzoli promediando el último cuarto. Con la «10» como pintada, tobillera auriazul y reloj al tono en su muñeca derecha, saltó al campo sin mirar hacia atrás apenas recibió la autorización del cambio.
Todos lo estaban esperando. El partido ya estaba definido a favor de All Boys, pero el ingreso del joven santarroseño volvió a darle un interés especial al choque de la categoría U13 ante Sportivo Independiente de General Pico, por la cuarta fecha de la Liga Pampeana de básquet.
Lichi, de 13 años, tiene Síndrome de Down y juega al básquet como integrado en el Auriazul desde hace más de cinco años. Participó de diferentes encuentros y viajes con sus compañeros, pero aún no había tenido la oportunidad de debutar en un torneo oficial. Permiso de la Federación Pampeana de Básquet mediante, ese estreno por los puntos se dio finalmente ayer, en la U13.
Los primeros pasos los dio bajo una lluvia de aplausos. Acompañó en el primer ataque, hizo una rápida transición para colaborar con la defensa en la jugada siguiente y finalmente la pelota llegó a sus manos. Con la determinación de Manu Ginóbili encaró el aro y se dio el gusto de armar su primer lanzamiento oficial.
Las estadísticas indicarán que falló (luego tendría la oportunidad de anotar, con el valor agregado de recibir la asistencia de un rival), pero la historia marcará que el deporte santarroseño ganó un nuevo partido por la inclusión y la igualdad. Y que Lichi fue el protagonista principal.

Paso a paso.
Lisandro Buffa es todo un personaje en el mundo All Boys, al que llegó de la mano de sus compañeros de la Escuela 143. Aprendió sus primeros movimientos como basquetbolista en su casa, con su hermano Franco (formado en el Auriazul) como «profe», y poco a poco se fue adaptando a la vida del club, en el que lleva más de cinco años.
Tímido al principio, hoy es uno más en un grupo de amigos que, con el básquet como medio, lo incluyó con la naturalidad propia de los chicos. Primero con el profe Federico Larroudé, luego con Diego Dettoni y ahora con Juan Cruz Gavazza, Lichi se fue convirtiendo en uno de los tantos deportistas del club que sueñan con cosas grandes, y que mientras tanto viven el día a día disfrutando de hacer lo que más les gusta.
Los diferentes encuentros amistosos y algunos viajes a jugar torneos fuera de la provincia (a Villa Gesell y Carlos Paz), más las salidas extradeportivas con sus compañeros, lo fueron preparando para su estreno oficial. Ayer, finalmente, Lichi dio el salto inicial por los puntos. Y ganó mucho más que un partido.