Inicio Deportes Di Paola, el ex Belgrano que le corta el pelo a los...

Di Paola, el ex Belgrano que le corta el pelo a los famosos

PAMPEANO DEJO EL FUTBOL Y HOY ES UN RECONOCIDO ESTILISTA

Franco Di Paola fue una de las promesas del fútbol pampeano. Sus cualidades lo llevaron siendo un niño a Boca Juniors y luego a la Comisión de Actividades Infantiles (CAI) de Comodoro Rivadavia, que por entonces reunía a jóvenes talentos de toda la Patagonia.
Llegó a jugar profesionalmente pero algunas lesiones y otros desafíos fueron acelerando el final de su carrera. Hoy se destaca en otra de sus pasiones, la peluquería, que conoció desde chico visitando al maestro Nelfi Rulli y a la que se volcó definitivamente luego de colgar los botines. Famosos de todos los rubros pasan cada día por sus manos.

El futbolista.
Los inicios de Di Paola con una pelota en los pies se dieron en el Club Atlético Santa Rosa, desde donde luego pasó al Deportivo Mac Allister. Sus cualidades lo llevaron a viajar tempranamente a Capital Federal para jugar en la octava división de Boca Juniors, aunque al tiempo regresó al Depo santarroseño.
La CAI fue su próximo destino para terminar las inferiores, en un tiempo en el que el club de Comodoro se destacaba por su fútbol formativo. En 2006, a los 19 años, debutó en la Primera B Nacional con el Azurro sureño en un partido ante Godoy Cruz de Mendoza, para luego completar 18 partidos en esa categoría.
Sus buenas actuaciones lo llevaron a Alvarado de Mar del Plata, donde una lesión en la rodilla comenzó a complicar su futuro como deportista. Se recuperó, jugó algunos partidos en el Torito y regresó a Santa Rosa para ponerse la camiseta de General Belgrano en 2009, reforzando a un equipo que el año anterior había sido campeón de la Liga Cultural.
El Tricolor le sirvió nuevamente como trampolín para ir a Huracán de Comodoro Rivadavia, donde jugó el Argentino «B», aunque su paso fue corto porque se dio la oportunidad de probar suerte en el ascenso europeo. Y hacia allí fue. Estuvo en clubes de Montebelluna y Procida (Italia), y en Alcudia (España), aunque no llegó a jugar oficialmente.
En su regreso a La Pampa, ya con otros objetivos a la vista, se puso las camisetas de la Unión Deportiva Bernasconi y luego la de Pampero de Guatraché, club del que se desvinculó en 2012 para dejar definitivamente la actividad. Tenía 25 años.

El peluquero.
«De chico me cortaba el pelo con Nelfi Rulli. Genio total. Ahí comenzó mi interés por la actividad», recuerda Di Paola al referirse a sus primeros contactos con la peluquería, profesión en la que hoy se destaca en uno de los locales Top de Capital Federal.
«También en casa tuve influencias autodidactas y en familia. Y cuando empecé a vivir del fútbol seguía con la peluquería como hobby, con mis compañeros, amigos y familia. Además, cuando terminé el colegio comencé a hacer cursos en los lugares donde me llevaba el fútbol», agrega el estilista de 31 años, que parece haber planificado su futuro desde mucho antes de archivar su faceta como defensor.
«Cuando decidí dejar el fútbol, pensé: ‘sé de fútbol y de peluquería’. Así que me enfoqué en eso y comencé a buscar un conocimiento profesional de lo que hasta entonces era mi hobby», explica Franco, que ya en Buenos Aires empezó a trabajar con Pino Paparella, para luego sumarse al staff de Mala Peluquería, una de las más reconocidas de Argentina.
En el local de Palermo, el ex futbolista hoy le corta el pelo a decenas de famosos de todos los rubros. Pasan por sus manos desde figuras del espectáculo, de la música, periodistas o artistas; hasta youtubers o influencers, y de ahí su importante presencia y cantidad de amistades en redes sociales como Instagram (fran_dipaola) o Facebook (Franco Andrea Di Paola).
«Los famosos nos eligen por nuestra calidad de trabajo», resume el santarroseño.